La Novia: A la Madre Rusia no le gusta esto

Al principio del siglo XX se acostumbraba fotografiar a los muertos como si estuvieran vivos, pues se creía que así se conservaba su alma. Los rusos de antes de la revolución iban más lejos pintándoles los ojos como si los tuvieran abiertos.

En esta película que presume de “basada en hechos reales”, un joven fotógrafo está por casarse cuando de repente muere su novia, a la cual después de tratar de tomarle su respectiva foto, por una inexplicable razón la difunta baja la cabeza aunque la tiene sostenida por unas pinzas. El caso es que el fotógrafo encuentra un ritual donde si consigue una mujer virgen ahí puede reencarnar el alma de su amada. Y así lo hace, no sin antes recibir la maldición de la pobre chica que fue sacrificada para este fin.

Pasan los años, la revolución rusa, caen los zares, se pierde Anastasia, nace la Rusia socialista, pasan las dos grandes guerras, después la guerra fría, la perestroika  y llegamos a nuestros días donde conocemos a Nastya e Iván, una joven pareja que viven juntos y están comprometidos. Poco antes de la boda, Iván recibe una extraña llamada de su familia y tiene que ir a visitarlos.  La chica insiste en acompañarlo y juntos llegan a la misma casa donde habían hecho el ritual de la reencarnación… ¿le sigo? Así de predecible es la historia.

Una trama que pretende asustarnos con la música típica de las películas de terror,  con portazos, camarazos en negro, la mano del muerto, la chica que ya casi se salva pero por metiche quiere ir a ver que está pasando del otro lado de la casa, niños saliendo sorpresivamente del armario, la difunta reencarnando, la máscara blanca, el gato negro que brinca, los cuervos que vuelan de repente… etc. Lo típico.

Las actuaciones son malísimas y solo son la corona de una historia que no tiene ni pies ni cabeza, estructurada con diálogos planos y soportada en el viejo pero nada efectivo truco del anuncio de música macabra, la cual por cierto por momentos la hace parecer una película de Bollywood (juro que pensé que iban a bailar) Al final lo único más o menos rescatable es la ambientación,

Es de esas películas que se pudieron ir directo a la televisión, pero por alguna extraña razón le están dando su gira mundial para de paso dejar mal parada a la cinematografía rusa ¿sabrá Putin de esto?

Créanme que me asustó mas el último recibo de la luz ¡eso si es terror! ¡subió el doble de lo que había pagado la vez anterior! ¡aaayy amaa!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


2 comentarios

  • Y esperese porque por si no lo sabia le informo que ya se viene la segunda parte:

    …………..el gas tambien subio y el recibo va a venir….de antologia!!!

    un saludo master Vilma

    Responder
    • No me diga eso !! Subió el gas otra vez ?! DIOS SANTO ! ????

      Saludos Max y gracias por leernos ! ????

      P.d Esperemos que Don Putin en vez de andar espiando otros países se ponga a ver qué sale del suyo y no deje que se exhiba fuera del país está vergüenza para la gran Rusia

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*