Las Verdaderas 25 Mejores Películas del Siglo XXI según Bedub (Parte 4 de 4)

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Llegamos al final del conteo y cosa extraña, no se vio Nolan, ni Spielberg, ni Tarantino, ni Scorsese, Ni González Iñárritu, ni Coen, ni Fincher, etc ¿Será qué nos han vendido como maravilloso algo que no lo es? ¿Será qué es hora de mirar más allá de la odiosa y mediocre industria Hollywoodense? ¿Será qué es hora de pensar por nosotros mismos (para variar)?

Para finalizar, a pesar que se abarcaron muchos países no estuvieron los cinco continentes, así que por África recomiendo Mooladé (2004) de Ousmane Sembene y Timbuktu (2014) de Abderrahmane Sissako. Y por Oceanía, Tanna (2015) de Martin Butler y Bentley Dean para completar un mundo lleno de cine.

 

Bonus. The Salt of the Earth (Wim Wenders, Alemania, 2014)

 

 

El humano promedio tan limitado en sus sentidos prácticamente se vuelve esclavo de sus ojos y no se permite un razonamiento mayor al visual. La invitación de Wenders es no limitarse a la impecable y sublime fotografía de Sebastiao Salgado sino adentrarse en las circunstancias en las que fueron tomadas. Dentro de este contexto hay una clara contraposición de lo que es ser humano; capaz de ser vil, cruel y miserable con sus semejantes y por otro lado capaz de dar lo mejor de sí para mostrar al mundo no sólo su arte sino  la realidad de la guerra, la pobreza, la lucha. Llegando a la conclusión que efectivamente el hombre es la sal de la tierra, cuando quiere puede darle el brillo necesario incluso a lo más pequeños detalles sin embargo se nota que después de todo lo vivido, el genial fotógrafo se canso de ser hombre, exactamente como Neruda lo dijo y encontró en la naturaleza su último refugio sin límites.

 

6. Bin-jip (Kim Ki Duk, Corea del sur, 2004)

 

 

Un riesgo gigantesco se tomó el maestro coreano al intentar darle forma a lo intangible que es el amor, salió muy bien librado gracias a la capacidad sobresaliente de mostrar a dos personajes vacios en sus vidas  pero que encuentran la forma de llenar esos espacios con el otro. Tae-Suk es un nómada que pasa sus días viviendo en casas de otras personas cuando estas están de vacaciones, no roba nada del mobiliario y más bien en gratitud arregla algunos problemas que tenga  el sitio. Sun-Hwa es una ex modelo que vive bajo el yugo de su esposo, dejándola encerrada todo el día, gracias a unos celos enfermizos. Tae Suk creyendo que la casa estaba vacía entra y sorpresivamente conoce Sun-Hwa, ninguno se pone a la defensiva y más bien empiezan a compartir sus soledades, intentando conjugar un amor etéreo a pesar de las circunstancias.

 

5. Mulholland Drive (David Lynch, Estados Unidos, 2001)

 

 

Muy pocos directores pueden considerarse realmente autores y  el crear un universo salido tanto de la imaginación como de las vísceras sólo le está permitido a algunos elegidos. Este es el caso de Lynch quien desde sus inicios logró saltarse completamente los estándares establecidos para dar rienda suelta a sus demonios y compartirlo con el resto del mundo. Su obra cumbre llegó con el nuevo milenio en un thriller onírico con cierto toque noir y surrealismo, que en cierta medida alza una crítica a la parte oscura de una sociedad idealizada.  Mantuvo a lo largo del metraje una serie de preguntas que nunca respondió o ¿sí?  Y en esa delgada línea sólo hay alguien que le puede darlas puntadas finales para establecer la relación de lo exhibido: USTED como  espectador.

 

 4. Werckmeister Harmóniák (Béla Tarr, Hungría, 2000)

 

 

Es difícil describir la sensación de encontrarse ante una pieza tan abrumadora artísticamente como la del maestro húngaro, la complejidad de la historia hace que el hilo argumental esté basado en ese vistoso y casi hipnótico movimiento de cámara aderezado con las dramáticas notas del compositor Mihaly Vig, no hay forma de rechazar esa invitación a este novedoso mundo que apreciaremos desde la primera secuencia. Un pequeño pueblo es trastornado por la aparición de una caravana en la que incluye como principales atracciones: La ballena más grande del mundo y al príncipe. La primera obviamente es atrayente el descomunal animal y el segundo atrae por las palabras de odio y repudio que ejerce en su discurso, dentro de un pueblo ignorante estas toman una relevancia crítica y peligrosa.

 

3. The Tree of Life (Terrence Malick, Estados Unidos, 2011)

 

 

Hay circunstancias (casi milagros) que unen a las personas para hacer algo extraordinario, sucedió con Ennio Morricone y Sergio Leone, Vadim Yúsov y Andréi Tarkovki, Bela Tarr y Mihaly Vig entre otros, y ocurre en este film en el que la alianza entre el maestro Malick y Lubezki produjo no sólo un poema visual sino que abarcó la evolución de la vida desde el principio del tiempo; pasando por el amor de familia, la hermandad, la naturaleza, la existencia y la profusa belleza de esta, hasta llegar a lo más profundo de sus frustraciones y miedos con la inevitable muerte.  Como una bellísima melodía incorporada en la obra llamada el rio de Moldavia, así es el tiempo y así es la vida, con una sorprende cantidad de obstáculos pero igual fluye; Majestuosa, esplendorosa e imponente.

 

2. Eternal Sunshine of the Spotless Mind (Michel Gondry, Estados Unidos, 2004)

 

 

La terrible agonía que supone el final de una relación, el mundo perfecto resquebrajado y sin manera de volverlo a unir, no se encuentra razón ni explicación por más obvias que estas sean y sólo una salida de ciencia ficción podría sanarlo en el corto plazo. Lacuna inc le ofrece la opción de borrar todo en su memoria con respecto a lo que le causó ese absurdo dolor pero ello implica también eliminar grandes momentos ¿Usted lo haría? De esa experiencia que todo ser humano ha tenido alguna vez en su vida, Charlie Kauffmann construye a cada personaje sufriendo incluso sin saberlo; el pasado, el presente y el futuro en clara disfunción cronológica y con un final esperanzador o tal vez no, y lo que a la larga queda de todos los momentos son recuerdos y aprendizajes.

 

1. Mr Nobody (Jaco Van Dormael, Bélgica, 2009)

 

 

La importancia relativa de la linealidad en el cine se va perdiendo en la medida en que uno disfruta más los fondos que las formas y esto vuelve a suceder en la cinta de Van Dormael donde no importa que el personaje pase de la infancia a la adultez, de tener a una compañera a tener otra, de una vida vacía a una vida completamente satisfactoria porque el contexto finalmente es la toma de decisiones del individuo. Todos los días es un mundo infinito de posibilidades que se cierran cuando uno escoge algo y sí hay arrepentimiento es simplemente asumir las consecuencias de la elección o tener el coraje y la valentía de asumir nuevos retos. Y todo queda resumido para el personaje en tres opciones: 1. Quedarse con la loca insoportable 2. Quedarse con el descarte 3. Quedarse con el amor de su vida ¿Con quién está usted?

Etiquetas:  

Acerca del autor

Bedub    


4 comentarios

  • El Árbol de la vida de Malick y Werckmeister Harmóniák de Tarr me aburren, son dos directores que no me llegan.
    Aun asi el resto de titulos sí que me gustan.
    Por ahi Zodiac de Fincher o Children of Men de Cuaron podrian representar el cine bueno de Hollywood.
    Le pasaré el link del post a un amigo para ver si se anima a ver Munholland Drive y Mr.Nobody porque cada vez que se las recomiendo me responde que no pueden ser tan buenas jajaja.
    Me ha gustado bastante el top en general, variadito como me gusta xd
    Saludos.

    Responder
    • De verdad le aburren Malick y Tarr??? Artísticamente son superiores y sí son difíciles de asimilar. A mi me gustan Zodiac y Children of Men, lo que no soporto es que nos quieran vender Hollywood como lo mejor, el top comprueba que no es así. Obligue a su amigo a ver Mr Nobody jajajaja
      Saludos y siga con nosotros

      Responder
  • Al lado de esa cúspide artística que es Werckmeister Harmóniák todas palidecen, incluida la de Lynch, que también es una obra maestra.

    Responder
    • Yo quede frío con la secuencia inicial, de la nada tanta imaginación y talento. Y después esa gloriosa escena del hospital, para ver una y mil veces. Y la música. Es una obra de arte compleja y completa.
      Saludos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*