Nobody, No es John Wick y estoy feliz por eso

Cuando el trailer de esta cinta llegó a las redes sociales estoy seguro que todos pensamos los mismo: “Oh no, otro John Wick pero este no es ruso” y la verdad no nos debemos sentir culpables por ser tan simples a la hora de saltar a conclusiones, digo, incluye a Derek Kolstad, quien es el escritor responsable de todas las cintas del antes mencionado John Wick (hasta la 4) y no conformes con eso la estética de este cinta se antojaba muy familiar. PERO para fortuna de todos los aquí presentes, la cinta a pesar de no estar a la altura de su hermanita mayor, se mantiene bastante bien y logra su cometido ahí humildemente. Dejen les platico como.

¡Así como lo leen mis valientes! Bob Odenkirk, mejor conocido como Saul debido a la serie Better call Saul, deja de lado los trajes y alegatos para tomar cualquier cosa que pueda ser usada como arma letal para llevarnos a través de 90 minutos de un equilibrio entre mucha acción, un personaje bien desarrollado y las muertes más hilarantes que uno pueda concebir, claro, con algunas sorpresas de las cuales les iremos hablando.

¿Pero cual es la trama? No voy a evadir spoilers porque simplemente no los hay, y es como se ve en trailer, Hutch Mansell (el prota) lleva una vida monótona y muy gris en los clásicos suburbios más blancos de los USA, en donde tiene una rutina establecida que a pesar de que la lleva estoicamente, es obvio que como godinez gubernamental ya está al límite de su paciencia y simplemente no puede más. Una noche, una pareja intenta robar su casa, las cosas no salen bien para los asaltantes y menos para el buen Hutch, quien al parecer es ninguneado por todos sus conocidos.

Luego de esto se lanza a hablar con su padre quien es nada más y nada menos que Christopher Lloyd, quien nos deja ver que no solo su hijo, sino que también él fue todo un cabrón. Para no hacer el cuento largo, nuestro lobo con piel de cordero da con el paradero de los asaltantes para descubrir que solo son una pareja de padres primerizos muy pobres y desesperados; al ver que no son la basura con la cual podía desquitarse, se va enfurecido y molesto. Pero su suerte está por cambiar cuando unos maleantes se suben al mismo camión en el que iba él, y estos deciden acosar a una joven dama que iba en el mismo autobús. El despliegue de violencia es hermoso, la edición y el ritmo de la coreografía es muy bueno y como todos lo imaginan, uno de los malosos resultó ser el hermano de un capo de la mafia rusa y como dijo ese desafortunado asaltante de combis: Ya se la saben todos.

A pesar de que no tiene el impacto emocional que su antecesora y la acción está más dosificada, tiene varias fortalezas que las cintas de John Wick no podrán tener y una de ellas es la calidad histriónica que Odenkirk posee en comparación de Don Reeves, y que puede dotar a su personaje de un cinismo y humor negro que simplemente el Baba Yaga no aspira poseer jamás. Eso también ayuda a construir un personaje que a diferencia de Mr Wick, que vive arrepentido de su vida anterior y se la pasa luchando para no hundirse más en ella, el matón de esta cinta simplemente está cansado de mentirse y creer que puede llevar una vida normal a pesar de que los disfruta. Esto ayuda a que los diálogos y conversaciones no tienen que ser llevadas por los personajes de apoyo y dejarle en charola de plata al prota un poderoso one liner, que no me malinterpreten, también se avienta lo suyo.

Esto se debe a que tanto Kolstad y el joven director Ilya Naishuller conocen su producto y no lo toman en serio, así que en lugar de recurrir al sentimentalismo y la empatía, ellos deciden irse por la ruta del humor negro y escenas de acción que rayan en lo ridículo pero sin sobrepasarse y todo con el fin de arrancarte una expresión de sorpresa y de diversión al mismo tiempo. Otro gran acierto es que dura una hora con treinta y dos minutos, incluyendo créditos del inicio y el final, así que la cinta está enfocada en una sola cosa y es entretener y ya.

Aparte de la acertada actuación de Mr Odenkirk, tenemos a Aleksey Serebryakov como el maloso del cuento, también contamos con Connie Nielsen como la esposa del desconocido, Christopher Lloyd, Michael Ironside, Collin Salmon y RZA (si, así se llama).

En resumidas cuentas

Nobody es una cinta hecha única y exclusivamente para entretener al vulgo y lo hace de maravilla; no va a evitar el calentamiento global, ni va a resolver el futuro conflicto entre Rusia y Ucrania ni muchos menos te hará mejor persona, pero te aseguro que pasarás un rato muy ameno (mi elfa y yo la pasamos bomba) y quizás tu visión del mundo cambie un poco por estar relajado.

¡Hasta la próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Arquicruz   @DunedainX   dunadanx.deviantart.com/

Arquitecto, diseñador, artista digital, crítico de cine, instructor y lo que sea que ponga alimento en el plato de mis perros y gatos.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*