Macabro 2019: The Night Sitter, de Brujas y Ladrones

Ted Hopper, un papá soltero con complejo de Carlos Trejo (cazafantasmas de reality shows de tres pesos), contrata a la niñera Amber, para que cuide durante una noche a dos chamacos, uno de ellos es su hijo Kevin y el otro es Ronnie, hijo de su novia con la que él susodicho seguramente se irá a echar pasión. A falta de una persona que en estos tiempos quiera cuidar escuincles latosos, el padre da plena confianza a la niñera a quien acaba de conocer, lo que ya hace muy sospechoso el asunto.

Aprovechando la ausencia del señor aficionado al ocultismo, Amber revela a Kevin sus verdaderas intenciones: robar la casa ayudada por unos compinches que en verdad resultan bastante pinches. Pero salirse con la suya, resultará el menor de sus males cuando el descubrimiento de un libro diabólico propicie la aparición de una tercia de brujas conocidas como Las tres madres, las cuales no tienen idem.

El Cine B tiene características tan particulares que injusto sería analizarlo de la misma forma que a una producción distribuida por una de las grandes compañías de Hollywood. Para empezar, son películas que todavía pueden vanagloriarse de ser independientes, no como algunas presentadas en Sundance que de independientes solo conservan el mote. Son cintas cuyo bajo presupuesto obliga a sus realizadores a resolver las dificultades técnicas con recursos casi artesanales obteniendo, ora resultados aceptables, ora tan lamentables como risibles. Esto último ha derivado en que los responsables de filmar las mismas no se tomen las cosas en serio y aprovechando todo los elementos negativos (malos actores, efectos chafas, diálogos ridículos, argumentos sin pies ni cabeza, etc.) hagan de manera consciente películas tan malas que resulten quizá no buenas, pero sí bastante entretenidas valiéndoles sorbete la opinión de la crítica especializada, dicho en otras palabras, los chicos solo quieren divertiste.

Tal es el caso del colectivo Roller Disco Massacre, un grupo de cineastas de terror independiente comprometidos en ofrecer producciones que en cierta medida hagan referencia a las cintas favoritas de los fanáticos del género. The Night Sitter no podía ser la excepción y, desde el título ya encontramos el primer guiño ¿Cuántos slashers recuerdan que tengan como protagonista a una niñera? Más de una veintena (mencioné slashers no películas pornográficas). Después tenemos al papá misterioso que sueña con tener su programa de eventos paranormales (Halloween Resurrección/Rick Rosethal), seguido de la aparición de unos ladrones que no imaginan lo que les espera (La gente detrás de las paredes/ Wes Craven), quienes quedan atrapados en la casa iluminada por llamativos colores neón mientras el espectador escucha la siniestra música de un sintetizador (Suspiria/Dario Argento), siguiendo con la entrada en escena de un experto en ciencias ocultas (El día de la bestia/Alex de la Iglesia), para rematar con una posesión demoniaca (muy al estilo de Night of the demons/ Kevin Tenney).

Como puede ver querido lector, los clichés están a la orden del día y puestos al servicio de una comedia cargada de mala leche, mucho humor negro, algunos momentos chuscos  y unas muertes súper sangrientas presentadas en medio de situaciones tan alocadas que nos hacen preguntarnos ¿Estará bien que me esté riendo de estas cosas?

Lo mejor: la protagonista Elyse Dufour (¡Denle más oportunidades en cine! Actúa mejor que Eiza González y está más bonita)

Lo peor: Si después de la primera mitad los directores se animaron a romper el tono adolescente del inicio rodando cuánta secuencia violenta se les ocurrió, se quedaron cortos en lo que a escenas calenturientas se refiere. Nada como ver que se despachen a alguien en “el acto”.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*