Mary Poppins Regresa para musicalizar tu invierno

En la era de los reboots, remakes y secuelas interminables, una secuela del querido musical protagonizado por Julie Andrews y Dick Van Dyke sonaba disparatado y, quizás, otra señal de que a los grandes productores de Disney están teniendo una fuerte crisis creativa. La inclusión de Lin-Manuel Miranda, quien saltó a la fama después de su trabajo en Broadway con In The Heights y Hamilton, era buena señal, y más cuando se confirmó que Emily Blunt interpretaría a la nana mágica. Comenzó el filme, y el encanto del filme de 1964 estaba ahí, con un toque distinto. Mary Poppins Returns es, al mismo tiempo, un homenaje al filme original y una película que se puede ver sin necesidad de ver la original.

Londres, 1930. Michael Banks, padre viudo de tres niños pragmáticos, se enfrenta a una grave crisis financiera. Jane, su hermana sindicalista, lo apoya con lo que puede, pero se ven rebasados por la posible pérdida de su casa, la número 17 de la calle Cerezo. Es entonces que llega Mary Poppins, su antigua niñera, al rescate. El filme tiene sutiles homenajes al filme protagonizado por Andrews y los suficientes elementos nuevos para que no se sienta repetitiva ni tediosa, con un buen desarrollo de personajes y maravillosos números musicales.
El reparto realizan buenas actuaciones, siendo la dupla de Emily Blunt y Lin-Manuel Miranda la estrella brillante del filme. Empero, el corazón del filme está en Ben Whishaw, quien realiza una interpretación delicada y devastadora como el nuevo patriarca Banks y que, al igual que su padre, enfrenta una fuerte crisis personal. La dirección de Rob Marshall mantiene la atención completa en lo que ocurre en pantalla, y logra un ritmo adecuado, a pesar de que algunas secuencias musicales son más largas de lo necesario. La animación 2D (o tradicional) es una grata sorpresa, así como algunos breves cameos y una muy buena banda sonora.
Con una brillante y colorida paleta, un maravilloso diseño de vestuario, y una composición musical más cercana a los musicales de los años 60 que a los de esta década, Mary Poppins Returns es una mágica y conmovedora cinta que hace a un lado los cinismos de esta época para recordarnos que debemos pausar y considerar qué es lo importante de nuestros días.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*