Las 5 Mejores Películas de Frances McDormand

Por destino y por convicción, el talento nato de una de las mejores actrices de nuestra era se encausó cuando una madre soltera dio en adopción a un bebé de 18 meses llamada Cynthia Ann Smith, la cual quedó a cargo de una familia canadiense peregrina y religiosa que la rebautizó como Frances Louise McDormand. Aquella chiquilla fue a parar a una secundaria de Pennsylvania donde tomaría el rol de Lady Macbeth en una obra de teatro estudiantil, descubriendo así su verdadera vocación.

Abandonaría su hogar adoptivo para perseguir su sueño, camino que la llevó al teatro de Trinidad y Tobago y de regreso a Broadway a principios de los 80. Otra jugada del destino estaba a punto de suscitarse cuando su amiga Holly Hunter dejara pasar un llamado al casting de la primera película de unos tales “hermanos”, por lo que McDormand tomaría su lugar. Aquella cinta sería tanto su debut como el de su futuro esposo y eterno amor, Joel Coen, el formidable noir Blood Simple.

Inteligente, extrovertida, activista, talentosa y poseedora de una muy peculiar sensualidad (confieso que siempre he estado enamorado de ella), McDormand es desde mediados de los 80 uno de los rostros femeninos más emblemáticos de la actuación, recolectando en su prolífica y versátil carrera de más de 60 títulos, casi un centenar de premios de entre los que destacan 2 Oscar, 2 Globos de Oro, un Tony, un Emmy, un BAFTA y reconocimientos especiales en los Festivales de Sundance, Venecia y Toronto. Siendo una constante dentro del cine de los Coen y de Wes Anderson, McDormand se ha caracterizado por sus habilidades cómicas y/o dramáticas, generando personajes que van desde la ternura o ingenuidad extrema, hasta la fortaleza y valentía más brava e intensa.

Celebremos sus 63 años recordando sus 5 Mejores Películas, no sin antes compartirles que acabo de descubrir que salió también en Darkman de Sam Raimi, siendo el interés amoroso de Liam Neeson ¡Menuda revelación! Solo un dato curioso para los(as) amigos(as).

 

Bonus. Hidden Agenda (Loach, 1990)

Si bien pudiéramos incluir aquí a varias de sus actuaciones de reparto tales como Short Cuts, Almost Famous o North Country (las tres con nominaciones en Osar o Globo), es de admirarse que un cineasta de la envergadura de Loach la haya seleccionado para protagonizar este poderoso y cruento thriller político contra la administración de Tatcher. Si bien Brian Cox se roba la película, la impotencia del relato es perfectamente representada por una McDormand aún joven que aquí funge como un elemento que va a la deriva dentro de un mar de conspiraciones que rebasan a la persistente pero aún ingenua abogada en búsqueda de la verdad y de justicia. La secuencia final nos deja ver el promisorio futuro de McDormand en estos papeles de intenso mensaje social.

 

5 – Mississipi Burning (Parker, 1988)

Me queda claro que esta actuación de reparto que raya en la perfección (su primera nominación al Oscar) debió sorprender al mismo Ken Loach (para Hidden Agenda), más aún si se trataba de retratar otra miserable tragedia social (racial en este caso), solo que ahora en contraste con un papel sumamente complejo y que incluso en su discurso nos lleva a conocer (pero no a empatizar) a ese heredado e incomprensible “odio” racial. Notarán que en su primera corrida como actriz McDormand fungía como una especie de “femme fatale”, con toques de sensualidad y engaño que a la par y gracias a su talento nato resultaron en tremendas químicas con sus protagónicos, en esta ocasión un también excelente Gene Hackman. Un thriller que se ha vuelto más actual que nunca

 

4 – Blood Simple (Coen, 1984)

Un film noir y debut sobresalientes para los hermanos Coen, los cuáles comenzaban a plantear su estilo irónico y discrepante al enmarañar una serie de situación funestas, resultado de las malas decisiones de sus protagonistas. Como una peculiar femme fatale, McDormand será la víctima de esta serie de infortunios “macho – opresores”, denotando no solo una bravura actoral nata, sino también una naturalidad avasallante (y una indiscutible belleza) que seguiría persistiendo en todas las consecuentes asociaciones con su marido y cuñado (siete en total). Como dato extra, McDormand volvería a convertirse en una femme fatale para los Coen, solo que en un tono más humorístico y/o satírico en la también genial The Man Whos Wasn’t There (2001).

 

3 – Burn after Reading (Coen, 2008)

La vena cómica disparada y en su máxima expresión al servicio de la película con más “mcguffins” en la historia. Divertida, entrañable y con unas expresiones faciales que simplemente causan una sonrisa y culpable empatía hacía un personaje sumamente egoísta y superficial, vehículo narrativo que los Coen usan para desbordar todas sus desgracias y elementos distractores, y que al final de manera casi fortuita sale avante al siempre representar esa “artificialidad” humana, etiquetada de manera hilarante en los empleados de un gimnasio (una burla y toque maestro de los directores) ¿La villana de la historia? Posiblemente, pero su actuación es tan sobresaliente que su propia personalidad se convierte en el principal elemento “distractor” de esta humorística gran tragedia.

 

2 – Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (McDonagh, 2017)

La otra cara de la moneda, McDormand denota un dominio total del rol dramático y de la fortaleza femenina de la que se ha vuelto símbolo y ejemplo, uno que como en la película tiene un objetivo claro, la justicia, y no los efímeros activismos neo progresistas (lo dejó claro en su loco e inolvidable discurso al ganar su segundo Oscar).  Como la madre de una chica asesinada, McDormand se traga completamente la pantalla en una vorágine de intensidad y violencia, los cuáles resanan los “deus ex machina” en los que recae el relato de McDonagh, mientras se da a la tarea de personificar un retrato fiel de la impotencia femenina frente a la violencia y la opresión. Gran, gran actuación, pero…

 

1 – Fargo (Coen, 1996)

McDormand luce sencillamente adorable como una oficial de policía embarazada que se inmiscuye en la búsqueda y persecución de unos asesinos tan idiotas como el que los contrató. La serenidad, los gestos, la templanza de sus diálogos y la personalidad que McDormand imprime al papel son legendarios, encausando su más viva imagen y mejor actuación. Tan tierna como capaz, esta policía le valdría su primer e indiscutible Oscar, catapultándola hacía la industria como una actriz capaz de todo, al equilibrar sus facetas dramática – cómica de manera solemne y cautivante (el mejor ejemplo de su monstruosa capacidad y naturalidad se puede apreciar en la escena del primer interrogatorio a H. Macy en la agencia de autos ¡sublime!). ¿Lo mejor? Que al parecer aún nos falta mucha Frances.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*