Marriage Story: El amor en tiempos de separación

En el cine sobran las comedias románticas, hay una nueva cada semana intentando hacer reír y cautivar con una serie de clichés, pero sobretodo situaciones irreales que en lo personal me parecen ya más cansadas que divertidas. Es por eso que una historia de amor que tenga como toque central un tema como el divorcio, se siente como una brisa dentro del catálogo (específicamente de Netflix), convirtiéndose en una interesante propuesta desde el inicio.

Marriage Story (Historia de un matrimonio en Latinoamérica) cuenta la historia de Nicole, una actriz que dejó su carrera en el cine para ser parte del teatro junto con su esposo Charlie, quien es director. Al decidir separarse, tendrán que afrontar todas las consecuencias mientras tratan de llegar a un acuerdo por el bien de su hijo, Henry.

Comenzando por los protagonistas, Adam Driver y Scarlett Johansson muestran sus sólidas capacidades actorales, tanto individualmente como en conjunto, mientras son parte de un proceso de separación y poco a poco vamos conociendo más su trasfondo. El tema es por sí solo dramático, así que el director se las ingeniará para lograr una combinación ideal entre melodrama y risas.

Si algo aprecio enormemente, es esa capacidad de mezclar comedia con drama sin que se sienta forzado o fuera de lugar, mejor dicho, se incorpora de una manera muy humana tal cual como si se tratara de un episodio de nuestra vida diaria, donde no todo puede ser ni tan negro ni tan blanco.

Más que una historia sobre el pasado, Marriage Story se centra en contarnos el presente, y con ello todo el desarrollo de un divorcio, entre cambios y sorpresas, la cinta nos muestra el lado más humano de los personajes, razón por la cual se llega a sentir una gran conexión con ellos aun si no somos o hemos sido parte de una situación similar. Al fin y al cabo, las circunstancias que nos presentan son parte tan indudable de nuestra naturaleza, punto importante para que la película resulte cautivadora, ya sea entre sonrisas o lágrimas.

Dentro del lado técnico, podemos notar la inspiración de otros directores en la manera de encauzar algunas escenas, aspecto que le da un toque de intimidad y se vuelve esencial para que el filme sea más dinámico. Y hablando de su música (la cual escucho mientras escribo esto), su resaltable soundtrack está compuesto por entrañables melodías a cargo de Randy Newman, lo cual considero la cereza del pastel para terminar de deleitarse con esta cinta.

Marriage Story es una de las mejores películas del año, una historia de ruptura que reúne lo mejor entre drama y comedia para mostrarnos las fragilidades humanas de una manera poderosa pero sin dejar de lado la sensibilidad, una mezcla entre diversión y aflicción de la que no se puede ser indiferente.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*