It. Chapter Two: ¡Me carga el Payaso!

Pues bien mis queridos lectores, no es mi intención ser redundante, como sí lo llega a ser por lapsos la esperada secuela IT: Chapter 2 dirigida nuevamente por Andy Muschietti. Si quieren saber de qué va el asunto (¿acaso todavía no lo saben?), también los invito a echarle un ojo a la crítica de Clementine donde se precisa con lujo de detalle la premisa de la película que nos atañe.

IT: Chapter 2 es una cinta disfrutable, no hay duda de ello, no obstante, no termina por ser una película redonda, más bien es un producto destinado a dar gusto a todo tipo de público, no solo a los fanáticos de Stephen King, por lo que aunque mantiene el espíritu de la novela desvía su cauce a la menor oportunidad. Tiene un arranque espectacular que te hace pensar ¡Wow! Sí éste va a ser el tono de la película nos espera una historia más sangrienta y adulta que la de la primera entrega. Y la realidad es que sí es más violenta, pero también llega a tener momentos infantiloides que lejos de asustar caen en el humor involuntario. La primera media hora creo es lo mejor, la reaparición de los personajes ya como adultos incluyendo a Henry Bowers es afortunada, hasta ahí se guarda cierta fidelidad al material original para luego comenzar a tomarse muchas licencias para bien y para mal.

El desarrollo narrativo tomando como recurso los flashbacks está bien, pero se retoman momentos de la primera cinta que resultan innecesarios alargando lo que podría contarse en menos tiempo. No amerita que nos vuelvan a mostrar el arrepentimiento de Bill por haber descuidado a Georgie o que una y otra vez nos recuerden que Ben fue quien escribió el poema a Beverly. No es spoiler, a éstas alturas todo mundo lo sabe.

Creo que la miniserie aun con las limitaciones del formato televisivo estaba mejor estructurada ya que evitaba la sensación de estar viendo una serie de episodios de horror de veinte minutos, aquella se apreciaba como un conjunto, en cambio IT: Chapter 2 parece una antología en la que las historias de cada personaje convergen al final, lo que como suele suceder en los argumentos de esa naturaleza da resultados disparejos. Unas pesadillas son terroríficas, otras como la de Beverly van creando tensión para terminar en un despropósito que le da al traste, y otras más parecen adaptadas de una novela pero no de Stephen King sino de R.L. Stine. Por un lado, hay escenas fabulosas como la inicial donde el gore es de agradecerse, pero también hay criaturas que no asustan ni a un niño de 8 años (bueno, hay una escena cuando todo iba bien que parece extraída de un capítulo de Los Simpson con Jeremías Springfield incluido, donde pensé ¡Me carga el payaso!), quizá lo escribió King pero pudieron modificarlo o suprimirlo como sí lo hicieron con otras partes del libro que tenían mayor relevancia.

En lo referente a los cambios también fue necesario modificar el rito de Chud para destruir a ESO, porque esa parte de la novela es muy extensa, es una descripción cosmogónica que aun leyéndola más de una vez no es muy clara, de hecho es como el punto donde se origina el universo de la obra Kingniana, un rollazo que de intentar ser explicado extendería aún más la película, por ello mejor optaron por contar otra historia más digerible sobre todo para el espectador no familiarizado con el autor.

Insisto en que no es aburrida, es 100 % palomera, simplemente no se disfruta igual cuando ya leíste la novela y tienes muy arraigada en la memoria la miniserie. A su favor puedo asegurar que el elenco tanto infantil como adulto es mejor que el de la televisión, sobre todo el personaje de Richie Tozier (Bill Hader), quien además ahora tiene un secreto que a la postre no representa algo muy trascendente pero bueno, quisieron agregarlo. Y finalmente está Pennywise interpretado nuevamente por Bill Skarsgard, miren queridos lectores, este actor se sacó la rifa del tigre, cada quien tendrá su noción de lo que le asusta pero en lo personal, no me provoca el más mínimo miedo a diferencia de Tim Curry. El gran mérito del primer Pennywise radicaba en el histrionismo del actor, la gestualidad, la modulación de la voz, nada que ver la mirada penetrante de Curry con el estrabismo de Skarsgard, quien además, sobresalta a la audiencia gracias más a los efectos especiales que a su desempeño actoral, que tampoco digo sea malo, porque no debe ser tarea fácil trabajar con tantos efectos digitales.

En conclusión, si ya leyeron la novela y están dispuestos a dar muchas concesiones, IT: Chapter 2 está bien para pasar el rato, no es ni por mucho la mejor película basada en una obra de Stephen King, pero se deja ver.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*