Kingsman: The Golden Circle – Menos frescura, más acción

Kingsman: The Secret Service dio una buena sorpresa en 2015 cuando llegó a las salas con esas divertidas escenas de acción y un toque de descaro que se convirtieron en su principal atractivo. Poco más de dos años después, el director Matthew Vaughn vuelve para darnos una segunda dosis de su grupo de espías, esta vez prometiendo estar mejorado y aumentado… Pero, ¿en verdad logró tal hazaña?

Recordemos que las películas de Kingsman están basadas en la serie de cómics homónima, aunque el guion fue escrito por el propio VaughnJane Goldman. En esta ocasión, nuestros espías favoritos del momento se enfrentarán a un nuevo enemigo después de que el cuartel general de la agencia secreta queda destruido y se ven obligados a aliarse con una organización de espionaje de Estados Unidos para salvar el mundo.

Al realizar una secuela de alguna cinta, es de lo más normal que el director opte por tomar todas esas cualidades que fascinaron al público y tratar de repetir la fórmula; eso sí, no sin antes darle unos toques extras a “esas cualidades” para hacerlas más notorias, incluso llegando a explotarlas. Y es precisamente este el caso de Kingsman: The Golden Circle, en donde Vaughn nos ofrece esa misma esencia de la anterior: el humor negro, una poco de gore, escenas de acción muy disfrutables, incluyendo los ya característicos y dinámicos planos secuencias musicalizados de la mejor manera y los mismos personajes carismáticos con los que empatizamos hace un par de años.

El problema aquí surge cuando todas esas características son llevadas a un nivel en el que se sienten tan exageradas que cansan, incluso dentro de un universo en el que sabes que lo absurdo es una de sus peculiaridades, esto simplemente no se siente natural. Comedia intensificada por todos lados, incoherencias increíbles y una historia tan ilógica que aburre (además del pequeño detalle de que la duración de la película es de casi 2 horas y media, ¡para un blockbuster!), pasan a convertir a Kingsman: The Secret Service, en tan solo un golpe de suerte que no necesitaba una secuela que le arruinara su reputación.

Los protagonistas conservan de alguna manera esa personalidad graciosa solo que puesta en situaciones no tan atractivas (Taron Egerton, Colin Firth, Mark Strong), pues su misión principal está esteralizada por una villana de cartón (Julianne Moore); aunque sí hay que hacer mención especial a Pedro Pascal que como nuevo personaje cumple bastante bien. La participación “especial” de Elton John termina convirtiéndose en el ridículo de su vida, pues lo que en primera impresión parecía sencillamente divertido, terminó siendo tremenda burla para el cantautor que hasta te hace preguntarte cómo fue que se prestó para semejante participación.

Y esto me lleva al mismo dilema de siempre, ¿por qué es tan necesario para Hollywood hacer una secuela de una buena película para arruinarla? Porque resulta imposible no compararla a final de cuentas con una antecesora cuando esta nos ha dejado una muy buena impresión. En conclusión, Kingsman: The Golden Circle termina siendo una decepción si te ha gustado el estilo de su primera parte, pues esta continuación es un exceso desproporcionado de todo lo divertido de la pasada que ha perdido esa frescura que nos encantaba. Una dominguera-palomera más.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*