Las 5 Mejores Películas de Renée Zellweger

Selectiva, bella y talentosa, con tan solo 38 largometrajes en el cine, Renee Zellweger se ha hecho del respeto, cariño y del odio de la audiencia, esto gracias a su capacidad interpretativa que le ha permitido desempeñar tan entrañables como trágicos u odiosos personajes, incluso transformando su físico, aplicando el método y pareciendo en ocasiones ser una total diferente actriz de un papel a otro.

Nacida un 25 de abril de 1969, la también estudiante prodigio terminaría su carrera en comunicaciones, radio y televisión un año antes de lo previsto, dedicándose al periodismo, sin embargo fue en esa época cuando descubrió su verdadera vocación y decidió comenzar a estudiar teatro mientras buscaba castings en la industria fílmica local de Texas. Aunque conseguiría algunos pequeños papeles en algunas cintas serie b que a la larga se hicieron conocidos por varias presencias actorales curiosas, fue hasta mediados de los 90 en donde se trasladaría a Los Ángeles gracias a las buenas recomendaciones y así poder conseguir sus primeros papeles importantes, los cuales la catapultaron como más que una cara bonita dentro del drama, la comedia y el romance.

También icono de fortaleza y feminidad en la pantalla grande, Renee ya posee 2 Oscar, 2 BAFTA y 4 Globos de Oro dentro de sus más de 50 premios, haciéndola una de las mejores ponderadas y galardonadas de Hollywood teniendo en cuenta que ni llega a las 40 películas en su haber

Celebremos a Renee con sus 5 Mejores Películas

 

5 – Cold Mountain (Anthony Minghella, 2003)

En lo personal, esta fábula de la Guerra Civil en su combinación con la Odisea de Homero, me parece una cinta que falla dentro de la impresión de ritmo dentro de su arco principal (el retorno del soldado), sin embargo son sus poderosas interpretaciones repletas de ese aura de cine clásico, con textos teatrales y literarios, y por momentos de mucho impacto emocional, las que te mantienen interesado en el por momentos culebrón bélico. De entre los referidos, sin duda es la presencia de Zellweger como la “ranchera” recia y que esconde su desesperanza en una faceta de rudeza y esa imagen de “marimacho” (para pura supervivencia), la que destaca por sobre Kidman y Law, haciéndose de un muy emocional y justo Oscar como mejor actriz de reparto

 

4 – Chicago (Rob Marshall, 2002)

El último gran musical fue un ejemplo de maestría adaptativa; del teatro al cine, Marshall supo transformar la estática de los escenarios de Broadway en el movimiento cinematográfico a través de una gran escala técnica, de luces, sonidos, danzas, fotografía, planos y fastuosas secuencias musicales que compiten entre ellas bajo el mismo estándar de calidad. Así es como debería ser una representante del Oscar: espectacular, bella, altamente entretenida, de un gran guion, actuaciones y cualidades técnicas. Por supuesto que para esto se necesitaban actores a la altura del show, y Zellweger quedaría más que perfecta en el papel de la odiosa Roxy Hart, un personaje de moral e inteligencia cuestionables  ¡Eso era Chicago! Una cinta que merece mucho más respeto

 

3 – Bridget Jones’s Diary (Sharon Maguire, 2001)

Aunque ya había despegado dentro de la comedia romántica con Jerry Maguire, la realidad es que su potencia como actriz cómica – romántica – dramática se vería reflejada hasta el que quizá sea su papel más mediático o al menos mejor recordado, esto debido a la importancia de Bridget Jones dentro de la literatura y la cultura pop, especialmente dentro del círculo femenino como icono de fortaleza y naturalidad. Sobra decir que Renee hace suya a Jones, mostrándose no solo natural, sino también logrando una conexión inmediata con su persona, voz y acciones que la van definiendo dentro de su travesía vivencial y amorosa. Habría dos secuelas más, pero nunca nada como la original

 

2 – Judy (Rupert Goold, 2019)

Segundo Oscar de manera segura y justa, esta vez en como protagonista principal. Estamos hablando de una de las figuras más trágicas y queridas de Hollywood, y de la potente interpretación de Renee, que por momentos parece poseída por la misma Judy Garland. Dejemos de lado las imitaciones sobre el escenario que sus detractores se concentran en desprestigiar y enfoquémonos en el trasfondo que la actriz logra de Garland fuera del escenario, así como su desempeño con ese desgarrador “Over the Rainbow” final, una secuencia que resquebraja el corazón de cualquiera. No había más, esta era la mejor interpretación femenina del 2019 a pesar de lo pobre que es el film en general.

 

1 –Nurse Betty (Neil LaBute, 2000)

Gran cinta. Injustamente olvidada y ganadora del mejor guion en Cannes, esta genial y divertida road movie esconde sus cruentos temas (mafia, asesinatos y trastornos mentales) en un halo de inocencia y pureza tal y como lo simboliza “Betty”, un camarera que al ser asesinado su esposo, perjura que es enfermera y que su novio es el personaje cardiólogo de un culebrón televisivo, por lo que emprende un viaje sin saber que los matones de su esposo irán tras de ella pues sospechan que carga sin saberlo un preciado tesoro. Un cinismo encantador el que rodea el desarrollo de sus personajes y que enfrenta la maldad (hasta cierto puno ingenua) interpretada por Freeman y Rock, contra la pureza y enfermedad mental de una Zellweger sutil pero gigantesca en su actuación.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*