Nightcrawler; una peculiar alegoría a Taxi Driver.

Night1Es imposible no pensar en Taxi Driver mientras vemos Nightcrawler. Esta última, aunque años luz detrás de aquella obra maestra de Scorsese, también goza de un aura siniestra y un personaje perturbador; que se transforma porque su entorno y sus ambiciones lo han llevado a eso. También goza de esta vida nocturna satírica que se hace presente de forma agría e incómoda; detestable. Es un viaje transformativo de un ente desolado y ambicioso, que toma la acción en sus propias manos para ser alguien de valía en su entorno. Nightcrawler nos adentra a la ciudad de Los Angeles en un panorama intimista, y lo hace por medio de una sátira de los medios periodísticos (otra vez, como en Gone Girl) y el entorno socioeconómico en el que se desarrollan. Y en medio de este panorama está un joven entusiasta pero desempleado, un ladrón, inteligente y manipulador llamado Louis Boom, quien rebasará los límites éticos, sociales y morales de la práctica periodística para convertirse en un hombre exitoso del siempre difícil negocio de la televisión.

 

 

Gilroy El director

Gilroy debuta en el banquillo de director de forma más que aceptable. Su filme, aunque por momentos cae en lo reiterativo y poco creíble, es una obra que se construye con un nivel de tensión constante. Gilroy refuerza sus secuencias situando la mayor parte de su metraje en parajes oscuros desde distintos planos con un mismo objetivo: retratar la antítesis del sueño americano; la tragedia. Los Angeles de noche, según su lógica, es una ciudad siniestra y Gilroy transmite con fuerza esa sensación, ya sea por medio de su protagonista o por medio de las situaciones a las que este se expone. Mucho primer plano para resaltar la personalidad de su protagonista, a menudo con claroscuros, a menudo con diálogos que denotan su faceta más maníaca.

night5

Al igual que en Taxi Driver, en Nightcrawler veremos a Lou Boom manejando cada noche por la oscura ciudad.

El problema sobre todo es que Gilroy, víctima de su propio guion, no sabe cómo terminar su cinta. Aun cuando el metraje a pesar de sentirse fluido y aliviado por sutiles toques de comedy relief, hacia el final Gilroy se engolosina tanto con su genial protagónico que olvida como cerrar su historia, dejando muchas dudas y puntos flacos en su desarrollo narrativo. No obstante, el balance general es muy positivo. El director ha demostrado tener suficientes bríos para narrar historias interesantes y no meros churros.

 

Gilroy El guionista

Ya hay y seguirá habiendo opiniones divididas sobre esta película, que, como en Gone Girl, verá su mayor flaqueza en las licencias que el ahora director y guionista, Dan Gilroy, se tomará en favor de enaltecer a su protagónico y el aura del mismo relato. El final no quedará delimitado como debería y suscitará un pseudo-conflicto en el que jamás vimos a su personaje principal enfrentarse. Un final a medias que de haberse trabajado mejor pudo haber convertido a Nightcrawler en algo más que una interesante y buena película, catapultándola quizá a un sitio del que muchos gustamos decir “joyas” de los últimos años (Drive, Looper, District 9), además presentando a Gilroy en su debut directriz como un prospecto con grandes posibilidades de crecimiento (tal como dos de los directores en los ejemplos que di: Rian Jhonson y Neil Blomkamp).

night2

Las ambiciones de un retorcido personaje en una sola secuencia.

Es un gran acierto no dotar a su personaje de un background y colocarlo en situación directamente para que como director, Gilroy se centre sólo en la acción y el entorno inmediato. Sin embargo, es el rubro de la escritura el que más se ve maltratado. Parece que Gilroy no supo dividir su historia en los tres actos necesarios para desarrollarla, lo que conllevará a un clímax que es intenso de ver pero que no repercute en la historia que se nos ha contado. El guionista nunca crea un conflicto real y todo su metraje se dedica a la exposición del protagónico -lo cual es genial- pero nunca sometiéndolo a un desarrollo dramático más allá de su transformación de observador a participante. Así, Gilroy intentará cambiar el rumbo de su historia muy tarde; introduciendo cierto personaje a botepronto y con calzador, uno que intentará plantar el susodicho conflicto final que nunca se desarrolla ni se resuelve y queda como un mero trámite sin consecuencias argumentales.

 

El protagonista 

Obviando sus fallos, Nightcrawler es verdaderamente intrigante y disfrutable. En especial por su personaje principal. Jake Gyllenhaal presenta una de sus mejores actuaciones y su personaje es quizá también uno de los más destacados del año. Toda la trama gira en torno a Boom y su meticulosa ambición por lograr los mejores y más gráficos encuadres para la televisión amarillista. “If you want to win the lottery, you have to make the money to buy a ticket”, recita Louis repetidamente durante el metraje. Y sus acciones darán prueba de ello. Y es que, como en Taxi Driver, hay un insidioso mantra sobre el protagonista que nos hará sentir más aversión que simpatía por él.

night6

Jake Gyllenhaal regalará momentos impactantes.

El histrión, quien se dice bajó de 15 a 20 libras de peso para el papel, realiza una interpretación digna de aplausos, llena de tics y de miradas incisivas, con risitas y diálogos que revelan su naturaleza de sociópata en potencia. En definitiva el mayor foco de atención de toda la cinta y el rubro que más elogios se llevará por parte del espectador. El resto del casting se adhiere a este personaje, y cada interacción buscará dar énfasis en la naturaleza del mismo y su capacidad de influenciar y manipular a la otredad. No hay razón para no aplaudir a Jake Gyllenhaal.

 

¿Hay que verla?

La pregunta obligada ¿El Taxi Driver de nuestros tiempos? En esencia sí, pero no en envergadura. Recalco, no estamos frente a una obra maestra pero sí ante un ejercicio delirantemente genial, oscuro y muy relatable. Uno que atrapa por su puesta en escena y su excelente protagonista. Nightcrawler no dejará indiferente a nadie; adentrarse en las oscuras calles de la ciudad californiana desde la perspectiva de este ente antipático ha sido una grata experiencia.

Aún con los errores y engolosinamientos del debutante director, lo cierto es que en conjunto Nightcrawler es una cinta destacable del 2014. El fuerte enfoque satírico sobre los medios de comunicación que el director imprime se siente parte de un todo en donde el protagonista, su entorno y sus acciones forman una atmósfera única que atrapará al espectador; y no le dejará moverse de su asiento por ningún motivo. No es excelente, claro está, pero si remembrable y merecedora del visionado en su sala de cine más cercana. La banda sonora no tiene desperdicio, no se pierdan esta sorpresiva película.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*