Momentos favoritos del cine: Lucifer en ‘Constantine’ es nuestro diablo favorito

Venom, la última película de antihéroes con superpoderes, resultó ser bastante mediocre al ser incapaz de decidir entre ser una comedia romántica de acción, una crítica a los emprendedores multimillonarios de Silicon Valley o el primer paso de las cintas de superhéroes hacia el horror. Por otro lado, me recordó esa breve era a inicios de siglo que puso a los superhéroes al centro de las películas de acción, y cuyas exploraciones hacia temas más oscuros resultaron en películas bastante malas.

Una de ellas tenía todo el potencial para ser brillante pero cayó con una pésima construcción de personajes y mal desarrollo de la historia: Constantine (2005). Dirigida por Francis Lawrence, protagonizada por Keanu Reeves, Rachel Weisz, Shia LaBeouf, Gavin Rossdale y Tilda Swinton, está basada en los oscuros cómics de DC/Vertigo ‘Hellblazer’, donde un detective de lo paranormal resuelve casos extraños relacionados con ocultismo. En la adaptación fílmica, John Constantine, con cáncer pulmonar en etapa terminal, ayuda a una agente policíaca a demostrar que la muerte de su hermana gemela no fue suicidio, sino algo mucho más siniestro.

Quien se roba la película por completo, y brilla de forma espeluznante, es Peter Stormare en el papel de Lucifer. A diferencia de otras interpretaciones de Satanás, Stormare presenta a uno sumamente humano: un tipo sumamente carismático, un poco creep pero no lo suficiente como para evitarlo por completo porque cae muy bien y quizás te pueda ayudar en algún punto aunque sabes, en lo profundo de tus entrañas, que te costará caro. Vaya, es un Lucifer que sí te podría persuadir de irte, con gusto, al infierno.

Con un traje impecablemente blanco, una mirada penetrante y voz grave, se aparece por primera vez a John para recolectar su podrida alma, y él lo convence de ir por un artefacto mítico que bien podría desatar el infierno en la tierra antes de llevárselo.

La escena favorita que, sin duda, fue lo mejor de este desecho fílmico no se encuentra por completo en Youtube: Constantine se sacrifica e intercambia su alma moribunda por la de Isabel (Weisz), para salvarla a ella de la condena eterna. Lucifer acepta, gustoso, y está por llevarse a Constantine al Averno cuando se da cuenta que fue engañado. Y decide salvarle la vida, con tal de darle la oportunidad de arruinar su vida nuevamente.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*