Joyas Ocultas de la Animación: Karafuru

Un alma en pena vaga dando tumbos por lo que aparenta ser un tipo de estación de trenes donde los condenados parten para purgar sus pecados, cuando está por abordar su viaje un jovencito de aspecto carismático y juguetón le convence de tomar una oferta que le han extendido los altos mandos: la oportunidad  de arreglar el error que lo condenó en su vida si se reforma mientras vive la de otro. No muy convencido del trato, acepta y se da cuenta que va a vivir la vida de Makoto Kobayashi, un suicida… de 16 años.

Es cuando el protagonista se cuestiona: ¿Por qué un jovencito de 16 años se quitaría la vida?

Esta película basada en la novela de Eto Mori nos introduce por completo en la vida de los adolescentes y nos muestra paso a paso las dificultades que enfrentan los adolescentes en estos tiempos modernos y conforme avanza el relato se llega a comprender las situaciones que forzarían la mano de un niño que aparentemente tiene su vida resuelta.

Colorful es un drama en la total extensión de la palabra y hay que agradecer a su director Keiichi Hara por mantenerse lo más fiel al relato original, porque a pesar de contar con el elemento sobrenatural de la reencarnación y poseer un guía espiritual por así decirlo, la historia es fiel a su género y mantiene el interés con el pulido desarrollo de personajes con los que interactúa el alma en pena dentro del cuerpo de Makoto.

A diferencia de los filmes occidentales, los personajes toman muy malas decisiones acordes a su carácter, así como son capaces de sorprendernos o decepcionarnos por completo mientras se revelan sus “verdaderos colores”. La intención de la historia no es marcar una línea para separar lo bueno y lo malo, o que es aceptable y que no; sino para comprender la naturaleza del alma humana, sobretodo en ese período tan tormentoso que es la adolescencia.

Con las voces de Kumiko Asô, Keiji Fujiwara, Jingi Irie, Akina Minami, Aoi Miyazaki y Akiyoshi Nakao, Colorful es una cinta que no pasó desatendida al llevarse dos premios en el Annecy International Animated Film Festival (2011) así un Tokyo Anime Award en el mismo año.

Es difícil comprender a un adolescente, en especial en estos días en los que son vapuleados y bombardeados por doquier. Por un lado tenemos a las peligrosas y nada reguladas redes sociales y por el otro, generaciones que se niegan a crecer y seguir atrapados en un conveniente limbo al que coloquialmente llaman “Chavo ruco”. Todos opinamos, pero muy pocos se avocan a la tarea de ponerse en los zapatos de estos impulsivos y desastrosos seres humanos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*