Momentos Favoritos del Cine: Midnight in Paris

La última gran obra de Woody Allen es un relato de romance y surrealismo que de manera brillante congenia la esencia del arte mediante la interpretación y textos de un París sumido en una preciosista realidad alterna, plano en el cual el mismo Allen decide fundirse y convivir con los genios de la literatura, cine, pintura y escultura mediante la inteligente decisión de rejuvenecerse y ceder la batuta, madura o egocéntricamente, a una versión “óptima” de él mismo.

331444-midnight-in-paris

Por supuesto me refiero a Midnight in Paris, una extensión de estilo por parte del cineasta neoyorquino que por algunas mágicas razones resaltó de entre su pobre (Generalmente) estatus actual ¿Cuáles fueron? Centrémonos en 3 principales: la primera, la fluidez con la que el director relata su historia, sumido en uno de sus mejores romances citadinos y asistido por un París que se convierte en otro de los protagonistas al ser representado en 3 épocas distintas. Ligera, cómica, irresistible, carismática y de una metáfora lo bastante comprensible a pesar de su plano surrealista, pareciera que Allen antes de morir quiso crear un mundo en donde él pudiera aprender y agradecer a esas grandes figuras, influencias o no, que marcaron la época contemporánea artística. La despreocupación de su tono tragicómico, la introducción turística y la misma e cautivante pista que se repite cuadro a cuadro, el director logra sumergirnos con él en esta hilarante y amorosa alucinación.

En segundo lugar nos encontramos ante la representación actoral más amena de Allen en carne de Owen Wilson, tal vez y en muchos pasajes incluso mejor que él propio director en su etapa actoral. Excéntrico, inseguro, entrañable y con una voz interior incapaz de quedarse dentro, este deseo por la juventud es otro romance con el que el cineasta está dispuesto a soñar en París.

Man_Ray_Salvador_Dali

Y en tercer lugar nos encontramos con la generalización de nuestro momento favorito de hoy. La amalgama tragicómica ideada por el neoyorquino nos remonta a un disfrute sin igual cuando Hiddleston, Stoll y Kathy Bates entre muchos otros, representan las facetas de ídolos tales como Scott Fitzgerald, Ernest Hemingway y Pablo Picasso, sin embargo no hay mejor escena que la de la conjunción surrealista que tiene nuestro héroe con el trio procreador de la misma corriente, abriéndose una especie de plano cósmico en la narración dando paso a una hilarante y genial secuencia embelesada con un magnífico Adrien Brody en 2 minutos fastuosos:

El héroe se confiesa ante los padres y principales exponentes de su situación, un Salvador Dalí, adorador del rinoceronte como la figura de la geometría divina; un Man Ray, el escultor y fotógrafo surreal; y finalmente Luis Buñuel, el andaluz y visionario del cine surrealista; 3 íconos y socios que sostienen una “conversación” con nuestro devastado y confundido escritor americano y de la que Brody sale victorioso capturando la esencia “loca” del maestro Salvador

Armoniosa, esperanzadora, creyente del arte, romántica, la última gran pieza de un Allen en su máxima expresión, quizá gracias a la serie de influencias y musas con las que convivió algunas noches en el París de su mente

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


3 comentarios

  • Esta película es de mis favoritas en general y la que más me gusta de Allen, además del escenario que es inmejorable con la ciudad Luz de fondo, todas las referencias a autores, pintores y escritores hacen que no cualquiera pueda comprender lo que está pasando en realidad, se requiere una cultura general arriba del promedio. La conclusión es que todo tiempo pasado fue mejor, y apenas hace poco supe que la chica que vende los discos de vinil en el mercadillo es la mismísima Lea Seydoux!! Gracias por el recuerdo mi estimado, saludos!!

    Responder
    • Como que no se había dado cuenta. De hecho creo que la única debilidad del film es la condescendencia con que se le trata al personaje al final en esa bella toma de Paris lloviendo jajaja pero bueno, bellísima la Seydoux

      Comparto su gusto, para mi de las mejores de Allen mi estimado. Gracias por comentar

      Responder
  • Hmm it appears like your blog ate my first comment (it was extremely long) so I guess I’ll just sum it up what I wrote and say, I’m thoroughly enjoying your blog.
    I too am an aspiring blog blogger but I’m still new to everything.

    Do you have any tips and hints for newbie blog writers?
    I’d definitely appreciate it. http://www.webinarbase.com/author/willyhorner/

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*