Kubo and the Two Strings: La búsqueda de un fascinante Stop Motion

Una de las cosas que más enamoran del cine de animación es precisamente esa cualidad que los distingue del cine live action: su tratamiento visual. El impacto que puede generar cada uno de sus fotogramas dependerá de forma directa, no solo de la calidad, sino además de la técnica que se utilice para llegar a tal resultado. Hablando de stop motion, podemos estar de acuerdo en que este laborioso método es muy distintivo al ojo del espectador y de la misma forma añade una sensación muy característica a cada una de las obras para la que es utilizada. Tal es el caso de Kubo and the Two Strings, el debut como director de Travis Knight, quien nos regala una experiencia animada muy cautivadora a través de la historia de un pequeño samurái.

Producto del estudio Laika, quien ya anteriormente nos había otorgado otras animaciones llevadas a la pantalla grande en Stop Motion (Coraline, The Boxtrolls), la cinta nos cuenta la aventura de Kubo, un niño tuerto que es conocido en su pueblo por contar historias con un instrumento mágico (shamisen) y cuya vida se ve interrumpida cuando un espíritu del pasado regresa en busca de venganza. Para poder salvarse, el pequeño tendrá que encontrar la armadura mágica que pertenecía a su padre, un legendario samurái conocido por todo el mundo.

kubo-2

Kubo and the Two Strings es una cinta que resalta desde el primer momento por sus atractivas figuras y sus bellos paisajes; ambientada en el país nipón, la trama nos irá sumergiendo de manera simple a un encantador mundo en el que sus amenos protagonistas (un niño, un simio y un samurái escarabajo) se encargan de equilibrar lo visual con lo narrativo. Incluso, me atrevo a decir que no necesita de un 3D para realzar ni mucho menos impactar, pues las peculiaridades japonesas como el origami le añaden un plus a esa atmósfera que complace hasta al más gruñón espectador.

Y es precisamente este estilo de animación la fortaleza del filme. Las historias que se realizan dentro de esta categoría tienen la principal misión de contagiar lo que están contando mediante una sinergia de TODOS sus elementos y sacar al público más que solo una sonrisa, una sensación de emotividad; razón por la que Kubo cumple y nos adentra en su singular universo que incluye magia, combates, lazos fraternales y uno que otro personaje de papel.

kubo-1

Sin embargo, la película tiene una advertible debilidad. Lo que tiene de bella lo tiene de sencilla, pues a pesar de que los predecibles giros nos mantienen atentos durante toda su duración, el argumento falla al momento de darle una resolución al ya imaginable problema y entonces este se resuelve tan mágicamente como la cinta misma, dejándonos con la impresión de algo poco creíble (incluso dentro de su naturaliza fantástica) que pudo dar más.

Lo que sí, es que esta nueva propuesta animada no puede pasar inadvertida para los amantes de este tipo de cintas. Demostrándonos la belleza de una fábula hecha cine, Kubo and the Two Strings se coloca como una de las mejores animaciones del año (solo por debajo de la sólida Zootopia) combinando los mejores elementos del rubro para brindarnos una hermosa historia cuya fascinación reside no solo en su comportamiento sino en su fina estética. Una producción que no tiene desperdicio y como su esencia lo promete, nos transborda en una aventura única en donde la imaginación será nuestro aliado para disfrutar el viaje.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


2 comentarios

  • Gracias por la reseña, a mi me encantó y en realidad era lo que esperaba: una historia épica pero a la vez sencilla, con variados elementos de la mitología japonesa (de la cual me declaro fan) y personajes carismáticos. A mi hijo le fascinó. Saludos!!

    Responder
    • A mí también me pareció muy bueno todo el tema de la mitología japonesa y lo del origami se me hizo de lo más creativo; mi problema fue más que nada con el final porque se resolvió demasiado mágicamente para mi gusto. Pero de que es una buena película y de que la animación es hermosa, ¡no hay duda!

      Gracias por pasar a leer. Saludos ^___^

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*