Grandes Maestros: Las 3 C del Terror Parte 2

Y seguimos con este pequeño recuento/homenaje a los amos del miedo y el frío espinal. En la primera parte tan solo vimos lo que correspondía al Gran Maestro John Carpenter, para en esta ocasión, ver a otro de los padres de lo macabro. Comencemos pues.

Wesley Earl Craven

Señor de lo maquiavélico, amo de las pesadillas, Wes Craven nació el 2 de agosto de 1939 en Cleveland,  Ohio. Con una licenciatura en Inglés y Psicología de la Universidad de Wheaton, Illinois y una maestría en Filosofía y Escritura de la Universidad John Hopkins, sus primeras incursiones en el mundo del celuloide como profesión fueron como editor de audio en Nueva York, en una empresa de Post-producción, al tiempo que era profesor, primero de Inglés y después de Humanidades.

No fue hasta los años 70 que Craven comenzó su carrera como director, en cuyo haber se encuentran 29 títulos y 31 como escritor. Su primer largometraje fue The Last House On The Left (1927) de la cual se hizo un remake en el 2009 (junto con muchas otras películas de su filmografía). The Hills Have Eyes, Stranger In Our House, Swamp Thing (basado en el personaje de DC Comics) y Deadly Blessing continuaron con la racha del director. Fue entonces que, en 1984 llegó si primer gran éxito, una película que pasaría a formar parte de la cultura popular con uno de los íconos más grandes en la historia del cine de terror: A Nightmare On Elm Street, con el legendario villano Freddy Krueger. New Line Cinema se encontraba en un punto de declive económico muy peligroso y a causa del éxito generado por esta cinta que, salvo de la bancarrota a la casa productora, en broma se le comenzó a llamar “la casa que Freddy construyó”. También sirvió para el despegue de la carrera fílmica de el en ese entonces novato Johnny Depp, que hizo su debut en esa película, de hecho.

The Hills Have Eyes 2 fue su siguiente película, la cual no tuvo el éxito de la primera, aunque el Maestro Craven argumenta como justificante, al parecer, que hizo esta película a causa de su necesidad monetaria. Vaya cosa. En 1987, de la novela del canadiense Wade Davis llega The Serpent And The Rainbow que hasta la fecha sigue siendo considerada una película de culto, al tratar con maestría el caso de un hombre que es enterrado vivo después de ser envenenado, con el objetivo de lograr una zombieficación clásica al más puro estilo voodoo. Pasan los años y el afamado director no se toma ni un solo minuto de descanso, incluso revitalizando la ya decadente saga de su mítico asesino, Krueger, en la exitosa New Nightmare, en 1994, dándole un giro más sombrío y menos cómico al que el público estaba acostumbrado para con el asesino de Elm Street. Pasaron 2 años y al parecer Craven no quería que el mundo olvidara quién era el amo del terror, pues con Scream, revitalizó por completo el género semi-muerto del cine slasher, al homenajearlo con una trama en la que se mencionaban y aplicaban las reglas de supervivencia en este tipo de filmes. Con esta saga, el amo de las pesadillas podría ser considerado afortunado al haber sido él precisamente quién explotara su propia franquicia, ya que dirigió las 3 secuelas también.

Estilo Cinematográfico:

La realidad. El delicado balance entre lo imaginario y lo abstracto y el mundo en el que creemos, tenemos control. La dualidad entre ambas realidades, entre lo que es y lo que parece ser. En A Nightmare On Elm Street es la relación que tiene el asesino dentro del mundo de los sueños con el aniquilamiento brutal de sus víctimas en el mundo real. En Scream se habla de la relación que tienen las películas de terror con la vida, específicamente hablando, con los sucesos que rodean a los protagonistas, de un demente obsesionado con el slasher, cuya locura alcanza el punto de llevar a la práctica lo aprendido en la pantalla grande.

Sin embargo, siempre deja cierta ambigüedad ante la superioridad de algún lado de esa dualidad, como permitiéndonos a nosotros, los espectadores, a entrar en ese mismo conflicto de no saber diferenciar lo que se supone que es y lo que nunca fue.

El Regreso

A pesar de siempre mantenerse en el banquillo del director, después de New Nightmare dejó de lado el papel de guionista/escritor, hasta el 2010, con My Soul To Take, que desafortunadamente fue vagamente recibida por la crítica y con bajas ganancias en taquilla. La película trata de la leyenda de un asesino cuyo cuerpo jamás fue encontrado y años después, se dice que regresaría a cobrar venganza con 7 niños que nacieron el día de la muerte del psicópata. Después de 15 años de la supuesta muerte del demente, los adolescentes comienzan a morir uno por uno, despertando la sospecha de que el asesino es uno de ellos.

Con las actuaciones de Max Thieriot (Jumper, The Family Tree, Stay Cool), John Magaro (The Box, The Brave One), Denzel Whitaker (Warrior, Abduction, Training Day) junto con otro grupo de jóvenes (y no tan jóvenes) actores encarnan una historia cuyo potencial daba para más. Es notorio el estilo del director, con el sabor a incógnita que deja el no saber quién es el asesino, muy parecido (posiblemente referencia) a Scream, junto con otros detalles que salen a recordar la pasada filmografía del maestro.

Recomendable para aquellos que le tengan especial apego o admiración al Amo de las pesadillas, les presento el tráiler para ver qué opinan y si se animan.

PD: ¿ubicaron el rezo que se escucha al principio? Es el mismo que la protagonista de la primera cinta de Freddy Krueger recita antes de su enfrentamiento final con el asesino.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

  • Caballero con el nombre impronunciable, me gusto mucho esta sección, lo que no comprendo es porque dejo de salir, espero poder animarlo a hablar mas de los horrores de las peliculas y sigo leyendo sus secciones que espero lleguen a ser mas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*