Ghostbusters: De lo Peor a lo Mejor en el Cine y la Televisión

“Ghostbusters” tendría su origen en una idea del propio Dan Aykoryd, nacida de su gusto por lo paranormal. El primer esbozo llegaría de manera natural a la manos del genio de la comicidad, Harold Ramis, quien junto con Aykroyd diseñarían los personajes y el guion; pronto se uniría al proyecto Ivan Reitman, pieza clave para que Columbia otorgara 25 millones de dólares para su producción. Ramis, quien ya tenía a Murray como el ideal imán mediático, se inmiscuyó en la misma selección del casting, sumándose a este Sigourney Weaver, Rick Monaris ¡Y Eddie Murphy!, pero este último abandonaría el proyecto para filmar “Un Detective en Hollywood”, dando apertura al ingreso de Ernie Hudson.

El resto sería historia. Ghostbusters se convertiría en la cinta más taquillera de 1984, consumándose como un clásico de la comedia, la fantasía y lo paranormal, iniciando también una interesante pero también atropellada franquicia que se extendió a la televisión animada, los videojuegos, comics y literatura.

Con el estreno de la tercera parte “oficial” de la saga fílmica, revisemos de la peor a la mejor entrega fílmica y/o televisiva de los queridos Cazafantasmas.

 

La Peor – Ghostbusters (Paul Feig, 2016)

Todos los excesos físicos y orales son la base de un encausamiento totalmente ridículo que incluyen a un insoportable y humillante Chris Hemsworth convertido en una bacinica masculina sin argumento, base o justificación. El concepto del feminismo resulta masacrado por completo en la ironía de representar a las protagonistas como seres planos, anulados del buen humor y ajenas a cualquier lógica incluso al enfrentarse con algunos de los peores efectos digitales jamás vistos. Ramis se revolcó en su tumba, pero la buena noticia es que todo Hollywood recapacitó y prácticamente borraron a este esperpento de la memoria al ser solo una basura gringa más fuera del canon (como lo último de Star Wars, nada más que aún no lo oficializan).

 

La peor serie – Ghostbusters de Filmation (1986)

Ha quedado más como una aberrante curiosidad animada. Esta serie cometió dos errores garrafales; el primero, cambiar los personajes principales y apodarlos como “otros”, quedando en ese limbo de ser una adaptación de la cinta o una especie de spin off; el segundo, enfocarlo más para niños y similar a las historias de Scooby Doo, incluso teniendo a un gorila de compinche para enfrentarse a un mago paranormal que resucitaba a los monstruos clásicos y así estremecer a la ciudad. Una verdadera porquería que solo contó con una temporada y 65 episodios. El tercer error, si así lo podemos llamar, es que salió al mismo tiempo que la serie animada “Oficial” llamada nada coincidentemente “The Real Ghost Busters”

 

La secuela serie – Ghostbusters Extreme (1997)

En el intento por preservar las muy loables primeras aventuras animadas, el mismo estudio llevó a cabo uno de los experimentos fallidos más recurrentes en cuestión de las series y/o franquicias, que es buscar reemplazos “idénticos” de los personajes originales, pero rejuvenecidos y sin la chispa que incluso las versiones animadas que por añadidura ya contaban. Aunque preservaron al personaje de Spengler como guía y maestro de este nuevo grupo idénticamente racial, la serie se fue al caño en tan solo una temporada y 40 episodios, en mucha parte gracias a que también dejaron de lado el cierto tono oscuro de la predecesora para enfocarse en un solo villano y en conflictos de transición adolescente

 

La secuela – Ghostbusters II (Ivan Reitman, 1989)

Tiene el mismo director, el mismo reparto, el mismo humor y básicamente el mismo ritmo de su primera parte ¿Qué fue lo que falló? La respuesta es “Bill Murray”, y es que su personaje al perder peso y cierto protagonismo, pareciera que el propio actor aumentó su apatía para desentonar con sus compañeros y afectar al encausamiento de su comedia, que siempre ha sido el punto fuerte de su narrativa. No todo es malo, pues los efectos mejoraron, Ramis, Aykroyd  y Hudson regalan buenos momentos y diálogos, y hasta el villano resulta una excelente renovación al nuevamente recurrir al folclor del viejo mundo. Una lástima, pues los resultados (no tan buenos) de la taquilla terminaron por cancelar lo que parecía ser una inminente e inmediata tercera parte.

 

La serie – The Real Ghostbusters (1986 – 1991)

Una de las mejores y más recordadas series animadas de finales de los 80, de esas que causan orgasmos (con todo y opening) a los nostálgicos de las generaciones X y Y. Con 7 temporadas y 140 episodios, la serie funcionó como una inmediata secuela del film original, pero su mayor acierto fue separarse un poco del tono infantil para encausar la esencia cómica y de horror al enfrentar a sus personajes a personajes de la cultura popular (monstruos clásicos), de la mitología y del folclor de varias culturas (criaturas de Lovecraft incluidas), haciéndola en sus primeras temporadas de un tono más oscuro y hasta macabro. Otro acierto fue la inclusión del llamado “Pegajoso” como elemento cómico (convirtiéndolo en otro personaje popular). La serie logró una nominación al Emmy

 

La nostálgica secuela – Ghostbusters: Afterlife (Jason Reitman, 2021)

Una increíble y muy entretenida sorpresa. A pesar de su nulo riesgo argumental (prácticamente es un copia y pega de la cinta original), el valor de la cinta recae en que ahora Jason Reitman la inyecta con una alta dosis de emotividad, sirviendo más que como una secuela, en un homenaje y despedida más que merecidas a la que quizá fue su figura delante y detrás de cámaras más valiosa: Harold Ramis – Egon Spengler. 50 referencias, 6 cameos, un twinkie y una adorable y talentosa chiquilla actriz como lo es Mckenna Grace, aseguran (si así lo quiere Hollywood) al menos el resurgimiento de la franquicia. Muchos blockbusters que intentan revivir viejas glorias de la Generación X deberían aprender de la falta de pretensiones de esta cinta.

 

La de culto – Ghostbusters (Ivan Reitman, 1984)

Guion de Ramis, estamos ante una de las mejores combinaciones de comedia, fantasía y horror de la historia, una pieza tan simple, entretenida y con una alta dosis de carisma, que como lo pueden notar es casi imposible de igualar. Reitman regaló toda libertad creativa para el lucimiento e improvisación de un despreocupado grupo cómico salido del Lampoon y de SNL, sin nada que perder y con mucho que aportar a un guion que les permitía incluso su injerencia artística. Aunque el ensamble actoral fue de ensueño (Akroyd, Murray, Moranis, Weaver), sin duda esta joya de la comicidad nunca hubiera sido la misma sin el equilibrio de Spengler, icono de la cultura pop y geek que entre sus frases inolvidables y su carismática presencia, también ayudó a incrementarla venta de pastelitos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 Comments

  • Ahem, creo que juzgas rapido a una serie sin entender el contexto y defiendo a los Ghost Busters de Filmation, por varias razones:
    1) Si piensas ponerlos en la comparativa, Filmation baso la serie animada en una comedia de 1975 que involucraba a los padres de los personajes de la serie animada y al gorila, si, Ghost Busters surgio primero que Ghostbusters y Columbia Pictures tuvo que pagarle a Filmation por el uso del nombre.
    2) El concepto era diferente, y si no fuera por ese detalle del pago de los derechos, seguramente GhostBusters se hubiera llamado de otra manera, de ahi que Filmation quiso sacar raja, renovando su serie comica, claro, fracaso porque no era lo que esperabamos, incluyendome yo.
    3) Y una cosa es cierto, si no hubiera sido por esta tonteria, no tendriamos The Real Ghostbusters…
    4) Por si fuera poco, Ghost Busters es considerado “un mundo alterno” en los comics, y ahi tambien incluyeron a las Ghostbusters feminazis… asi que por lo menos los creadores del comic le rindieron respeto a las malas ideas..

    Reply
    • Ciertisimamente Cierto… Si no hubiera habido arreglo con los derechos de Ghost Busters” por el nombre, Ghostbusters hubiera sido “Ghostbreakers”; de hecho la pelicula se filmaba repitiendo escenas utilizando ambos nombres, porque seguian peleando por conseguir los derechos… al final se logro el arreglo y quedo como Ghostbusters.

      Reply
  • PD… si por los estudios fuera, esa escena de Dan Aykroyd en Gasparin seria canon…

    Reply
  • Carlos Roberto Reyes Reyes November 25, 2021 @ 10:26 am

    La versión de 1975 también incluía a un gorila dentro del elenco principal

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*