Old: La vieja y misma fórmula de siempre

El director y escritor M. Night Shyamalan desde que hizo “Sexto sentido” ha querido mantener sus historias siempre con un giro inesperado al final, un recurso que le funcionó una vez y ha seguido repitiendo a lo largo de los años. Muchas de sus películas son buenas, pero algo pasa que ya no tienen ese impacto que tuvo aquel film.

Viejos (Old) es una muy buena idea, para mi gusto una de las mejores que ha tenido hasta ahora, pero con una pésima ejecución.

¿De qué va? La Familia Cappa, conformada por el papá Guy (Gael Garcia Bernal), la mamá Prisca (Vicky Krieps) y un par de hijos pequeños, Maddox y Trent (interpretados por diferentes actores según vayan creciendo), llegan a pasar vacaciones a un hotel de playa. Ahí son recibidos por el gerente del hotel con sus cocteles de bienvenida favoritos. Se ve que en el hotel saben que es lo que les gusta y son muy amables. Casi de inmediato vemos que hay un conflicto entre la pareja y todo parece indicar que es el ultimo viaje antes de separarse. Cuando están comiendo en el restaurante del hotel, una mujer sufre un ataque epiléptico y se acerca un médico a ayudar, pero el esposo de la mujer le dice que es enfermero y que él sabe como lidiar con eso. El doctor regresa con su familia que son su joven esposa, su hija y la mamá del doctor. De la nada se acerca el gerente del hotel y le dice a los Cappa que quiere ofrecerles un paseo muy especial que solo ofrece a las familias que le caen bien, ellos aceptan y los manda en una camioneta a una playa privada. Ahí mismo va la familia del doctor y los envían con sillas de playa y mucha comida. Tienen que cruzar un camino entre la selva, llegan a unas rocas gigantes y encuentran una playa maravillosa rodeada de riscos. Poco después llega la pareja de la mujer epiléptica y el enfermo y ahí es donde empiezan a suceder cosas extrañas.

La playa es un lugar donde el tiempo transcurre mucho mas rápido, así que empiezan a envejecer y los niños a desarrollarse.

Como dije antes, es una gran idea. Imagínense un lugar donde en un día se envejece lo que en cincuenta años ¿Cuántas cosas pueden suceder? el problema con la película es que todo el tiempo están explicando y sacándose conclusiones de la nada. Para todo encuentran una explicación lógica, pero al mismo tiempo absurda como por ejemplo si el tiempo está haciendo que sus células estén funcionando más rápido ¿por qué no les crecen el pelo y las uñas? Ah, porque es tejido muerto y ya. Así de absurdas son las explicaciones.

Las actuaciones son pésimas. Todos los actores pareciera que están recitando sus diálogos, como si ninguno hablara en ingles fluido.  Entre ellos están, Rufus Sewell, Alex Wolff, Thomasin McKenzie, Abbey Lee, Nikki Amuka-Bird, Ken Leun, Eliza Scanlen y Aaron Pierre entre otros mas que entran conforme van creciendo los niños. No hay ninguna química entre ellos. Al parecer la película se filmó en época de pandemia, tal vez eso afectó el desempeño tanto de actores como del director. Shyamalan usa los mismos recursos de siempre, dos que tres brincos de sustos, su cameo y el giro, ya nada inesperado al final que es tan forzado que se tiene que volver a explicar.

Es una película que te deja una sensación de que pudiste haber visto algo muy bueno, pero se echó a perder en el camino y te deja un muy mal sabor de boca.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


1 Comment

  • En toda esta catastrofe, el simple hecho de ver su cameo en la escena que da el giro era para que Shyamalan anotara algo muy chido… y si fuera futbol termina mandando un trayonazo.. a las tribunas. Si, creo que Shyamalan tenia muchas excusas para tener a esa gente en la isla y se fue por la mas baratona.. ademas uno de los personajes principales esta tan predecible que pudieron desarrollarlo de 20 maneras distintas y pudo haber salido mejor en cualquier variante que pienso..

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*