Momentos Favoritos del Cine: Max goes MAD!

Esta semana es el esperado regreso de la saga del loco Max a la pantalla grande con Mad Max: Fury Road, el cual promete bastante desde los pequeños adelantos que nos han mostrado llenos de acción y de intrigantes secuencias que habremos de comprobar a partir de este viernes. En Cinescopia nos encargamos de recordar este martes por qué es que nos emociona esta historia y cuáles son algunos de los momentos tan memorables de los filmes previos que los hacen entrañables.

La cinta de 1979, al ser la primera de la serie, nos mostraría el desarrollo del personaje de Max Rockatansky (Mel Gibson), quien comienza siendo parte de una patrulla de policías en un futuro post-apocalíptico con un fuerte caos social ocasionado por la falta de elementos para la supervivencia, en donde destacan los pandilleros en busca de combustible. Pero Max, un poco trastornado después de ver el destino de uno de los maleantes que perseguía, decide renunciar a su trabajo para tener una vida tranquila lejos de ese mundo “perverso”. Así el protagonista junto con su familia se aleja a disfrutar de la calma del campo, la cual no les dura lo suficiente pues se ven constantemente perseguidos por cierta pandilla que busca acabar con el ex policía, pero que no logrando el objetivo de primera cometen la atrocidad de asesinar a la esposa e hijo. Y es, con justa razón, este acto despiadado lo que cambiará para siempre las convicciones de un Max ahora lleno de sed de venganza quien deja atrás sus ideologías de paz para ir tras la banda de asesinos.

Entonces vemos a Max hacerle frente a esta pandilla deleitándonos con geniales escenas de acción; pero es precisamente hasta el final de la cinta cuando viene este inolvidable momento en el que se ve un reflejo exacto del nivel de locura que ha alcanzado el personaje, no dudando ni un segundo en acabar con la vida de Johnny The Boy después de esposarlo con un auto apunto de explotar, eso sí, dándole una sierra para “poder” cortar las esposas en 10 minutos o cortarse el tobillo en cinco. Un final completo y de los mejores que nos demuestra que Max se ha convertido en la contraparte de lo que era, ahora es un tipo sin escrúpulos que es capaz de hacer lo que sea sin reparos (y con mucho estilo).

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*