Guilty Pleasure: Magnolias de Acero

La película de “El diario de una Pasión” me sacó urticaria, “Los puentes de Madison” se me hace tan cursi como su título de la película y no vi “Antes de ti” porque el solo poster me hizo vomitar corazones. Sí, soy lo que se dice una “Cursi fóbica”, pero eso debo confesarlo, es porque en el fondo ¡Soy una cursi de closet!  Y hay una película que me descubre (además de mi colección de libros de Jane Austen… ¡De todos de colores y se ven re bonitos en mi librero!), la cual lleva por nombre Magnolias de Acero

¡Sí! ¡Mi más grande placer culposo! La veo cuando nadie me ve, yo solita, porque todavía  rio y lloro con las vidas  de estas seis mujeres que son grandes amigas. Ellas son M’Lynn y su hija Shelby (interpretadas por Sally Field y Julia Roberts respectivamente), y todo comienza en el día de la boda de Shelby con un joven y guapo abogado; ellas se reúnen con otras amigas en un salón de belleza donde las atiende Truvy, (Dolly Parton), y donde las otras dos se les unen: la gruñona Ouiser Boudreaux (Shirley MacLaine) y la siempre sonriente Clairee Belcher (Olimpia Dukakis), ambas viudas millonarias que se divierten hablando de la gente, haciendo negocios y viajando. Justo ese día llega también la joven-engañada-por-el-marido Annelle Dupuy (Daryl “Splash” Hannah)a pedir trabajo con Truvy.

Shelby, que es diabética, sufre un ataque por alta de insulina cuando ya esta peinada para la boda, entonces M’lynn explica que es porque acaban de ir con el doctor y confirmaron que no podrán tener hijos (¡snif! ¡snif!).  Ya recuperada, invita a Annelle a su boda. Todas van guapísimas y se la pasan hablando de las demás invitadas. Hay una escena que adoro, y es cuando Claire le dice a Truvy que usar faja con vestidos de fiesta es de gente educada y están viendo a una señora bailar moviendo la cadera y Claire dice: – “Ve eso, no trae faja y parecen dos puercos debajo de una sábana!”

Las actuaciones son maravillosas, la ambientación bellísima, filmada en el típico pueblito gringo donde parece que no ha llegado la delincuencia y todos son blancos y felices. Hay grandes casas con hermosos y cuidados jardines, no hay tráfico y atraviesa el pueblo un hermoso riachuelo… ¡Ahh! ¡El sueño americano!

Creo que disfruto cada escena de esta película pero mi favorita, y es un cliché grandísimo, es cuando M´Lynn está llorando la pérdida de su hija en el cementerio con sus amigas  y pide explicaciones de su muerte (lloró yo también…cada que la veo) y quiere golpear a alguien tan fuerte que sienta el dolor que ella esta sintiendo en ese momento y es ahí donde Clairee toma a Ouiser y le dice que golpee “eso”,  que se desahogue golpeando a Ouiser. ¡Es mi parte favorita!

Rio y lloro, lloro y rio de nuevo. Mi cursilería llega al máximo en la escena final, donde están todos en un día de campo, los niños buscando los huevos de pascua en el pasto y todos  vestidos de color pastel…!Si! ¡Quiero vestirme y asistir a un evento así!

Si están pensando en salir corriendo a Netflix a buscarla, les informo que se llevarán una decepción, y aunque en Youtube la pueden encontrar en baja calidad, es mejor cacharla cuando la pasan en televisión, la oportunidad perfecta para verla por centésima vez y sacar la Vilma Cursi que llevo por dentro… después vuelvo a ver “Tom en la Granja” de Xavier Dolan y regreso al closet.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*