Las 10 escenas más enfermizas y perturbadoras del mágico mundo de Disney (2 de 2)

Si bien ya pasamos por mundos demenciales, muertes parentales, bosques siniestros, espíritus chocarreros, denigración por la misma vida y hechicería de la más vil, cuando la furia de los estudios Disney estalla no hay ningún tema a salvo que bajo el cauteloso y maquillado formato animado sea atacado sobrepasando toda regla, respeto o norma moral y ética para que los pobres escuincles terminen siendo el recipiente indicado de estas atrocidades audio visuales que de no cuidarse con amor y altas dosis de explicaciones provenientes del círculo familiar, pudieran llegar a trastornar severamente la mente.

20120920123100!Chernabog-walt-disney-characters-19629069-1280-768

Confirmando el uso de sustancias tóxicas en algunos casos y obviando los padecimientos sexuales en otros, las adaptaciones de los cuentos infantiles por demás complejos pasan a ser un vehículo de Mickey para manipular la mente del infante, poniendo especial atención en temas como la abnegación y la ignorancia femenina, el castigo divino, esotérico o fantástico por el mal comportamiento o bien, en elementos demoniacos sin concesión alguna reflejadas en cánticos o escenas que quitan el sueño a cualquiera, pero que curiosamente son a la postre ignoradas o bloqueadas tanto por los padres como por los hijos.

Picture 16

Una cosa queda claro además de que Mickey no tiene madre, y es que está tremendamente jodido y quiere que todo mortal este igual que él, así que en las próximas 5 posiciones (Y un bonus degenerado) veremos los intentos más macabros de Disney por lograr apropiarse de un cacho del cerebro de cada niño, en cada casa, en cada pantalla de cine y en cada televisión. Insisto por favor, que las siguientes imágenes requieren estricto régimen parental e incluso sugiero ser solo vistas por personas dentro de todas sus facultades mentales y/o que a través del tiempo hayan llegado a superar y/o a analizar los traumas ocasionados por estas horripilantes secuencias que solo suceden en un lugar: ¡En el maravilloso mundo de Disney!

 

Bonus. The Hunchback of Notre Dame (Gary Trousdale, Kirk Wise, 1996)

The-Hunchback-of-Notre-Dame-1996-movie-poster

Posibles traumas: Sexual – eclesiástico; problemas con el manejo adecuado de los deseos carnales que podrían desatar la lujuria con tu compañerita de a lado o convertirte en serio misógino.

Inmiscuidos: Un alto inquisidor de la iglesia católica que no solo se ve que le entra duro a la carne, sino que también al crimen y a la matanza de inocentes en una especie de faceta de Blade, solo que aquí en lugar de vampiros hay gitanas demasiadas fogosas, de piel morena que ¡Hay Dios mío!

O al menos así piensa este personaje llamado Frollo, que en mera exposición del conflicto espiritual – social del film se avienta un numerito musical bastante histriónico donde desata una perversa lujuria que hasta en el cine le ha de haber puesto la cara a los padres de -“¡Que Carajos pasa aquí! ¿Desde cuándo Disney se convirtió en un prólogo opera de película soft porn?”- y a los escuincles (O sea a nosotros) con un vasto catálogo de preguntas de entre las que destacan: “¿Qué es el fuego del infierno? ¿Qué es una maldita tentación? ¿Qué es un impuro deseo? ¿La mujer es un demonio? ¿Podemos mandar al infierno a las mujeres porque están rebuenas?” o mi favorita si tus papás además del cine te llevaban a la Iglesia: “¿Qué no se supone que los sacerdotes son puros y castos y no quieren maldecir, matar o fornicar?”. Pensándolo bien, yo me sigo haciendo este último cuestionamiento. Si de por sí esta cinta es una de las más aberrantes de la casa animada al dotar a sus personajes de cero carisma en una trama compleja pero plana gracias a que sencillamente ¡El relato de Victor Hugo no va con el formato animado!, los guionistas se encargaron de divertirse de lo lindo imprimiendo cuanto símbolo sexual implícito y explicito se les antojaba y por favor, no olvidar al tema en español cantado por Luis Miguel ¡Ese si merece el fuego del infierno!

Moraleja: Si piensas ingresar al seminario antes hazte el favor de repasar si no eres un psicópata disque justiciero y checa bien que tu lujuria este controlada.

 

5. The Little Mermaid (Ron Clements, John Musker, 1989)

the-little-mermaid-movie-poster-1989-1020260376

Posibles traumas: Violencia intrafamiliar, abuso físico o verbal hacia la mujer, anorexia, bulimia o anemia (en el peor de los casos), misoginia extrema, depresión post romance.

Inmiscuidas: Una niña con el coeficiente intelectual de un pescado (Alguien se ha cuestionado porque Ariel nunca escribió notitas ¿Era totalmente analfabeta?)  y una hechicera marina con muchas ganas de gobernar y de hacer sufrir a algunas pobres almas en desgracia.

¡Pon atención niña que Disney te lo explicará como con peras y manzanas! Para conquistar a un varón debes ser 100% abnegada, callarte la boca (Y mucho mejor si te haces pasar como muda), ser media estúpida, manejar un físico extremo que raye en la anorexia (Como modelos de Victoria’s Secret) y por si esto fuera poco ¡Tú debes ir tras la presa y el macho debe esperar en su guarida! Así son los cuentos de hadas, así es la enseñanza de Disney y desgraciadamente la educación animada. Lo mejor de este caso es que el mensaje no es subliminal ni se alcanza a leer entre los elementos narrativos ¡Ni madres! El manifiesto es claro y tajante, preciso en su desarrollo y claro en papel que este juega en el libreto; si a esto le agregamos en un segundo plano una secuencia media enferma, erótica y muy oscura donde la gordita y siniestra bruja Úrsula nos mueve las caderas, nos dice obscenidades y transmite el mensaje mientras se denotan varias almas y/o cuerpos demolidos a gusanos por “la búsqueda de la felicidad en el físico”, tenemos una sopa de mar catedrática para que tu niña (Si padre de familia, tu niña) salga corriendo a buscar machos y príncipes.

Ahora que si bien usted buscaba quizá la muerte de la villana más gráfica en la historia animada de Mickey, esta oda marítima también incluye una secuencia donde el bauprés de un barco se le incrusta en la panza. Lamentable, pues era Úrsula la única fémina sensata de todo el film.

 Moraleja: Conquista a tu futuro marido siendo analfabeta y preocupándote solo por tu físico

 

4. Bambi (David Hand, 1942)

bambi_xlg

Posibles traumas: Patologías que podrian convertir a cualquier infante en un asesino, violador o suicida. Conductas depresivas consecuentes por la pérdida prematura de la figura maternal

Inmiscuidos: Un venadito que corre y corre y corre por las órdenes de su madre y de repente, se encuentra solito.

¿Qué les puedo decir estimados? Definitivamente (Y sin menospreciar el rol de un padre en la formación y educación familiar) y al menos en la cultura americana – latina, la figura maternal suele ser el sustento emocional dentro del seno familiar, y en el caso particular de un fallecimiento, una perdida por lo general más dura de sobrellevar que la de la paternal; así que si me lo permiten olvidemos Mufasadas y centrémonos en la muerte más insoportable y traumática del mundo mágico de Disney: La mamá de Bambi. Si bien es cierto que el film del 42 es uno de los menos agraciados narrativamente hablando proveniente de la casa productora, visualmente es todo lo contrario, pues basta repasar la secuencia de tan desgarrador momento para confirmar el poderío estético y musical del que gozaba Mickey en aquellos comienzos.

¿Sumamente poderosa no creen? Toda la trama de un venado solitario que deberá enfrentar la difícil prueba de la maduración y que con la ayuda de un zorrillo y un conejo se reencontrará nuevamente con su clan puede ser justamente olvidada, sin embargo el tono gris y el timing de esta secuencia se queda impresa en cada niño y adulto en una única y suficiente revisión.

Moraleja: ¿Hakuna Matata? Mickey Mouse no tiene madre.

 

3. Pinocchio (Ben Sharpsteen, 1940)

pinocchio

Posibles traumas: Dificultades para dormir, pesadillas que incluyen enfermizas modificaciones en el físico más surrealistas que las de Frank Kafka, terror a los animales, miedo infantil del más puro.

Inmiscuidos: Un niño mágico de madera que fuma, toma y juega billar mientras presencia como su compañero vagabundo, rebelde y mal portado se convierte literalmente en un asno.

Impactante y tétrica para la infancia de cualquier humano resulta ser esta secuencia de metamorfosis. Disney al parecer quizá respetar algunos elementos tan oscuros y esotéricos del cuento original de Carlo Collodi para infundir en su público una progresiva noche de pesadillas con la amenaza de “¡No te portes mal!” Pues de lo contrario te pondremos a ver Pinocho una y otra vez amarrado del asiento y con pinzas en los parpados. En lo personal y revelando un poco de la intimidad e historia de su cazarrecompensas, esta escena la pondría en número 1, pues fue la causante de que mis padres se levantaran varias veces por las noches mientras yo gritaba en sueños que me convertía en una rica y extensa gama de animales (De entre los que recuerdo muy gráficamente un lobo). Afortunadamente y sin mojar nunca la cama, el susto y el trauma causado por Disney fue disminuyendo con los meses, siendo quizá un momento pasadero que a diferencia de los demás ejemplos no contiene mensajes sexuales, muertes o violencia extrema, pero que contiene un mensaje visual tan explícito que aún ese burro diciendo “Alejandro” me mueve mis más  profundos recuerdos y destapa mis más recónditos horrores de la infancia ¡Cabrón ratón!

Moraleja: Las orejas de burro toman un distinto significado. Pinocho es más eficiente que el “Coco” o cualquier sandez creada por los padres para infundir el terror necesario para ya no portarse mal.

 

2. Fantasía (Ben Sharpsteen, 1940)

fantasia_xlg

Posibles traumas: Dificultades para dormir, pesadillas que incluyen enfermizas apariciones demoniacas que ni Dante Alighieri hubiera querido conocer, terror a lo sobrenatural, miedo infantil del más puro.

Inmiscuidos: Una montaña, un demonio, muchas almas, variados ritos, dos piezas musicales maestras y un amanecer que llega ya muy tarde… el trauma ya está hecho.

El mejor ejercicio audio visual de Disney es este compendio de adaptaciones originales a varias piezas de arte musical de distinguidos compositores que si bien fueron dirigidos y escritos por decenas de inmiscuidos, a Ben Sharpsteen se le concede la batuta de “Director Supervisor”, un título muy común en las películas animadas de la casa productora en los primeros años de su historia. El segmento se llama “Night on the Bald Mountain / Ave María”, donde “Night” abarca toda nuestra comprensión en aquella edad y “Ave María” sale sobrando: Chernabog, el dios negro u  oscuro de la cultura eslava se cierne sobre un poblado llamando a todos los espíritus y almas malditas a bailar alrededor del fuego mientras este se divierte en una gran fiesta demoniaca que terminará con el sacrificio de sus súbditos cuando este los arroje al corazón ardiente de la montaña y el amanecer acompañado por los acordes de Ave María arrasen con su imponente figura. Muy tarde Disney, el mal ya está hecho mientras me pregunto porque mis padres me dejaban ver esto a la edad de 8 o 10 años ¿No le podían haber parado con Pinocho y luego hablamos? Esto es para el niño lo que La Divina Comedia es para el joven o adulto: demasiado complejo, con un maestro registro artístico en toda su técnica y lenguaje cinematográfico ¡Pero por favor! Fantasía no es para escuincles, sino una obra que se tiene que tratar con el respeto y la clasificación adecuada.

Moraleja: Hay dibujos animados para niños y dibujos animados para adultos, el problema de muchos de estos últimos es que aún no saben distinguir entre las dos clasificaciones.

 

1. Dumbo (Ben Sharpsteen, 1941)

dumbo_ver2_xlg

Posibles traumas: Dificultades para dormir, pesadillas que incluyen enfermizas visiones y cánticos satánicos grotescos dignos de estar bajo la influencia de cualquier droga alucinógena o bien haber tragado peyote; terror a lo sobrenatural y a los animales, miedo infantil del más puro y quizá nunca querer pararse en un circo toda la vida.

Inmiscuidos: Un bebé elefante y un ratón cirquero más borrachos que Nicolas Cage en Leaving Las Vegas, con las actuaciones especiales de una serie de criaturas rosas que se pasearán en la pantalla y en el inconsciente durante toda tu vida.

¿Quién es? ¿Quién va? Ya empiezan a desfilar, vienen ya ¡Mira que saltos dan! ¿Serán quizás parientes de Satanás?

Y así comienza la letra de esta bonita canción después de un preludio musical donde Dumbo y Timoteo son testigos de algunas apariciones muy particulares que esconden varios y curiosos datos oscuros en los cuarteles de Disney allá por los años 30’s y 40’s, como por ejemplo el confirmado en el que Salvador Dalí diseñó los bosquejos originales para esta secuencia satánicamente surrealista que invitaba a los niños a no abusar del licor (Si, como si el licor fuera una prioridad consiente en esa edad); así mismo cuenta el mito que la secuencia fue dirigida por Al Schenk, refugiado alemán que trabaja para los estudios y que particularmente gozaba la compañía de indios zapotecas en la frontera entre México y Estados Unidos con los cuales compartía el gusto del peyote, uno de los alucinógenos naturales más poderosos del planeta del cual se relata como chismes de pasillos, era provisto también a los trabajadores del estudio por el mismo asistente de dirección anti nazi. El mito fácilmente se podría confirmar como realidad al presenciar esto:


Dumbo – Elefantes de color de rosa por cancionesdisney

Figuras paquidérmicas deformes marchando y entonando un cántico escabroso; corte a esfinges y a una aparición bizarra de un camello con elefante fusionados para inmediatamente dar paso a un macabro baile entre una pareja adornada con una fuerte dosis de destellos visualmente violentos para finalmente cerrar con la transformación en vehículos para comunicar el vértigo e instinto de supervivencia necesario para poder soportar y sobrellevar dicho momento. Dumbo sin duda se postra en la historia de Disney como su ejercicio más surrealista, truculento y morboso en una época donde los estudios buscaban experimentar con otras corrientes artísticas, mover fibras sensibles y llegar a todos los mercados previo a la segunda guerra mundial ¡Lo lograron! Además de ser un éxito en taquilla, el film sobre el elefante cuenta con todos los elementos antes mencionados en este ranking: desde simbolismos sexuales y pérdida temporal de la figura materna (Quizá en la etapa más voluble aún como bebé) así como maltrato y bullying posteriores, hasta desastres englobados en tono oscuro (¿Recuerdan el número musical cuando el circo se instaura en la ciudad?), personajes tétricos de figuras deformes (Con payados más terroríficos que It) hasta finalmente presencia argumental de tono satánico y demoniaco tanto visual como narrativamente ¡Un manjar para moler el cerebro de cualquier escuincle!

Moraleja: ¿No tomar? Después de ver muchas veces Dumbo créeme que corres con el riesgo de ser tremendo alcohólico

 

¿Felices ahora?

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


19 comentarios

  • Falto la escena más desagarradora de todas, cuando a Dumbo le canta su mamá a través de su prisión y lo arrolla en su trompa, en esa escena compruebas que tan macho eres.

    De lujo su lista mis estimado, ahora me queda claro porque es crítico de Cine XD

    saludos!

    Responder
  • Excelente recopilación como siempre. Desde el primer post quería comentar que, aunado a estos posibles traumas infantiles gracias al ratón, a nuestra generación también nos marcaron los animes de los 60, 70 y 80s, en los cuales el drama era el centro principal. Yo hasta la fecha sigo traumado con Remi, todo lo que le pasa al pobre niño no se lo deseo a nadie. Y como ese puedo nombrar otros como la ranita Demetán, José Miel o la película de La tumba de las luciérnagas. En el tema de deprimir a alguien, los japoneses son los maestros.
    Saludos!!

    Responder
    • De acuerdo mi estimado, el anime manejaba un cuadro dramatico complejisimo, yo recuerdo compartir con mi familia a la hora de la comida los infortunios de Remi mientras todos llorabamos y dejabamos caer lagrimas sobre la sopa jajaja

      Saludos estimado, gracias por tomarse el tiempo y dar su comentario

      Responder
  • Estimado @El_Fett, tus reseñas son la razón por la que leo esta página. Por eso, no entiendo qué diablos te posesionó para escribir un artículo tan chafa (con todo y que soy fan Disney).

    Responder
    • Mi estimado Kazu, de hecho me posesionó el hecho de ver Dumbo el otro día mientras llegaba a mi casa (su casa) después d euna ardua jornada laboral ya analizar el film ya desde una perspectiva adulta XD. Como todo en esta vida mi estimado Kazu, nos pueden gustar o no gustar cosas, a la mayoria les agrado pero creame que es bueno saber que para algunos no estuvo del todo bien.

      Le mando un cordial saludo y siga en Cinescopia, que para este mes le tengo unas 10 peliculas navideñas para salir del cliche, un top de surrealismo, demas criticas y noticias y para enero cambios en nuestras secciones principales y nuevos autores

      Responder
  • De acuerdísimo en todas :/ no me sorprende que confirmen la veracidad del “suicide mouse” después de ya analizar fríamente estos “tiernos dibujos animados”, que de tiernos tienen lo que yo tengo de astrofísico… NADA!! xD
    Imagínese este combo, mi estimado. Corría el año de 1990 (creo) y se acercaba el fin de semana donde se reunía la familia de mi mamá para deleitarnos con el sabor de “Tragaderos pizza” (ya no existe 🙁 ) y acompañar con una buena dosis de VHS´s provenientes de Macro Video Centro. Pues que se les ocurre a mis tíos y a mi Sra. Madre, rentarnos a los escuincles 2 películas de ratón favorito de la infancia. Fantasía y Pinoccio. Y para los adultos… Alien y Predator ( o sea, era tarde noche de películas de Terror, para todos!)
    Empezó Fantasía y tal fué el grado de terror, que uno de mis primos mas chicos empezó a llorar del miedo :/ eso terminó por frikear a los demás que estábamos casi a punto de… Decidieron quitar la película y nos dijeron “está bien, les vamos a poner una mas bonita” si, lo leyó bien, “más bonita” :/
    Nos pusieron Pinoccio, y esa escena que apunta en el top, fue traumante. Recuerdo que sudaba frío, y para rematar cuando aparece la ballena, cerré los ojos, ya no podía más :/ Mi madre me agarra y ríendose (si, ríendose :/) me pregunta “te dió miedo?” JODER!!!!! jajaja Después de eso, le tenía pavor a escuchar las palabras “si te portas mal, te vas a convertir en burro” WTF!?!?!?! :O!! Trabajo bien hecho del ratón, porque en gran parte por eso obedecía a mis padres :/ xD a parte que jamás quise conocer o ir a ver a las ballenas :/ Cuando al fin las vi, a pesar la majestuosidad de esos animales, no dejé de sudar frío todo el maldito recorrido, gracias a Pinoccio y Mobidick.

    Un placer estos top estimado, y nuevamente no tengo queja (creo que todas las de Disney en esos tiempos tenían algo turbio y/o perturbador, obviamente unas mas que otras) y como exclamara El Príncipe Juan – Bravo, braaavo… See xD!!!

    Por cierto, yo juré y perjuré depués de ver lo de Dumbo y la siguiente explicación de mi Mamá de “Y por eso chocan los carritos, porque tomaron vino” en que Jamás iba a beber, pero como bien dice, creo que ahora lo hago para mitigar esos recuerdos amargos de la infancia jajajajaja

    Saludos!!!

    Responder
    • Pues yo hubiera preferido ver Alien y Depredador jajajaja.
      Al igual que usted estimado Pinocho fue seria cosa para su servidor ¡seria cosa! Las peliculas de la decada de los 40’s de Disney estaban llenas de simbolismos y sin duda de una manufactura narativa mucho mas compleja que insisto, se agradece, pero que la alejen de niños pequeños o no? Repasando las obras para esta investigacion me di cuenta que peliculas como Dumbo, Fantasia, Alicia en el pais maravillas son grandes obras de la animación a pesar de contar con la moraleja Disney despues d euna traumante experiencia audio visual, pero en fin… nuestra generacion para bien o mal, se vio inmiscuida en el aprendizaje de la casa de animación mas conocida

      Placer como siempre tener sus comentarios estimado! Sabe que su cazarrecompensas trabaja solo para eso
      Jajajaja yo no soy borracho mi estimado, pero tomo a raiz de Dumbo, eso es una bena excusa para nuestras parejas jajajaja

      Saludos y muchas gracias por comentar estimado!

      Responder
  • Por cierto, hace poco estaba recordando con mi novia las pelis que nos hicieron moquear tendido desde nuestros despertares cinéfilos… Ya hay un top de esos por aquí? Si es que no; Hará(n) alguno sobre ese tema? jajaja

    Por su antención, Gracias estimado!!

    Responder
  • Jajaja perfecto! A repasarlas entonces xD

    Saludos y gracias!!

    Responder
  • Amigo Hunter,
    Yo podria escribir muchas observaciones que tengo hacia las películas de nuestro ratón favorito.

    Sin embargo creo aquí tratare de expresar una idea que defiende el mensaje final de La Sirenita, pues no la considero traumática si no mas bien realista, concuerdo con ud en que Ursula es el elemento mas coherente de la cinta y a partir de ahí se hacen varias conjeturas.
    Al principio nos muestran un régimen totalitario por parte del Rey Triton, ahora bien el Prohibe todo aquello que no pertenece al mar y promueve simplemente una simple regla: Obedecer.
    En borradores iniciales de la película Triton y Ursula habían sido ______ amantes? Hermanos?
    Cualquiera de los dos es bueno ya que le da mas significado a la dualidad, bien y mal. Ursula es exiliada por usar magia negra no? Pero realmente es mala? Al final no solo esta ayudando a esas “pobres almas en desgracia” ???? ( mi numero musical favorito, por cierto un post de números musicales que tal suena?).
    Bueno pues Ariel es orillada a buscar a la bruja del mar por el autoritarismo desmedido de su padre, que sin una buena razón destruyo su colección de cachibaches.
    Ursula nos enseña la mejor lección de toda la vida, si algo quieres de verdad el precio debes pagar, esto queda eclipsado por la misógina intención de: calladita te vez mas bonita, claro esto desvía la otra porque duele mas.
    Claro que después Ursula lo que quería realmente era gobernar el mar y muere empalada, digamos que se deschabeta.
    Cambia el sentido del mensaje final de la película, que realmente en vez de traumar enseña.

    El jorobado de Notre Dame lo hubiera puesto en el lugar principal, de inicio sabes que sera el heroe y no tendra a la chica! Y es tragedia tras tragedia igual que Remi!!! Desde que nacio lo iban a echar al pozo! Eso sin contar las alegorias eclesiasticas! Esa pelicula no es para niños.

    Pinocho otra que debe tener unos peldaños mas arriba, otro que puras desgracias! Y la ballena!! Con el nombre bastaba! Mostruo sin la n si mal no recuerdo.

    Y la muerte de mufasa pega mas que la de la mamá de bambi sin duda.

    Saludos mi estimao!

    Responder
    • Mi estimado amigo Master Jedi

      Me parece mas que interesante su desmenuzamiento sobre La Sirenita, si bien me centré en el aspecto misogino de la cinta, el autoritarismo y el machismo son excesivos tanto visual como narrativamente, estando de acuerdo con usted, los sueños tiene precio y aunque la villana parece ser la mas inteligente el contexto final pierde esa fuerza dejandonos una enseñanza nuevamente de princesas abnegadas

      Lo del Jorobado si que esta bien enfermo ese pedo mi estimado, por eso lo puse en un bonus, porque ademas de se runa de las pobres peliculas del raton, el mensaje es escandoloso no solo para los niños, sino para muchos sectores ¿Que carajos pensaban adaptando este cuento? XD

      Que le puedo decir de Pinocho estimado, nunca lo volvere a ver ¡Nunca!

      Saludos mi estimado! Gracias por comentar

      Responder
  • Sepa usted que no agrada a la mayoría, ya que no comenta aquí todo el mundo. Pero tampoco puedo decir que agrade a pocos, ya que mucha gente le alaba. En lo que a mí respecta, este post me ha parecido exagerado y malo, ya que yo crecí viendo esas películas y nada de eso me ha pasado.

    Responder
    • Sepa usted que no pasa a la mayoría, pero tampoco puedo decir que no pase a nadie mi estimado personaje de Disney
      Los elementos de estas cintas son abordados con fuentes externas fidedignas y desarrollo de su mismo autor que si es conocedor del tema que se aborda, el estilo y el tono en el que se comunica quiza no sea del agrado de muchos, y eso es muy respetable

      Le mando un cordial saludo y gracias por comentar estimado

      Responder
  • McPato Ravenswood febrero 7, 2014 @ 4:01 am

    en primer lugar, en Disney hay cosas que si, que son subliminales y son simbologia pura y dura, como pasa en muchas peliculas, aunque si impacta mas por ser subliminal a ese nivel, pero creo que hay cosas demasiado exageradas en este post…. has tenido algun odio hacia Disney, Mickey o que ellos ganan millones y tu te tienes que conformar sacandoles trapos sucios inexistentes? quizas no sepas que, si tanto odias Disney y estas opinando sobre sus obras, habrás visto estas mismas y si las has visto, haces mas famosa la marca….
    como consejo personal, mirate peliculas de todo y tipo y busca, no te amargues tanto con esto cuando SEGURO que ha sido tu infancia y eres el primero que NO estas traumatizado.
    besitosss!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*