Momentos Favoritos del Cine: Blade Runner

Corría el año de 1999 cuando su servidor comenzaba a armar una videoteca que a la fecha ya ha alcanzado el número de 849 títulos originales. Una de esas primeras que llegó a la repisa fue un VHS de cubierta negra (que sería reemplazada por un Blu Ray con el pasar de los años) y una portada incierta con un Harrison Ford animado debajo de un gran aviso que informaba que estaba adquiriendo el “Director’s Cut”. Para alguien de 13 años dicha leyenda no tenía ningún sentido, por lo que Blade Runner pasó a formar parte de mi colección con la única expectativa de haberla oído mencionar como un clásico de la ciencia ficción, género que junto con el western fueron mis primeros contactos con el cine (Aliens fue mi primera película, por cierto).

Al verla esa misma tarde, puedo decir que la cinta de Ridley Scott fue una grande aleccionadora dentro de mi pasión fílmica, no solo teniendo el primer contacto con aquella lúgubre atmósfera futurista llamada “cyberpunk”, sino también adentrándome al cine noir de manera definitiva.

Leyendo la obra original de Philip K. Dick un par de años después (que se convertiría en mi autor de ciencia ficción favorito con el pasar de los años), daré cuenta del valor de su adaptación, donde sus vicisitudes registran en la dimensión y comparación justa los elementos que la definirían como una de las piezas clave dentro de 2 géneros cinematográficos perfectamente definidos: la conjunción perfecta del cine negro con el de ciencia ficción. Su filosófica exposición y sus diálogos dispersos parecen solo maravillosos accidentes en un metraje que bien podría narrarse sin la necesidad de elemento sonoro, esto debido a la poderosa imaginería visual y a la precisión de su desarrollo el cual, dependiendo del corte que usted prefiera (años después vería la versión original y doy gracias a la vida por haberme encontrado primero con el muy superior corte del director), podrá apreciar desde distintos planos e intensidades el mismo objetivo… la alusión y el sueño de la vida misma por parte de seres que apenas comienzan a comprenderla.

El giro en su corte de director enriquece su trasfondo, sin embargo lo que desde su primera revisión me cautivó e impactó de sobremanera fue su final y aquellos diálogos tan surreales del Nexus 6 que resumían su vida, la redimían y a manera de herencia, se los daba a su cazador.

Recordemos ese gran momento en un año donde el futuro fílmico nos ha alcanzado; si los androides pueden soñar con ovejas eléctricas ¿por qué no perdonar? ¿Por qué no buscar más vida? ¿Por qué no llorar usando a la lluvia como sus lágrimas? La muerte natural es la más trascendental, es la concepción y el alcance de la paz y la tranquilidad, de la expiación, de la eternidad. El diálogo mítico refiere inmediatamente a la tristeza, a la perdida de la vida y de los recuerdos que conlleva la misma, por eso Roy realiza esa magnífica analogía hacia lo trascendente por parte de su vida intrascendente, perdiendo sus recuerdos pero al mismo asegurándose que su perseguidor los guarde en su mente a través de la misericordia con la que fue tratada su vida por un ente que no buscaba nada más que vida y tranquilidad en esta.

El final del Nexus 6 llegará con una paloma volando hacia los cielos, perfecta visión de esa perdurabilidad con la que su recuerdo será tratado por su mismo cazador. Feliz 2019.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • Basta con Blade Runner! Es una muy buena película y todo lo que quieran, pero cómo sobrevaloran esta escena! Más profunda es la escena del arquitecto en Matrix, pero muchos no la entienden por ser algo compleja.

    Responder
  • ¡¿849 películas?!

    Es cierto que su alter ego es Profesor de Literatura en una universidad de prestigio bien pagada y que empezó coleccionando películas desde su adolescencia (Yo empecé casi a la par que empezó este sitio y en ese entonces no me interesaba mucho el cine), pero no creo que sea suficiente dinero para esa cantidad.

    Pasando a la escena en cuestión, también es de mis favoritas y recuerdo que, para mi carrera de actuación y especialización en doblaje, tomé esta escena para una demostración de voz, demo que hasta el día de hoy conservo.

    Responder
    • No estimado. Mi alter ego es profesor de mercadotecnia y como mercadologo tengo una pequeña agencia de publicidad. A sus órdenes.
      Oiga ese dato se lo tenía muy guardadito. Cuente más sobre su carrera¡Por favor! Ya me dio mucha curiosidad y lo estimo mucho estimado

      Saludos

      Responder
  • Blade Runner es una de esas obras maestras que por ser tan adelantadas fueron poco comprendidas cuando se estrenaron, hasta que años después el gusto de la gente maduró lo suficiente como para entenderla y apreciarla, elevándola al nivel de película de culto o todo un clásico que marcó una diferencia en el cine de ciencia ficción (de BR 2049 mejor ni hablamos) Un elemento que contribuyó a la atmósfera tecnocratizada, oscura y fría, con tintes de calidez humana, fué la música de Vangelis, siendo hasta nuestros días uno de sus mejores trabajos. El pero viene por el pésimo tratamiento que le dió Vangelis a la música, tardándose mucho tiempo en realizar una versión oficial del soundtrack, en el cual los fans de BR empezaron a crear sus propias versiones, hasta que Vangelis empezó con sus “variaciones oficiales” que o tenían muy poco de ésto, o mucho de aquello, o con cortes y ediciones aquí y allá. Yo me dediqué a recopilar toda la música de Blade Runner, tanto las versiones oficiales como los bootlegs, y después de escucharla toda, hice, en una sola mezcla, lo que Vangelis nos debía de haber entregado desde hace mucho tiempo…https://www.mixcloud.com/centaury37/vangelis-blade-runner-1982-ost-suite/

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*