Las 40 Cosas que nos enseñó el Cine en el 2019

El 2019 agoniza y es hora de repasar las ya clásicas 40 cosas que nos enseñó el cine y su industria en una temporada que podríamos definir como una de las mejores de la década, regalando productos memorables, emotivos y épicos de todos los linderos, festivales y/o premiaciones, relegando sorpresivamente al blockbuster y al superhéroe a un segundo y hasta tercer plano. 

 Así mismo en este especial de fin de año me gustaría como siempre aclarar que pese a la inservible distribución comercial que sufre la cartelera latina, aquí en Cinescopia tratamos de mantenernos actualizados por otros medios para poder mantenerlos al tanto, habiendo sido ya testigos de variadas producciones de Sundance, Berlín, Cannes, Toronto y Venecia, pero aún aguardando algunas promesas antes de concluir el “año cinematográfico”.

Con lo visto, apreciado y soportado este año, podemos llevar a cabo nuestro divertido y educativo conteo ¡Aquí las 40 cosas que nos enseñó el cine en el 2019!

Nota: Todas las opiniones vertidas aquí son a partir del análisis y percepción de su servidor y por lo tanto no representan el pensamiento u opinión general de los que forman Cinescopia (por lo tanto se aceptan recordatorios de madre)

 

 1. Que ha nacido un nuevo Maestro del Suspenso

Bong Jon Hoo firma su obra maestra y de paso nos regala una de las cintas más emblemáticas de la década con Parasite, un estudio satírico que insiste con su patente narrativa sobre las clases sociales con cambios de género tan sorprendentes como perfectamente cohesionados entre sí. Parasite es humor negro, thriller, drama, pero sobre todo un excelso ejercicio de suspenso

2. Que Netflix sigue siendo El Rey

Alguno creían que Netflix se achicaría ante la llegada de Disney+, pero haciendo alusión al conocido dicho: “el que pega primera pega dos veces”, la plataforma ha confirmado su estrategia de diferenciación enfocada en acoger a directores y guionistas que en la industria promedio serían sometidos al poder de las productoras, siendo editados, controlados y hasta influidos por todo el tema de las modas y tendencias; en otras palabras, Netflix está haciendo cine de calidad, dejando por el momento a Disney con sus caricaturas, series, diversidad “and shit”. Ya habían dado señales en 2018, pero este 2019 fue totalmente enriquecedor posicionando a través de “contenido original” o “distribución exclusiva” muchas de las mejores películas de la temporada, algunas con el objetivo de arrasar con los Oscar y Globos y cuando pinche círculo de crítica se les ponga enfrente: The Irishman, The Two Popes, Marriage Story, El Hijo, I Lost My Body, Klaus, Dolemite Is My Name, Atlantique, Extremely Wicked, El Camino, las principales

3. Que a Martin Scorsese no le gustan las caricaturas

La libertad creativa que Netflix le otorgó a Scorsese para hacer su epopeya mafiosa de 3 horas y media al parecer empoderó al veterano Maestro para mandar a chingar a su madre a todo el cine de superhéroes, creando un movimiento al cual varios cineastas se unieron en su descontento por este “tipo de cine”. La triste realidad para los “niños rata” que solo han visto películas de Marvel es que Martin tiene mucha razón en sus declaraciones, así como también en el hecho de criticar a aquellos que ven a The Irishman en capítulos o en su dispositivo móvil ¡No mamen!

4. Que el cine animado no animó

Netflix se distinguió con Klaus y I Lost My Body, pero fuera de eso el cine animado no pudo levantar este año más allá del absurdo (LEGO, Playmobil, Angry Birds, The Addams Family), la mediocridad (The Secret Life of Pets 2, Spies in Disguise, Shaun The Sheep: Farmaggedon) o lo apenas correcto pero olvidable (Missing Link, How to Train Your Dragon 3 y hasta Toy Story 4).

5. Que los superhéroes fueron derrotados

Las palabras de Scorsese fueron muy poderosas para la ridícula Captain Marvel, la estúpida MIB: International, el aburrido y nuevo Hellboy, la adolescente X-Men: Dark Phoenix, el vacío entretenimiento de Avengers: Endgame, el chistosito de Shazam! y el turístico Spider-Man, solo destacando quizá la sátira violenta de Brightburn y por supuesto Joker (caso que ya tocaremos)

6. Que el feminismo no se trata de poner Mary Sue’s a lo idiota.

La crítica y la taquilla lo confirman ¡Gracias al feminismo inclusivo y sin justificación narrativa por destruir a Terminator y Star Wars! Dos sagas afectadas por una tendencia mal aplicada y desarrollada. A ver si le van a aprendiendo algo a Watchmen de HBO, Ready or Not, Hustlers y/o Portrait of a Lady on Fire, entre otros buenos ejemplos de equilibrio y coherencia argumental.

7. Que John Wick seguirá matando en varias géneros

El mundo está feliz porque Keanu Reeves ya tiene novia y hasta día internacional, pues para el 21 de mayo pero de 2021 se estrenarán las partes cuatro de John Wick y Matrix 4 ¡Larga vida a nuestro querido y buen Keanu!

8. Que Scarlett Johansson resucitó

¡Ya era hora! Una actriz que comenzó su carrera bajo el mando de los Coen, Coppola y otros directores indie de buena talla, se nos había perdido en el inframundo de Marvel y hasta la copa del bra se nos fue a reducir ¡¿Pero qué pasó aquí?! La cosa es que aunque no creo que la copa vaya de nuevo a aumentar, al parecer su talento está ileso, y eso es lo que en verdad importa ¿Se llevará el Oscar por su “double pack” en Marriage Story y Jojo Rabbit?

9. Que Brad Pitt está en su punto

Otro que aunque no había perdido el rumbo, seguía sin encontrar “ese” proyecto que por fin le diera el merecido reconocimiento como uno de los actores más talentosos, versátiles y prolíficos de su era. Pues bien, Tarantino se lo acaba de dar de una manera muy irónica, pues mucho de nosotros pensamos que debería ser Ad Astra la verdadera excusa del Oscar que está a punto de llevarse por su papel en Once Upon a Time in Hollywood, donde ciertamente es lo mejor del film.

10. Que Baby Yoda es el último Jedi

Y acabado el suplicio de la nueva trilogía de Star Wars, no cabe duda que Baby Yoda se acaba de convertir en uno de los iconos pop de la década, regresándole a la saga fantástica ese espíritu, esencia y buenas historias, poniendo a Dave Filoni y a Jon Favreau como los principales artífices de este verdadero despertar de la fuerza.

11. Que Kylo Ren merecía más

No solo el libreto de la trilogía de Star Wars convirtió a este personaje en un monigote infame e insufrible, sino que desperdició a uno de los mejores actores de su generación, prueba de ello las actuaciones tanto en Marriage Story como en la muy olvidada The Report, donde el histrión denota una intensidad dramática apabullante.

12. Que Rian Johnson sigue llorando

Y otro que no para de llorar y culpar a los seguidores por su ineptitud es Rian Johnson, burro que tocó la flauta con Looper y que ahora con Knives Out comprueba que es otro de esos directores solo funcionales para encausar carismas y acelerar las cosas de historias incoherentes y faltas de lógica. Uno de los entretenimientos más solventes del 2019 ¡Ok! Pero también más olvidables y sobrevalorados.

13. Que Disney se enfocó más en su streaming

Sus tres “live action” (Dumbo, Aladdin y The Lion King) con fracasos en la crítica y/o taquilla, la ausencia de proyectos animados, el cierre lastimoso de Star Wars y la vergüenza de sus proyectos “Marvel”  dejaron en claro que Disney solo tenía ojos este año para una cosa: su lanzamiento streaming y por supuesto… Baby Yoda

14. Que Elton John le ganó e Freddy en el cine

No sabemos quién tenga más fanáticos o haya vendido más discos en la historia (aunque creo que Elton John gana también en dicho rubro), pero Rocketman demostró ser este año no solo su mejor musical, sino una de las biopics sobre rockstars más sustanciales en la historia en mucha parte gracias a la actuación de Taron Edgerton y a un guion centralizado en un aspecto psicológico, del que se desprende toda una carrera.

15. Que J. LO nos estafó a todos

Y es que después de años de vender discos, asegurar su trasero y salir semi desnuda en todas las alfombras rojas, nos ha quedado muy claro que el verdadero talento de López quizá si es el actuar. Hay muchos(as) que aún no lo pueden creer, y es que para eso hay que ver Hustlers.

16. Que a Tarantino le sobraron 2 horas

Hay que ver The Irishman y luego Once Upon a Time in Hollywood, y aunque esta última con todo y su polémica no es mala, creo que queda bastante claro quién es un Maestro y quién aún no puede salir de ser solo otro director.

17. Que se cumplieron 50 años de la llegada la Luna

Y vaya forma de celebrarlo, con uno de los mejores documentales de la década en donde destaca un guion y narrativa originada y montada a partir de material inédito y original en voz de los propios protagonistas de aquella misión. Si no han visto el documental que próximamente ganará el Oscar, háganse un favor y corran a apreciar tremenda joya.

18. Que DC funciona fuera de DC

¿Irónico no? Que DC de nuevo se revalore fuera de “su universo cinemático” ¡Como en los viejos tiempos! Solo que en esta ocasión con un actor de primer nivel y una adaptación no oficial de dos películas de Scorsese: Taxi Driver y The King of Comedy, más que una inspiración para este nuevo planteamiento sobre Joker. Scorsese da y quita por igual a los superhéroes.

19. Que el terror sigue perteneciendo a A24

Todo empezó un poco mal con The Hole in the Ground, pero poco a poco la productora A24 fue retomando el control y el dominio. Primero con Midsommar y The Lighthouse, donde enfrentó a sus más grandes pilares: Aster y Eggers. Después prosiguió con la distribución de The Lodge (que no le pide nada a las dos anteriores) y finalizó aún con la no estrenada Saint Maude. Este ya es un monopolio del horror, pero como dato curioso la casa también ejecutó varias otras de las mejores cintas del año, tales como Uncut Gems, The Farewell, Waves y The Last Man in San Francisco.

20. Que los payasos ya no asustan

Y por otro lado el payaso It no pudo ni siquiera superar su mediocre versión televisiva de los 90 ¿El problema? Un planteamiento infantiloide que de paso significó un derroche de talento alarmante. Por otra parte no es ningún payaso ¡Pero que payasada Us de Jordan Peele! El mejor – peor chiste del año.

21. Que Stephen King resplandeció

Pero las cosas no fueron malas para King, y es que a pesar de que Pet Sematary, In the Tall Grass e It 2 representaron 3 de los peores ejercicios para el género en los últimos años (más mierda a su top de adaptaciones fílmicas), al menos con Doctor Sleep el escritor se reivindicó con la audiencia y con el espíritu de Kubrick, aceptando la libertina adaptación del difunto Maestro gracias a la insistencia creativa del director Mike Flanagan, que logra al menos algo interesante pero nada brillante con la secuela de The Shining.

22. Que los argentinos siguen haciendo muy bien cine

Comenzando con El Ángel a principios de año, los argentinos de nuevo se posicionan en la cima de la escala evolutiva fílmica de Latinoamérica, prosiguiendo con cintas destacables en todo género y nivel, pero particularmente aportando dos obras de relevancia a la comedia negra: La Odisea de los Giles y la excelente El Cuento de las Comadrejas. No olvidemos también el thriller El Hijo (en Netflix), con ámpulas al mismísimo Bebe de Rosemary

23. Que los mexicanos no tanto…

A diferencia del 2018, este fue un año gris para el cine mexicano. Siendo lo más destacable La Camarista, Chicuarotes, Las Niñas Bien, Esto no es Berlín y Polvo. De nuevo Videocine, el universo cinemático de Chaparro e Higareda y por supuesto Derbez y sus herederos se encargaron de invadir de cagada la producción fílmica nacional

24. Que al manchego le dio más dolor que gloria

¿Hacemos otro ejercicio de sobrevaloración fílmica? Paso 1. Vea 8 ½ de Federico Fellini. Paso 2. Vea Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar. Paso 3. Compare. Paso 4. Aplauda la interpretación de Antonio Banderas. Paso 5. Deje de estar chingando que esto fue una de las mejores películas del año.

25. Que Zac Efron sabe actuar

Nuestro gusto por la cinta de Netflix en torno a Ted Bundy fue algo extraño para los lectores, sin embargo mucho del argumento se basa en que este film presenta dos cuestiones a revalorar: el primero, que no sigue la línea cliché de los relatos sobre asesinos seriales, respetando la misteriosa psicología y personalidad siniestra de Bundy; el segundo, la excelente actuación de Efron, que en otro año de menor poder histriónico masculino, posiblemente se hubiera colado entre el favoritismo de la crítica y premios (obviamente nunca van a voltear a ver la actuación sobre un asesino de mujeres en estos tiempos donde ya no se sabe separar al cine de la realidad)

26. Que el año estuvo muy chistoso

Un año de incisiva y notoria comedia coronada por la patente tragicómica de Taika Waititi y su Jojo Rabbit, un referente de la comedia de esta década. Uno de los mejores años para el género por igual, comenzamos recordando El Cuento de las Comadrejas, The Art of Self-Defense, The Peanut Butter Falcon, Gloria Bell, Dolemite Is My Name, Ready or Not, Polvo, Good Boys, Little Monsters, Zombieland Double Tap, Booksmart y hasta Jumanji The Next Level.

27. Que a Woody Allen le llueve sobre mojado

Y ahora con su versión centennial con el sobrevalorado Timothee Chalamet, Allen se nota reciclado y cansado en su retorno a Nueva York y su triste día lluvioso. Es como ver Manhattan pero “gluten free”, vegano y hípster. El que no deja de dirigir ni un año debería pensar en unas buenas y largas vacaciones

28. Que las series tuvieron buen cierre

Tanto El Camino para Breaking Bad, como Deadwood The Movie representaron epílogos de calidad al irónicamente ser ambos dos planteamientos western. El primero sobre un escape pero con la misma impresión de suspenso que su legendaria serie; el segundo siendo el final que todos añorábamos con una de las mejores frases finales del 2019 (y del mundo de la televisión en general); la clave está en que sus creadores y directores volvieron para dar un consistente punto final a sus respectivas obras.

29. Que los Festivales rindieron buenas cuentas

Sundance con Clemency (que falta de estrenar) y la soberbia danesa Queen of Hearts; Berlín con la extraña pero muy interesante Synonymes (que contiene una de las mejores secuencias de este año enfocada en la generación millennial); Cannes premiando la mejor película del año, Parasite; Venecia con su polémico Joker; y Toronto con la entrañable Jojo Rabbit. Oscar y los Globos tienen todo para sumarse a la calidad y credibilidad fílmica de este año

30. Que fue una sobredosis de Will Smith puede ser mortal

¿Un Will Smith? Está bien, pues como genio (Aladdin) y paloma (Spies in Disguise) azules puede ser soportable y hasta divertido ¿Pero dos? Puede salir cáncer en las corneas, y si no me creen pregúntele a quiénes vieron completa la de Gemini Man.

31. Que los zombies tienen más vida que nunca

Un año de buena cosecha de cerebros, tripas y comedia pese a que Jim Jarmusch hizo el ridículo del año con The Dead Don’t Die. El subgénero zombie se reavivó con la esperada secuela de Zombieland: Double Tap (divertida aunque más de lo mismo) y la hilarante y muy fresca Little Monsters, donde Lupita Nyong’o está mucho mejor que esa piltrafa llamada Us (Jajajaja… Us, que chiste)

32. Que la Nouvelle Vague se quedó sin madre ni princesa

El mundo vio partir a la leyenda fílmica y feminista de Agnes Varda, matriarca y precursora de la Nouvelle Vague, no sin antes presentar en Berlín su último documental ¡Grande llegó y grande se va! Por otro lado el principado también quedó vacío con el fallecimiento de Anna Karina, la musa de la corriente francesa e inspiración no solo de Godard, sino de toda una década de cine francés. Que descansen en paz

33. Que el nuevo Batman no hace ejercicio, pero si actúa

Más vale tener a un Batman que sepa actuar a uno que esté mamalón, y es que los seguidores del murciélago deberían de estar más que complacidos con la contratación de Robert Pattinson, actor que ya hace mucho se sacudió la brillantina  para convertirse en uno de los histriones más destacables de su generación ¡Y para muestra este año! Donde fue lo más interesante de la fallida producción de Netflix, The King, así como también fue parte de tal vez el duelo actoral más intenso del 2019 en The Lighthouse (además su participación en Waiting for the Barbarians, otra que aún no podemos ver)

34. Que los gatos perdieron sus 7 vidas

No sabemos si Cats se convertirá en uno de esos casos de culto por lo perturbadora y abominable que es, pero una cosa queda muy clara después de ver esta cat-astrófica adaptación, y es que los perros son mucho más pinches bonitos que esta bola de mutantes hijos de perra ¿o gata?

35. Que no se debe perder como lágrimas en la lluvia

Los actores Peter Fonda, Danny Aiello, Rutger Hauer, Robert Forster, Peter Mayhew, Rip Torn, Albert Finney y Doris Day entre los más conocidos (además de Karina). Por otro parte a Varda se le unieron John Singleton y Franco Zefirelli, entre las figuras directivas más recordadas. Que descansen en paz

36. Que la televisión se puso al tú por tú

A los esperados regresos de Mindhunter y Dark de Netflix se unieron la sorpresiva y hasta ahora de culto Watchmen de HBO. No olvidemos la adorable y explosiva aventura llena de fuerza de The Mandalorian de Disney+, la surreal Undone de Amazon, los medianos regresos de True Detective, Black Mirror, The Crown y Big Little Lies, así como también los atractivos experimentos que apenas arrancan como Love, Death and Robots y The Witcher, sin dejar de lado la sensación de mediados de año Chernobyl (y si alguien pensó en la mierda de Game of Thrones le debería dar vergüenza)

37. Que Chucky casi le gana a los Derbez como lo peor del año

Sin duda y otra vez películas como Doblemente Embarazada y el remake de Como si fuera la primera vez significaron lo peor del cine (tal vez de la década e historia en cuanto se refiere a cine mexicano), pero créanme que el remake de Child’s Play quedó este año muy cerca de desbancarlos. Otras calamidades fueron Serenity, Gemini Man, Robert the Bruce, Escape Room, Playmobil y…

38. Que Emilia Clarke es la peor actriz de su generación

Last Christmas y Game of Thrones ¿Necesitan otra prueba? Eso sí, tal vez sea la sonrisa más bonita también de su generación.

39. Que fue un año de grandes actuaciones

Que poder de histrionismo acabamos de presenciar este año: Anthony Hopkins y Jonathan Pryce (The Two Popes), Joaquin Phoniex (Joker), Kang Ho Song y Yeo jeong Jo (Parasite), Brad Pitt, Adam Driver, Scarlett Johansson, Christian Bale (Ford v. Ferrari), Renee Zellweger (Judy), Trine Dyrholm (Queen of Hearts), Taron Edgerton, Robert Pattinson, Willem Dafoe, Zac Efron, Julianne Moore, Eddie Murphy, Edward Norton, entre otros

40. Que fue una excelente cosecha fílmica

Estamos hablando de una de las mejores cosechas fílmicas de la década, tanto para el cine yanqui como para el europeo y asiático. En el particular caso de su servidor, en años pasados recientes costaba trabajo escoger 20 de calidad, pero este año cuesta trabajo dejar fuera muchas, por lo que mi TOP tradicional del año (que publicaré a principios de febrero) se irá en esta ocasión a 30 ¡Gran año de muy buen cine!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*