Nos Vemos Papá, El Infierno en la Tierra

 

Hay algo en la personalidad de Cecilia Suárez que, de por sí, perturba. Mucho ha cambiado su semblante desde “Todo El Poder” (2000) a la fecha, pareciera que está absorta del mundo y parece que ha pasado de conservar un “perfil bajo” a ser una ermitaña. Si bien esta actitud la ha salvado del escarnio de los tabloides internacionales creo que también la aleja un tanto de la, a veces necesaria, publicidad de las películas en que participa. Con altibajos en su carrera (5 Días sin Nora, una muy lamentable producción que caricaturizó a la comunidad judía mexicana) ha madurado como actriz de una manera extraña, mezcla de una especie de misticismo y neurosis. Aunque la película más interesante para mí de este histrión es Párpados Azules (2007), debo confesar que mi admiración por Cecilia nació en el 2008 con la puesta en escena de Pequeñas Certezas, una obra de Bárbara Colio y dirigida por Claudia Ríos.

Es esta obra que me dio la llave para entender, en directo, el tratamiento que da Cecilia a los temas relacionados con la ausencia. Ignoro si la actriz tenga un motivo personal o específico para desarrollar este tipo de personajes, lo que es cierto es que es evidente que conecta con historias de desencuentro, historias en la que parece flotar y a las que entrega el alma. Si en 2010 Mónica del Carmen nos laceró con la tremenda Año Bisiesto, en parte por lo gráfico de la descomposición de un mundo personal hacia el interior de su departamento que representaba su propio interior, Cecilia Suárez hace lo propio de una manera mucho más sutil.

En Nos Vemos Papá, Pilar (Suárez) es una mujer adulta quien al perder a su padre su mundo se derrumba como es natural para cualquier hijo que de pronto se encuentra desprotegido, solo, literalmente huérfano. Y es cuando uno espera que la cinta se trata sobre la superación de la pérdida de un ser querido, que la película da un giro que pega de frente al espectador y se vuelve digamos…. incómoda.

Los límites de la pérdida se empiezan a borrar para dar paso a un desorden emocional, psicológico y emotivo que empieza a destruir la vida de Pilar y la convierte en una especie de hoyo negro que empieza a devorar todo su entorno. El abandono natural en una situación como la que atraviesa Pilar se vuelve una isla desierta para centrarse en el dolor que la embarga y, transformar ese dolor en una especie de amor que empieza a surgir con en fin de paliar dicho dolor pero que la naturaleza misma de Pilar vuelve algo corrupto, podrido e inaceptable socialmente, pero que visto desde otro punto de vista, sólo es comparable a la tragedia que sólo ella vive.

José y Gabriela (Arturo Barba y Gabriela de la Garza), hermano y cuñada de Pilar son el instrumento que nos ayudan a medir la velocidad, intensidad y distancia a que la cada vez más perturbada Pilar se pierde en el mundo que ha inventado. La vida perfecta de sus familiares contrasta con el pozo en el que gustosa se hunde en búsqueda de una felicidad ficticia que la salve y le devuelva un poco de la vida que se fue tras su padre.

Nos Vemos Papá indaga en los obscuros secretos de un dolor más allá de lo soportable y los mecanismos de defensa de la mente. Es una historia que deseáramos imposible y que obliga a arremolinarnos incómodos en la butaca del cine. Una cinta que debe verse con atención, con mente abierta, pero sobre todo, con misericordia. Una cinta hecha con sutil pasión.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


5 comentarios

  • Hace como año y meses perdí a mi padre de manera repentina, y me toco experimentar de cerca lo fácil que es caer en esos hoyos negros y perderse en una violenta espiral de negación y soledad.

    Pero una de las cosas que me animó a seguir adelante fue The Grey donde Liam Nesson ayuda a un grupo de sobrevivientes a luchar contra la inclemencia de los elementos naturales y pues como todos saben al final nadie se salva. Mi esposa salio muy triste de la película, pero yo salí con energías renovadas y ella no lo comprendía y le dije:

    “Es que siempre es el discurso aburrido de salir adelante y salvarnos a base de voluntad y bla bla bla, pero eso no pasa, por lo general nos carga el payaso y me anima el saber que alguien comprende ese sentimiento, no hay garantías en la vida” le dije

    Y la verdad creo que es genial que retraten este tipo de situaciones que son más comunes de lo que creemos, creo que la gente se desahogaría de mejor manera al verse reflejadas y al notar que a alguien le importan la situación por la que atraviesan a diario.

    Tan pronto me sea posible la veré, gracias por ponernos al tanto de esta joyita

    Responder
    • Don Arquicruz, como siempre un gusto leer sus atinados comentarios, y es que esta reseña, y la película misma, están dirigidas a personas que tienen un punto de vista digamos menos romántico de la vida. Hay cintas que no se conforman con la ficción, y el escape que ofrece la ficción y deciden retratar un pedazo de realidad como en este caso. Coincido completamente con su comentario, y creo que nadie mejor para interpretar este papel que la muy querida Cecilia Suárez, de la cuál como dije, quedé prendado al verla en el escenario. Lamento mucho leer el terrible trance personal que debió pasar con la pérdida de su padre, pero me alivia saber que las heridas están siendo sanadas. Le deseo serenidad y paz interior y envío todo mi agradecimiento por tomarse el tiempo de tener interacción con quien escribe esto, que siempre lo hago pensando en personas con la sensibilidad suficiente para percibir la realidad más allá de las imágenes que evidencian nuestros ojos, reciba un afectuoso saludo y un abrazo.

      Israel jACOB

      Responder
      • Al contrario, gracias usted por taernos el lado “artístico e independiente” del cine, del cual no soy muy fan, he de admitirlo, pero gracias a su columna he aprendido a respetarlo y degustarlo. Por cierto compre por Amazon la de Monsieur Lazar y ya me quemo porque llegue, estoy seguro que esa película si que va a estar de lujo.

        Otra que ya ando cazando es la de “Hunt” y es porque soy medio fan del actor principal, tengo curiosidad por verlo como protagonista.

        Gracias y nuevo y aguas que aqui andamos vigilando lo que “postea” XD

        Responder
  • Jajaja De hecho hay reseña de M. Lazar en Cinescopia, no’más arrímese una caja de Kleenex porque seguro una lágrima sí suelta. The Hunt es una belleza, le recomiendo ligarla con Eden Lake para no salirse del tema. Un abrazo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*