Macabro 2018: Master Class de Mick Garris

Más que una clase magistral, la experiencia de quienes asistieron a la Cineteca Nacional de la Ciudad de México fue una conversación íntima y agradable con el realizador estadounidense Mick Garris, invitado especial de Macabro XVII. Nacido en Santa Mónica, California, en diciembre de 1951, Mick Garris ha logrado el reconocimiento como director, escritor y productor de películas de horror entre las que destacan varias adaptaciones de Stephen King y la serie Masters of Horror de la cual es creador.

Con un estilo amable y desenfadado, el otrora director de Sleepwalkers y Critters 2 contestó a todas y cada una de las preguntas de los fanáticos que celebraron cada una de sus intervenciones.

He tenido la suerte de vivir de lo que más me gusta hacer, lo he hecho durante 30 años y todavía puedo hacerlo. He tenido la fortuna de estar siempre cerca del cine de terror y considero que es el género más profundo que hay en la cinematografía. El buen horror antes que nada tiene que ser buen drama y tiene que ponerse en contacto con sentimientos profundos y arraigados para obtener una respuesta. También es importante ser un narrador de historias, hay quienes las escriben a partir de las películas que han visto o los libros que han leído, pero también es importante vivir una vida plena, se enamore, le rompan el corazón, pierda la gente cercana a uno, ganar canas, es así como se obtienen las historias más profundas para contar.

Yo empecé a escribir historias de terror a los 12 años pero no me pagaron por ello hasta llegar a los 33. La primera persona que me contrató fue Steven Spielberg que es bastante agradable, y he tenido la oportunidad de trabajar con mis héroes. Participé en una banda de rock cuando era adolescente; fui periodista televisivo, entrevisté a Janis Joplin y Jimmy Hendrix.

Las películas y libros que más me han influenciado tienen que ver con el terror: el trabajo de David Cronenberg, Stephen King, Clive Barker, Richard Matheson. Pero también de otros géneros como Raymond Chandler, James Ellroy, narradores de novela negra.

Ya había leído toda la obra de Stephen King para cuando lo conocí en el 92. Fue la mejor época de mi vida. Él entiende la diferencia entre los libros y las películas. Cuando la gente se le acerca para decirle que hicieron una mala adaptación de una de sus obras, responde “el libro sigue ahí nada más salió una película jodidísima”. Una vez más, trabajar con Stephen King fue maravilloso, en el set es como un niño grande jugando con trenes. Tenemos historias similares, ambos fuimos criados por madres solteras con poco dinero, y aunque él es un poco más grande que yo, crecimos viendo las mismas películas, leyendo los mismos comics, ha sido una gran experiencia trabajar con él.

En lo que respecta a propuestas de cine recientes, ayer tuve la oportunidad de ver en Macabro, Luciferina y fue sorprendente, me pareció imaginativa, intuitiva y nunca vi hacia donde iba la película, me pareció maravilloso.  Por ejemplo, la película Un lugar silencioso, me enteré fue escrita y dirigida por un actor que se dedica principalmente a hacer programas de comedia, no obstante, me pareció una obra bastante completa y estilizada para ser obra de alguien que realmente no se dedica al género.

En cuanto a mi trabajo en la actualidad, siento que es más emotivo y he desarrollado un sub-género que es el terror Emo. Para que quedé asentado ¡Odio producir! Mi labor como productor consiste en reunir una gran cantidad de gente, ponerlos a trabajar y que no se metan con ellos. No me gusta producir cosas en las que no estoy involucrado.

Hay algo que nadie me ha preguntado y es sobre la serie de El resplandor pero de todas formas voy a comentarlo. Es de todos bien sabido que a Stephen King no le gustó la película de Stanley Kubrick. La odió. Los textos de King son muy cálidos y las películas de Kubrick son muy frías. Es una buena película de Kubrick pero una mala adaptación de Stephen King. Él dijo que ahora quería hacer una serie y que yo la dirigiera.

En relación a mi participación en Once Upon a Time, nunca he querido ser un director que realice encargos de televisión, pero descubrí que es bastante emocionante tener la oportunidad de trabajar con lo más nuevo en tecnología para filmación, claro al final también se recibe un cheque, pero es una oportunidad para hacer cosas con gente nueva y fresca. En la serie filmé la escena más emotiva de toda mi carrera y eso me hace sentir orgulloso de participar en un proyecto así.

En cuanto a decir quién es el mejor director de cine de horror, nunca he visto la creatividad como una competencia entonces, no puedo ver los Oscares, no puedo elegir entre un artista y otro. Aclarado el punto, debo decir que David Cronenberg es uno de mis favoritos, Tobe Hooper, Guillermo Del Toro, es difícil para mí elegir entre alguno de ellos.

Mi primer contacto con el cine de México fue viendo en televisión las películas de El Santo, no considero que sea representativo del cine de horror mexicano, pero por ejemplo, mientras estaba preparándome para dirigir The Stand, Guillermo Del Toro me contactó para presentarme a su fotógrafo. Nos reunimos y fue cuando me enamoré del cine de horror mexicano.

En otro festival realizado aquí, conocí a la guionista Sandra Becerril y me encantó, me dejé llevar por la pasión que sentía por el cine de horror. Esa es la razón por la que ella también es parte de Nightmare Cinema, mi idea era hacer un proyecto diverso culturalmente hablando con creadores de todo el mundo, el segmento en el que ella participó tiene un punto de vista católico y latino aunque fue dirigido por un japonés que tiene el mismo gusto por lo sanguinario. He descubierto que la gente en México es más apasionada y artística de lo que he visto en otras partes del mundo y juro que no he dicho lo mismo en otros países.

Con Master of Horror pasó algo interesante, porque los directores que hacían horror no trabajaban juntos. Nos empezamos a reunir y durante esos encuentros escuchamos que nos sentíamos frustrados porque no teníamos en donde presentar nuestras historias imprimiendo nuestro sello personal. Así nació mi idea para el programa. Junté a la gente y me reuní con los productores y les dije que si estarían dispuestos a participar en una serie semanal de una hora con diferentes realizadores y lo que más gusto me dio es que los tres principales aceptaron, uno en particular dijo ¿Cuánto va a costar y cuándo podemos iniciar? Inmediatamente comenzamos la pre-producción.

De todos los directores con los que he trabajado he aprendido algo, cuándo sostener una toma, cómo comunicarme con los actores, y sobre todo motivar a la gente para que sea mejor y crezca en su trabajo.

De todas mis películas la más personal ha sido Riding the bullet, quizá la menos exitosa económicamente hablando y la más atacada por la crítica. Trabajé con un cuento corto de 36 páginas y eso me brindó la oportunidad de desarrollar más la historia. Trata sobre la muerte y cómo afrontarla, de cómo apreciar a la gente que está en tu vida. Fue lo primero que Stephen King escribió después del fatídico accidente en donde casi pierde la vida.

La mosca 2 es uno de los proyectos menos gratificantes de mi carrera, de hecho Cronenberg fue el que me recomendó que escribiera una secuela para la película y yo traté de hacer una historia más compleja para desarrollar al personaje. En realidad se me ocurrió algo maravilloso que no les voy a decir porque espero utilizarlo en el futuro, pero lo que el productor quería era una película de terror para adolescentes ¡No me jodas! (rie). No tengo nada en contra de esas películas pero el estudio lo complicó todo enormemente, por suerte fui rescatado y tuve la oportunidad de dirigir un proyecto con tanto “impacto social” como Critters 2 (rie).

¡Hocus Pocus! Cuando la escribí estaba en modo: Spielberg. Tenía el concepto, así que viaje a Massachusetts a buscar locaciones. Tuve la oportunidad de conocer la zona y encontré que había más brujas que en todo el mundo, la mayoría de ellas eran brujas de mentiras tipo New Age y descubrí que había una larga celebración que culminaba en una noche de Halloween y había por allí un árbol en donde se colgaba a las brujas. El guion se realizó realmente rápido, después me fui a hacer otros proyectos y años después se hizo la película con otra persona como director. Puedo decir que mi venganza fue de alguna forma tener tres créditos en la cinta.

Me siento como un gato que ya ha vivido cinco vidas y tengo curiosidad por saber cómo serán las dos o tres que me quedan. He tenido la fortuna de estar en tantos lugares como México en eventos como el festival Macabro. En verdad soy muy afortunado.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*