Las 5 Mejores Películas de Blake Edwards

Es chistoso, pero ahora me doy cuenta que en muchos de mis recuerdos cinematográficos se encuentra Blake Edwards, un nombre que muy seguramente a estas generaciones de Maestros Pokemon no les suene, pero que quizá a los primeros esbozos de los Milennians como su servidor sea un accidentado referente dentro de su posible influencia cultural y/o audio visual. Ahora que analizó su figura, doy más relevancia al hecho de la creación de aquellos personajes y acordes de cierta pantera rosa; también recuerdo horas y horas de risas en la educación cinéfila que mis padres me dieron a través de un accidentado “guateque”; o bien, que a variadas amistades femeninas con las que he convivido se han trazado un mapa de Audrey Hepburn como una de sus heroínas personales en aquel desayuno con diamantes.

blakeedwards718

Recuerdo también aquella ceremonia del Oscar del 2004 donde Jim Carrey culpaba a Edwards de su existencia mientras le otorgaba (En una hilarante entrada al estrado al mejor estilo de su tono y gag humorístico) la estatuilla honorífica a su carrera. En dicho momento (Uno de los mejores), la actitud de aquel octogenario me respondió una de mis dudas existenciales haciendo alusión al porque algunas personas, como mi abuela por ejemplo, siguen fuertes y con un sentido del humor envidiable y lo que es más sorprendente…  íntegro y adaptable a las generaciones ¿La respuesta? La felicidad y la despreocupación de las situaciones banales.

Definitivamente la risa es la cura de cualquier enfermedad, preocupación y/o pesar, y este artista, actor, director, productor y guionista supo encausarla de manera brillante mediante una obra de variados estilos y/o tonos cómicos – dramáticos.

blake-edwards1

Hijo de una multimillonaria altruista, nieto de un legendario director de las primeras épocas de la Fox e hijastro de un asistente, guionista y actor de Hollywood, pareciera que el niño nacido en cuna de oro tenía el destino trazado para entrar por la puerta delantera a las grandes ligas de los estudios, pero no fue así. Decidiendo independizarse y comenzar por sí solo, las dificultades económicas de su juventud fueron sorteadas gracias a un comienzo en la radio y televisión, escribiendo historias y novelas policiacas. Pronto dicha tarea y contactos lo llevarían a una fugaz carrera como actor de 1942 a 1948, sin embargo su vida delante de cámaras sería de nuevo desplazada por su pasión en la escritura, tarea que desde 1948 y hasta 2010 lo llevarían a crear más de 70 guiones entre cine y televisión.

Aunque sus mayores éxitos se dieron en el género de la comedia, Edwards también se inmiscuyó en el drama con la misma calidad de resultados, creando incluso un estereotipo de humor elegante forjados a través de su primer éxito de la mano de cierta adaptación dela novela de Truman Capote y a una serie de curiosos accidentes que llevaron a aquel “Desayuno” a convertirse en uno de los icónicos culturales y cinematográficos más relevantes de la historia.

blake y julie jovenes

Director de más de 50 títulos y acreedor a variados reconocimientos en el rubro del guion y la comedia, recordamos las 5 mejores películas de este maestro del cine, leyenda del humor y artista despreocupado en el día de su cumpleaños.

 

  1. Victor Victoria (1982)

victor_victoria_xlg

Excelente comedia romántica musical repleta de diálogos frescos y situaciones divertidas que, además de convertirse en uno de los mayores referentes en cuanto a cambio de género en el cine, es también un testimonio de la habilidad de Edwards al dirigir grandes e impresionantes números musicales. Los enredos amorosos son inteligentemente planteados y exquisitamente interpretados por una tripleta inmejorable, comenzando por James Garner, pasando por uno de los papeles más memorables de su esposa Julie Andrews en un doble rol, y finalmente culminando con Robert Preston en una actuación secundaria que termina por robarse la cinta. Multi nominada a los Oscar, sus poco más de 2 horas de duración pasan en un abrir y cerrar de ojos gracias a la eficacia, espectacularidad y simpleza narrativa de nuestro guionista y director. La banda sonora de Henry Mancini sería el único galardón otrogado por la Academia

 

  1. The Pink Panther (1963)

MOV_8391014c_b

Uno de los estandartes de la parodia, este subgénero cómico es ahora solo un escupitajo frente a la magnitud humorística y madurez de la dupla conformada por Edwards y Peter Sellers, que si bien no congeniaban en cuanto a personalidades (¿Y quién lo hacía con Sellers?), si dieron inicio a uno de los mitos cómicos más prolíficos de nuestra era con el Inspector Jacques Clouseau y la figura de la Pantera Rosa, que aquí no es más que una joya muy preciada objeto de la hilarante situación criminal e indagatoria. Sin duda alguna, la exquisita presencia y el gag cómico del actor nunca hubieran sido los mismos sin las manos, estilo y desarrollo de su director, los cuales poco imaginaron que de aquí se desprendería no solo una saga fílmica (Venida a menos con cada secuela y remake) y uno de los seriales animados más queridos de la historia, sino también unos  acordes de Henry Mancini que serán parte por siempre de nuestro colectivo memorial

 

  1. Days of Wine and Roses (1962)

Days-of-Wine-and-Roses-film-images-333d5112-1440-45e5-bf6a-5dedb2b2aa9

Feroz y crudo drama sobre el alcoholismo y la autodestrucción que exprimieron a Jack Lemmon y a Lee Remick hasta la última gota de talento histriónico necesarios para interpretar a dos amantes arrebatados por el vicio y la obsesión. He aquí el testigo fílmico de que Edwards sabía sobrellevar esa honestidad cómica también a planos dramáticos realistas y brutales; su dirección y química hacía con sus actores fijaron un clásico de poca recordación que quedará como precedente de otras películas similares tales como Leaving Las Vegas. El visionado no es fácil, y menos para alguien con problemas de bebida o bien para los que hayan convivido cercano a estas, incluso llegando a convertirse en una cierta terapia de shock debido a la desgarradora puesta en escena. De nueva cuenta, Henry Mancini se llevaría el Oscar y la cinta quedaría en un plano de infravaloración.

 

  1. The Party (1968)

the-party.15869

La dupla Edwards – Sellers  no deja huecos para la seriedad. La historia es tan boba como brillante: un actor hindú que figura como extra es invitado accidentalmente a una fiesta privada donde la crema y nata de la industria fílmica se codea. Lo maravilloso aquí es, además de la actuación de Sellers, la naturalidad de la atmosfera creada por Edwards, donde un inadaptado y torpe personaje se ve dentro de una situación totalmente ajena a su cultura y estatus social y que bajo el tono humorístico alcanza incluso secuencias de “suspenso cómico” (Me atrevo a llamarlo así) en espera de las acciones de este hacía con su entorno. Una experiencia gratificante  e ingeniosa que sirve para dos cometidos: hacer que el espectador se orine de la risa y fungir como una sátira social hacia la división de estratos y culturas. Sin duda la mejor colaboración de la dupla y que ha sufrido desconocimiento debido a su falta de comercialidad, pero que al final resuelve el misterio de la existencia de Jim Carrey en su faceta cómica y de la mediocridad de un tal Mr. Bean

.

  1. Breakfast at Tiffany’s (1961)

poster-4098

Juguetona, coqueta, exótica, quizá la encarnación del cine de Edwards sea ella… Holly Golightly, la bella joven neoyorquina interpretada de manera inolvidable por la hermosa Audrey Hepburn. De la novela de Truman Capote, el escritor tenía en mente a Marilyn Monroe para el papel principal, pero la visión de Edwards fue la que seleccionó a Audrey, imprimiéndole ese porte y presencia a su narrativa, necesarios para la construcción de uno de los mayores clásicos del cine y de la cultura pop. El tema es complejo y el tema de la feminidad como compañía muy delicado, sin embargo la habilidad del director se resume a siempre tratar el riesgo con la simpleza de una comicidad elegante, dulce y bella de pies a cabeza y en todo segundo de su metraje, convirtiendo a esta en un relato amoroso lleno de gracia. Fresca y muy divertida, en términos estrictos quizá no sea su mejor film, sin embargo los factores y ese halo de distinción llamado “Hepburn” la distinguen como su más reconocida obra

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*