Little Women: El poder de una historia clásica

Mujercitas ha sido un clásico que ha sobrevivido más de 150 años (Louisa May Alcott, 1868) y el cine se ha encargado de seguir manteniéndolo así a través de múltiples adaptaciones, mismas que han ofrecido distintas visiones de esta historia, a manera que se ha ido adaptando a las tendencias actuales, al mismo tiempo que busca conservar su carácter original.

En esta nueva versión, el primer foco de atención desde el anuncio de su realización, fue el atractivo elenco que lo conforma, esto sumado a directora Greta Gerwig, cuyo renombre ha ido incrementando desde su ópera prima Lady Bird en 2017.

Little Women sigue la vida las hermanas March a mediados del siglo XIX, después de la Guerra Civil en Estados Unidos. Meg (Emma Watson), Jo (Saoirse Ronan), Beth (Eliza Scanlen) y Amy (Florence Pugh) son las 4 hermanas que se enfrentarán a todos los retos que significa pasar de la adolescencia a la vida adulta. 

La cinta tiene una línea narrativa que va brincando entre el presente y el pasado, una técnica que funciona muy hábilmente pues ayuda a definir las personalidades y anhelos de cada una de las hermanas, a la par que le da mayor fuerza a los lazos y situaciones de las que han sido parte a lo largo de los años. La historia no es la más atractiva, situación que de alguna manera se siente más dinámica al hacer saltos en el tiempo que le dan más sentido a los acontecimientos actuales. 

Hermosamente diseñada tanto en producción como vestuario, otro de los puntos fuertes de esta propuesta son duda algunas de las actuaciones: Saoirse Ronan sigue demostrando que es una de las mejores actrices de su generación, ofreciendo una Jo que solo se aleja a la de mi imaginación porque no tiene el cabello lo suficientemente oscuro; Timothée Chalamet se encuentra encantador en un papel de Laurie que parece encajarle a la perfección; mientras que Meryl Streep ofrece una actuación precisa como la rigurosa y adinerada tía March.

El lado feminista del filme no pudo tener un mejor enfoque. No solo los personajes son fieles a sus deseos e inquietudes, la directora se encarga de crear esta atmósfera de fortaleza femenina en la que todo se siente natural y nada es excesivo, dando una orientación final que fuera de alejarse de la naturaleza del libro, le da mayor fortaleza y lo hace más significativo.

Algunos elementos no se sienten tan sólidos como se intentan presentar, tal es el caso de la pobreza en la que viven, la cual no se ve tal cual te la quieren hacer notar con palabras. Así es como también algunas escenas se sienten metidas por motivo de importancia más no son fundamentadas de manera que el espectador no puede entenderlas si no tiene el contexto previo del libro. 

Una cosa que en lo personal me causó un poco de incomodidad, fue el hecho de que la edad de las hermanas fue cambiada a una mayor, alejándose un poco de la época en la que está situada la historia y perdiendo un poco el sentido de credibilidad. Aunado a esto, la edad de las actrices es muy similar en la vida real, por lo que la hermana más pequeña, Amy (Florence Pugh), no daba la impresión de serlo, siendo además en personalidad, el personaje más alejado de su esencia original. 

Hablando de otras de las actuaciones, es Emma Watson quien sigue demostrando que es más popularidad que talento lo que nos muestra, pues aunque su personaje no es el más atractivo, su acartonada actuación lo hace ver aún menos interesante. En el caso de Chris Cooper, fue probablemente el enfoque del personaje lo que lo hizo pasar un poco desapercibido y no lograr crear esa empatía que el abuelo Laurence debe transmitir.

Little Women es una película bonita, aunque si bien no cuenta la historia más emocionante, tiene el carisma suficiente para cautivar a los más soñadores; siendo la adaptación a la novela más fiel hasta la fecha y la cual deja el mensaje final correcto para posicionar a Greta Gerwig como una de las directoras más prometedoras de la actualidad.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


1 comentario

  • Entonces algo hace ding en mi cabeza… con razon siempre pense que el personaje de Florence Pugh era el incorrecto al compararlo con la cinta de Winona Ryder., en el momento en que mencionas lo del personaje de Amy.. me falta leer mas entre lineas…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*