Justice League: The Red Capes are back!

El concepto del héroe es algo que siempre ha estado presente en la historia de la humanidad, basta con revisar la mitología griega, leer las aventuras de Odiseo, dar un salto a las de Robin Hood para llegar al Zorro y de ahí a Superman. El medio ha cambiado, pero siempre hemos necesitado héroes. Y los míos son la Liga de la Justicia.

Finalmente iba a suceder tras años de espera. ¿Qué digo años? ¡Décadas! Por fin iba a poder ver a la Justice League en pantalla grande, a esos personajes que veía todos los días teniendo aventuras algo sosas en “Los Súper Amigos”, seres fantásticos con los que muchos crecimos, que son algo más para nosotros que sólo personajes efímeros de ficción, y de los que, hasta el día de hoy, soy consumidor de sus historietas mes con mes.

Tomé mi lugar en la sala, el sujeto a mi lado olía como un Parademonio pero eso no importaba. Sólo quería ver a mis héroes en acción. Dos horas después, me sentía como el pequeño Rafa Gorgory: feliz y enojado. ¿Por qué esta contradicción dado el rush que tenía encima? Déjenme analizar lo bueno y lo malo que vi en esas escasas dos horas de aventuras.

Lo bueno

Odiado por muchos, amado por otros (irónicamente igual que Superman en Batman v Superman) , Zack Snyder dirige esta película del DCEU en la que da cierre a su trilogía del Hombre de Acero, siendo uno de los directores más detallistas y metódicos hoy en día. Por más caótica que resulte ser una toma, cada cosa del escenario y del vestuario está dónde debe estar. En casi todas sus películas oculta detalles que pueden pasar desapercibidos pero que están ahí para decir algo de algún personaje, vaticinar sucesos o simplemente ser un easter egg para los más abusados. En conjunto con el trabajo de Patrick Tatopoulos y Michael Wilkinson, en diseño de producción y vestuario respectivamente, nos dan visualmente una entrega casi impecable.

Otra cosa buena: el cast. Ya habíamos tenido oportunidad de ver a Henry Cavill, Gal Gadot y Ben Affleck en las entregas anteriores. En esta nueva etapa, tras la muerte de Superman, vemos a Diana Prince/Wonder Woman (Gadot) más abierta y recuperando la fé en la humanidad. Bruce Wayne/Batman (Affleck) ya no está enojado con el mundo, sólo consigo mismo y por ello está en búsqueda de redimir sus actos. Affleck vuelve a darnos un Batman que parece salido de las páginas del cómic. El Clark Kent de Cavill culmina el camino del héroe (como lo describió Joseph Campbell) y nos da la versión más esperanzadora, alegre y hasta bonachona que todos conocemos de Superman. Y ¿cómo no?, si en las películas anteriores vimos como camioneros, niños, Morfeo, Batman, Luthor y hasta Doomsday se la pasaban haciéndole bullying. Sólo tuvo que sacrificarse por la humanidad para que los que no lo querían pudieran ver de qué estaba hecho en realidad.

Después de haber tenido un rápido vistazo de él en “Suicide Squad”, Ezra Miller da vida al joven, entusiasta y algo excéntrico Flash. Su desempeño como Barry Allen es de lo mejor en el filme y llega a robarse varias escenas con la naturalidad de su actuación. También es bueno ver a un Flash que no necesita a un equipo diciéndole qué hacer cada 5 minutos. Ray Fisher como Cyborg fue una revelación, ya que logra plasmar el dolor de su personaje Victor Stone al haberlo perdido todo y ser transformado en algo completamente de otro mundo, para posteriormente crecer, aceptar y amar su nueva vida, así como el rol en esta nueva realidad. Es el héroe que más evolución tiene en las dos horas de película y te deja queriendo ver más de él en un futuro.

Mención aparte merece Jason Momoa como Aquaman. Este fue uno de los casts que causó controversia en algún momento porque no eligieron a cualquier güero de ojo azul para el rey de Atlantis, sino a un actor Polinesio. Lo cual lo hace aún más cool al provenir de una cultura estrechamente unida a los océanos en la vida real y en su mitología. Momoa encarna a la perfección la ambivalente forma de ser de Aquaman, un hombre dividido por ser a la vez Atlante y humano y no encajar en ninguno de los dos mundos. El rebelde y gruñón badass con un gran corazón que siempre está ahí para los demás, más cercano a la versión noventera del cómic. Tan fiel a ella que hasta le sobra una mano a Jason. Y hablando de Atlantis, las escenas submarinas fueron quizá mi parte favorita de la historia y pudimos ver brevemente a Mera (Amber Heard) luciendo su poderes y actitud, igual de fieles a sus historias. No puedo esperar a ver que nos preparará James Wan para “Aquaman” en el 2018. ¡Soy bien fanssss!

El resto de reparto lo componen J.K. Simmons como el Comisionado Gordon que, aunque no sale mucho, da una excelente actuación. Connie Nielsen vuelve a patear traseros como Hyppolita. Billy Crudup es Henry Allen, padre de Flash, ni mandado a hacer. Amy Adams y Diane Lane siguen siendo las mujeres más importantes para Clark. Ciarán Hinds da la voz al villano Steppenwolf y el buen Jeremy Irons regresa como el Alfred más sarcástico que ha existido. Snyder buscó un reparto fuerte, fiel al material y lo logró.

Pero no todo es murciélagos sobre hojuelas. Aquí va lo malo:

Los villanos en este tipo de historias son una apuesta, pueden ser o muy fuertes o intrascendentes. Aquí pudimos ver al más malévolo de todos los villanos de cualquier película de superhéroes: Joss Whedon. Para quien no se haya enterado, la familia Snyder sufrió la pérdida de una de sus hijas durante la producción y Zack pidió a Joss Whedon (Avengers) concluir su filme. A pesar de que sólo hacían falta algunos reshoots, poner música y listo, el resultado final fue una carnicería.

En los trailers nos prometieron escenas que daban más background a los personajes, como Victor en su vida de estudiante y atleta estrella de Gotham, más momentos de Aquaman en Atlantis y de Barry Allen siendo Barry Allen. Decenas de estas escenas se quedaron en el cuarto de edición y su ausencia se nota. Llegan a haber huecos en la narración, a veces pierde solidez y se siente apresurada. Se fueron a la segura , quisieron condensar todo lo posible en dos horas y ya, sin importar qué espacios en blanco dejaban. Whedon incluso fue más allá y recicló uno de los chistes más baratos que usó en “Age of Ultron”: la cara en los pechos, que resultó incómodo con Ruffalo y sale igual con Miller.

Pero hay otro villano más: Danny Elfman. Si algo tenían las anteriores películas eran soundtracks fuertes, contundentes y que movían. Tras la entrada de Whedon, casualmente Tom Holkenborg fue reemplazado para la musicalización y entró Elfman, quien sólo vive de viejas glorias y aquí se notó. El hombre echó descaradamente la hueva y recicló parte del soundtrack que hizo para Hulk en 2003 y, no sé si por ego o que otra cosa, el tema que hizo para Batman en 1989 y el clásico de Superman de John Williams. Tomó todo lo que Zimmer y Holkenborg habían construido y lo desechó para buscar sus viejas partituras. El descaro.

Estimado lector, siento que ya me prolongué mucho así que concluiré de una buena vez diciendo que si usted es un fan from hell de Zack Snyder, no la vea o se enojará. Si es fan de DC, la disfrutará a pesar de sus fallas. ¿Nunca ha leído un cómic en su vida? Le va a gustar porque al menos conoce a Batman y Superman, no hay pierde. Si es fan from hell de Marvel la va a odiar porque así son las cosas aparentemente y no tiene cáscaras de naranja. Justice League no es una película para todos, pero ¿qué película lo es? El séptimo arte también es subjetivo. Yo en cambio la iré a ver de nuevo y brincaré como escuincle. Sólo espero no sentarme junto a otro Parademon de nuevo.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Markovich   @ChocolateBono  

Observador de la escena humana dentro y fuera de la pantalla. El cine y el chisme son de mis cosas favoritas, así que heme aquí. Yo sólo doy mi opinión, al final tú decides.


2 comentarios

  • El tema de Danny Elfman es EL TEMA de Batman ! Es una película apresurada y con la narrativa mocha como sus películas predecesoras. Pero la representación de Batman con su soundtrack fue de lo mejor. Solo espero que continúen mejorando este universo cinemático, y que existan esas escenas de fondo para los personajes en una versión extendida.

    Responder
  • Las películas de superhéroes me han decepcionado mucho últimamente. O quieren abarcar demasiado en un lapso de dos horas o de plano no se lo que pasa pero uno queda con la sensación de no haber recibido lo que prometen con toda esa publicidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*