Midsommar: El terror no funciona con muchas florecitas

Con grandes expectativas fui a ver esta película. No eran expectativas en vano, había leído algunas críticas y decían que era una gran cinta de terror, pero no de ese terror de ¡BUUH! No. Un terror psicológico, de ese que una vez que sales del cine no puedes sacarte las imágenes de la cabeza y pues si, iba hasta con miedo. Tanto que le dije a mi amiga que me iba acompañar que iba a ser algo fuerte y estaba advertida (ahora que lo pienso, capaz de que por eso me canceló a última hora… en fin)

Todo comienza con Dani (Florence Pugh), dejándoles a sus padres un mensaje en la contestadora (cosa que me hizo pensar que la película estaba situada en los 90) diciéndoles que estaba preocupada por unos correos electrónicos que había recibido de su hermana (toman el computador y nos sitúa en esta época). Después le llama a su novio Christian (Jack Reynor) para ver si salen un rato porque ella se quiere despegar un poco después de tanta tensión con la hermana. Se ve que el novio no tiene muchas ganas de salir, pero aun así acepta. Sucede tremenda tragedia con la familia de esta chica y pasados seis meses llega el verano. Pelle (Vilhelm Blomgren) el amigo sueco de Christian lo ha invitado a él y a otros dos amigos a pasar el verano en Suecia a la comunidad donde él pertenece y que cada año festejan el solsticio de verano con unas ceremonias muy particulares. Christian invita a Dani, pensando que ella no va a aceptar, sin embargo, acepta y se van todos a Suecia. Llegan a un lugar muy bellos en el campo, donde la gente va vestida de blanco, hay flores por todos lados y viven en casas comunes. Desde que llegan son recibidos con mucho cariño, los hacen participes de todos los eventos y ahí es donde empiezan los problemas.

El mismo director de Hereditary, Ari Aster, trata de darnos otra historia igual de terrible, sin embargo, algo pasa que Midsommar no lo logra. Si bien es cierto que tiene un buen trabajo de dirección, muy buena fotografía, excelentes actuaciones y la ambientación es algo muy particular que te mete en la trama por completo, hay algo que no termina de cuajar; al principio parece terror, pero no hay manera de que se logre la atmosfera cuando todo el tiempo parece que son las doce del día. No es que necesite a fuerzas la oscuridad, pero no lo logra como otras películas.

Tiene unas escenas que intentan ser perturbadoras, pero terminan siendo gore innecesario. Hay personajes que solo están ahí para incomodar al espectador pero que no aportan nada a la trama. Hay momentos en que es excesivo el uso del campo, de las flores y hasta de lo bonito que pretende ser todo con la intención de que sea, en el fondo, algo horrible, pero no lo logra, porque precisamente se siente forzado. Al final la trama termina siendo muy predecible, muy básica y no sabemos si vimos un thriller sobre una venganza, un ensayo de antropología o que fue eso, pero terror no fue.

Debo confesar que cuando terminó la película me quede con cara de “¿qué fue esto?” y tarde en digerirla, pero una vez bien masticada fue cuando llegue a esa conclusión. Si, la película de primer golpe puede impactar, pero en lo que vas caminando al carro, pagas un estacionamiento carísimo te das cuenta de que, te da mas miedo volver a pagar eso de estacionamiento que la misma película.

No funciona eso de terror con muchas, muchas, muchas florecitas.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*