Momentos Favoritos del Cine: 10 Things I Hate About You

He aquí el momento chick-flick adolescente de la semana, ¡que digo de la semana! seguramente del mes y es que estos momentos medio cursis por no decir ridículos, solo de vez en cuando son extraídos de un viejo baúl de recuerdos quinceañeros para ser expuestos ante la verdadera naturaleza de la vida. Se trata de una cinta noventera (como el título bien lo afirma) para que sea más creíble y aunque ud no lo crea: no, no es la escena del poema.

Remontémonos entonces a finales de milenio cuando las películas sobre romances preparatorianos abundaban en cartelera, o tal vez a inicios del nuevo cuando abundaban en la televisión; no es que eran joyitas ni mucho menos, pero sí contaban con un entretenimiento fuera de bromas exageradas o de lágrimas aparatosas (algo por demás frecuente en la actualidad) que era suficiente para al menos hacernos soñar y suspirar un rato. 10 Things I Hate About You encaja en ese molde de amoríos en High School que si bien incluye un puño de clichés predecibles, también cuenta con otros detalles (digamos soundtrack, digamos quotes, digamos Heath Ledger) que la hacen uno de mis gustos culpables por excelencia y digna poseedora de uno de mis momentos favoritos del cine.

h-ledger

Y bueno, aunque la historia del chico malo que por dinero invita a salir a la chica nada femenina, no fue nada nueva; lo cierto es que lo interesante resulta todo lo que transcurre alrededor de ese argumento principal, dejándonos al final con una cinta no tan melosa pero no por eso menos romántica (inspirada de hecho en una obra de Shakespare). El caso es que Ledger se veía bien papi una de mis escenas preferidas de este flick es esa secuencia en la que el bad boy Patrick Verona decide tener un gesto novelero para conquistar a la indomable de Kat: nada más y nada menos que cantarle Can’t take my eyes off of you en plena cancha deportiva y con micrófono cuando ella estaba teniendo su práctica de fútbol. Y miren que yo no soy fanática de esas escenitas attention whore estrafalarias y que me pidan matrimonio en un partido de beisbol es una de mis peores pesadillas por las noches, pero es que el tipo aparentemente “menos cursi” de la vida te dedique tremenda pieza y lo haga de esa manera tan divertida y sexy a la vez… ¡Es que quién podría resistirse a Heath Ledger! Aquí el dichoso momento:

¡Yo sí me caso! Otra razón más para amar esta gran canción de Sinatra.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*