Koe no Katachi: El bullying en su expresión más sentimentalista

Tras ser una de las películas más taquilleras en Japón el año pasado, Koe no Katachi llegó a las salas de México este mes de mayo en exhibiciones cada fin durante 3 semanas. La cinta tuvo un gran recibimiento, tanto así que conseguir una entrada una hora antes de su proyección resultaba prácticamente imposible (apenas tuve oportunidad de verla el pasado fin de semana), demostrando la alta rentabilidad y expectación que genera el cine nipón en Latinoamérica.

Basado en el manga homónimo, Una voz silenciosa (según su título en español) relata la historia de Shoko Nishimiya, una chica sorda de nacimiento que al ser la nueva del salón comienza a sufrir acoso por parte de sus compañeros, especialmente de Ishida Shouya, quien provoca que ella termine por cambiarse de escuela. Años después, la vida le cobrará factura a Shouya, quien buscará reencontrarse con su excompañera y encontrar su perdón por todo el daño que le causó.

La película inicia sorprendiendo desde el minuto 2, pues fue muy grato encontrar en el opening una musicalización a cargo de The Who y su clásico tema “My Generation”, algo un poco fuera del canon de los animes pues si por algo se caracterizan es por generar temas originales para sus producciones, generalmente aunado a su cultura j-pop. La historia nos relatará los efectos del bullying escolar en todas las partes involucradas (familia, compañeros, amigos), al mismo tiempo que aborda temas comunes en la adolescencia como la amistad, el compañerismo, el suicidio, la aceptación y el amor.

Muy al estilo oriental, Koe no Katachi nos muestra el lado más sentimental del tema junto con adorables personalidades que se encargan de adentrarnos a su mundo juvenil y a esta problemática tan actual. La falta de predicción es uno de sus grandes aciertos, pues la cinta se encarga de sorprendernos gracias a giros inesperados que resultan una bomba de emociones (y ciertos acongojos al corazón) que a más de uno le resultará en alguna lagrimita. La animación es ciertamente otro de sus puntos fuertes, pues es indiscutible su calidad y la manera en que esta embona con la sensibilidad de la trama, creando una ambientación hermosa que no deja de lado el desarrollo de la historia.

Sin embargo, esto no significa que el filme sea perfecto. Por supuesto que para esto no hablo de los inevitables clichés en los que se ve envuelto por su misma naturaleza (los estereotipos de cualquier anime están ahí, como se supone que sea), sino a una proliferación de personajes que hacen el tiempo un poco pesado (y poco profundo) y que se alcancen a sentir esas casi dos horas de duración con las que cuenta el relato. Su manera de espesar el tema parece cansar por momentos, sintiendo que un desenlace más temprano hubiese causado una impresión más adecuada y memorable, dando un poco de duda a la afinidad previamente lograda en el espectador.

De una manera diferente y especial, Koe no Katachi nos adentra en el contexto adolescente del acoso y sus consecuencias, creando una atmósfera de empatía por medio de personajes tanto principales como secundarios que además se encargan de congeniar con el público de forma íntima y conmovedora. Una historia simple que se vuelve complicada en emociones y cuya principal cualidad es probablemente que no puede dejar indiferente.

Al parecer la película ya no tendrá proyecciones en el cine pero estén pendientes que ya se anunció su lanzamiento en Blu-ray en México. Además de estar ya disponible en algunos sitios online dedicados a la animación nipona.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*