Las 5 Mejores Películas de Gregory Peck

Excelencia actoral por donde se le quiera ver, a pesar de sus obvias limitaciones versátiles que para bien o mal experimentó a lo largo de su carrera, quizá sea su integridad personal la que también mantuvo a flote uno de los talentos mejor aprovechados y encausados de la época de oro en Hollywood, coleccionando así una estela de títulos que lo llevarían a ser uno de los actores con mayores clásicos en su currículo.

Nacido un 5 de abril de 1916, Gregory Peck fue un apasionado del cine desde su infancia, cuando a raíz del divorcio de sus padres, acompañaba a su tutora y abuela constantemente a las salas para vislumbrar en lo que se convertiría en el futuro, uno de los actores más prolíficos que como pocos, se mantuvo alejado de todo escándalo y/o polémica, incluso siendo reconocido junto a su gran amiga Audrey Hepburn, como uno de los símbolos artísticos con mayor labor humanitaria.

Ganador de más de una treintena de premios, destacando sus 2 Oscar, 6 Globos y premios honorarios en los Festivales de Berlín, Cannes y San Sebastián de entre sus 56 títulos y 6 decadas de carrera, recordamos al gran Gregory Peck con sus 5 Mejores Películas.

 

Bonus. Moby Dick (John Huston, 1956)

Fuera de zona de confort, el guion de Ray Bradbury, la dirección de Huston y el protagónico de Peck recrearon no solo un producto de aventuras mítico y de producción curiosa, sino tal vez la mejor adaptación del afamado relato de Herman Melville ¿Por qué incluir a esta en lugar de Twelve O’Clock High, The Guns of Navarrone o Spellbound? Como el obsesionado capitán Ahab, Peck quizá entregue el papel más alejado de su galante encasillamiento: un estilo de actuación destacable en el drama y la comedia, pero poco versátil en cuanto a su selección de trabajos. Aquí demuestra que hubiera podido solventar trabajos en otros rubros, proveyendo al trágico marinero de una personalidad tan oscura como carismática. Una de las aventuras más infravaloradas de la historia.

 

5 – Gentleman’s Agreement (Elia Kazan, 1947)

Es cierto que su temática ha disminuido con el tiempo debido a su falta de riesgo y condescendencia narrativa hacía el pueblo judío (99% de la población hollywoodense), sin embargo a pesar de un timorato Elia Kazan (que sorprende por lo “lame botas”), este drama se ha convertido en uno de las historias esenciales de aquella época gracia en mucha parte al trabajo de Peck y el vehículo que su papel encausa hacía el “antisemitismo”. Era lógico que ganara el Oscar (siendo una de las películas más pobres en cosechar premios al solo llevarse 3, con director y actriz de reparto), pero lo que resulta incoherente es no haberle concedido a Peck el que hubiera significado su primer Oscar ¿Hay mejores películas de Gregory Peck? Sí, pero su actuación aquí es excelente.

 

4 – Cape Fear (J. Lee Thompson, 1962)

Pasemos al apartado donde ya no habrá dudas sobre su talento precisamente en el año de su clímax como actor. Por un lado ganaría el Oscar por su papel más emblemático, pero también en este thriller Peck decide sobajar su propio y muchas veces ensayado papel para trabajar en pro de una química y competencia actoral exquisita con Robert Mitchum. El héroe de siempre se convierte entonces en su sombra, en una progresiva opresión que lo va llevando a la histeria y desesperanza con excelentes registros y resultados. Como dato curioso, para el remake de Martin Scorsese, Peck aparecería en un pequeño papel como el abogado de su enemigo original “Max Cady” (Robert De Niro), siendo ahora el “Sam Bowden” de Nick Nolte el afectado.

 

3 – The Gunfighter (Henry King, 1950)

Aunque Peck no tuvo mucha suerte con el western, The Gunfighter es poesía pura para el género, una venganza fugaz y en forma de muerte donde Peck personifica y engloba la naturaleza del antihéroe de este tipo de relatos a través de una peculiar introspección psicológica. Así pues, la sombra de intolerancia social que persigue al pistolero en los salvajes tiempos del oeste se convierte en un tópico pocas veces concurrido y que aquí ve sin duda uno de sus dos más grandes ponentes en la historia (Clint Eastwood haría algo similar 42 años después en Unforgiven). La actuación de Peck es tan solemne como esencial, prácticamente cargando con el peso dramático de todo el relato y construyendo a uno de los personajes más trágicos del western.

 

2 – Roman Holiday (William Wyler, 1953)

Gregory Peck y Audrey Hepburn en Roman Holiday (póster)Las cualidades románticas de Peck resultaron ser tan frescas como adelantadas a su tiempo, quizá fruto de la soberbia y honesta química que creó con su amiga en la vida real, Audrey Hepburn, y es que a la fecha es difícil imaginar al uno sin el otro en lo que es verdaderamente una de las mejores películas cómico – románticas de todos los tiempos, y que además, funciona a la par como una guía turística nada forzada, sino sustancial de la ciudad de Roma. A su brillante chispa y carisma en pantalla se le añade por supuesto la libertad de la improvisación que Peck desarrolló en un par de escenas, creando así un ambiente fílmico de amor palpable y muy verosímil. El final “un poco trágico“, por supuesto ensalzó el resultado del film inmediatamente al culto.

 

1 – To Kill a Mockingbird (Robert Mulligan, 1962)

Gregory Peck en To Kill a Mockingbird (poster)Estamos ante la antonomasia de la figura “Padre-Madre”, el auténtico “Padre Luchón” de la historia fílmica, el inigualable Atticus Finch, papá, mamá, abogado, buen tirador, amable, respetuoso, comunicador, defensor, valiente, justo, sensible y apegado a todas las normas éticas y valores que cualquier educador y/o tutor debería aspirar. Interpretado de manera grandiosa por Gregory Peck en el clímax de su carrera y personaje, esta actuación de Oscar es al igual que el relato de Harper Lee, espontánea y emotiva, con una estructura narrativa aún vigente gracias al tratamiento de visión y percepción infantil. Legendaria fábula sobre la pobreza y la justicia, existen un par de escenas donde la intensidad dramática desplegada por Peck le valieron su confirmación como uno de los más grandes histriones de la historia

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


4 Comments

  • Si el genero de los comics se hubiera tomado en serio en esa epoca, Gregory Peck hubiera hecho el mejor Superman de la historia, no por nada Christopher Reeve (y los escritores de Superman actuales) toman mucho de la actuacion de Peck como Atticus Finch para darle forma fisica y espiritual a Clark Kent…

    Y tienes mucha razon, todo viajero que realmente quiera tener un viaje provechoso a Roma debe ver Roman Holiday y La Gran Belleza (por aquellas cosas que seguramente se le fueron a la otra cinta)

    Reply
    • De hecho mucha de mi guía turística en un viajecito que hice por allá fue gracias a las dos que menciona estimado jajaja
      Y si, aunque Reeve me parece un excelebte Superman, imaginar a Peck hubiera sido genial ¿aunque ya estaba un poco viejo no?

      Reply
      • Bueno, para el Superman del 78, Peck tenia la edad suficiente para ser el papa de Clark y para la epoca en que Peck hubiera sido Superman aun no habia suficientes buenas historias para que el lo actuara como Dios manda, pero de consuelo, el director de Superman lo volvio el papa de Damien en La Profecia por esos lares

        Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*