Momentos Favoritos del Cine: Baby Driver – Opening Titles

Y con eso que estamos en el mood de películas muy musicales, es momento de recordar la reciente Baby Driver (2017), que dirigida por Edgar Wright, se consolidó el año pasado como una propuesta veraniega muy divertida en donde la música era una de sus protagonistas gracias a una genial mezcla y edición de sonido.

Por si no recuerdan, el filme cuenta la historia de Baby, un chico apasionado por la música que es un master al volante y cuya habilidad lo lleva a trabajar para Doc, una mente del crimen. Cansado de su estilo de vida, Baby debe cumplir una última misión antes de retirarse, pero el jefe no estará a dispuesto a perderlo tan fácil e intentará conservar al chico mientras él comienza a enamorarse de una chica llamada Débora.

El soundtrack pareció bastante atinado al presentarnos buenas canciones de antaño que no necesariamente correspondían a Tops #1, rompiendo con esa tendencia de incluir siempre canciones populares para apelar a la nostalgia. Si bien algunos la describían como un gran videoclip musical, la cinta supo aprovecharse de este elemento para provocar una experiencia que combinara lo visual con lo auditivo, utlizando para ello técnicas como la sincronización y el uso de componentes ópticos que ayudaran a contar una historia detrás de lo más evidente.

Una muestra clara de eso es su escena inicial, un plano secuencia de casi 3 minutos que funciona como una introducción ideal para presentarnos lo que veremos las próximas horas. La canción elegida es Harlem Shuffle de Bob & Earl, que acompaña a Baby en su recorrido de ida y vuelta hasta la cafetería mientras una serie de sucesos se sincronizan tanto con la letra como la melodía, dando pase a muchísimos detalles dignos de ser apreciados si se comienza a desmenuzar la secuencia segundo a segundo. Ejemplos de ello son las lyrics que se pueden observar en las calles de la ciudad (paredes y otros objetos), el guiño al futuro romance mientras compra café e incluso podemos ver al director caminando por uno de los reflejos. Un momento del cine bastante placentero cuando se ve con amor a la música.

¿Cuántas referencias pudieron contar?

 

—-

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*