Mamma Mia! Vamos Otra Vez al cine a cantar

Han pasado 10 años desde el estreno de Mamma Mia!, la adaptación fílmica de la obra de teatro basada por completo en canciones de la banda pop sueca ABBA que cuenta la clásica historia de una joven que, a punto de casarse, busca a su padre. En una era de infinitas secuelas, resulta disparatado que no haya más secuelas de musicales que tuvieron mucho éxito en taquilla durante su estreno. Quizás tenemos la idea de que es arriesgado realizar una secuela de un musical: es difícil vender la idea de sentarse dos horas y ver a actores cantando y bailando de la nada. Si a esto agregamos que ya no se usan voces de doblaje para suplir las voces de los actores, eso puede tener resultados brillantes o francamente catastróficos. Empero, es justo Mamma Mia! la que mejor potencial tiene para tener (muchas) secuelas: ABBA -y, francamente, cualquier banda musical exitosa- tiene un amplio repertorio musical conocido y querido por generaciones (no se hagan: estoy segura que escucharon y conocen a ABBA por los cassettes de sus mamás), y sólo necesita una buena historia para usar las canciones en una narrativa. Mamma Mia! Here We Go Again sorprende en muchos aspectos: tiene mejores secuencias musicales, es muy divertida, presenta dos historias sólidas que reafirman la historia de la película original.

Alternando entre el presente y finales de los años 70, el filme nos presenta cómo fue el verano decisivo de Donna (Meryl Streep/Lily James) cuando decidió irse a una isla griega y se divirtió con tres hombres diferentes, mientras Sophie (Amanda Seyfried) reflexiona sobre su conexión con su madre mientras se da cuenta que es más similar a ella de lo que creía. La genial edición de Pete Lambert y cuidada dirección de Ol Parker hace que los arcos narrativos de las protagonistas se desarrollen y balanceen de una forma magistral, replicando exitosamente la estructura de cierta secuela setentera que es considerada mejor que la original. Los números musicales están muy bien coordinados y se integran con facilidad a las historias, y el reparto realiza interpretaciones memorables. Lily James sorprende con su reinterpretación de la Joven Donna, mientras que Amanda Seyfried se ve más segura en su personaje. Como era esperado, Cher roba toda la atención una vez que aparece en pantalla, mientras que Christine Baranski y Julie Walters, así como Jessica Keenan Wynn y Alexa Davies en sus versiones jóvenes, arman un dúo dinámico impresionante, con la resonancia emocional, sabiduría y humor propia de las tías mayores.

Con secuencias maravillosas que, de verdad, te tendrán preguntando por qué tu vida no es un musical, Mamma Mia! Vamos Otra Vez es la sorpresiva joya musical que se corona como la más entretenida y divertida del verano.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*