Once Upon a Time in Hollywood: Mucho y poco del mejor Tarantino

Quentin Tarantino es sin duda uno de los directores más emblemáticos en la actualidad. Así como nos ha ofrecido grandes joyas del cine, también ha sido autor de unas cuantas decepciones, mismas que han hecho surgir la duda sobre su más reciente película Once Upon a Time in Hollywood, ¿habrá vuelto a su mejor nivel o simplemente su decadencia es irreversible? 

Situada en Los Ángeles en 1969, entre Guerra Fría, el hombre en la luna, los hippies y Richard Nixon, Rick Dalton es un actor de series western y junto con su mejor amigo y doble Cliff Booth, tratarán de conservar su nombre dentro del gran mundo de Hollywood.

Alabada por muchos y sobrevalorada para otros, hay una razón fundamental para esta división tan visceral, y es que la nueva obra de Tarantino tiene mucho de todo y poco al mismo tiempo. 

La cinta tiene todo lo que amamos del director: un soundtrack excelso, una cinematografía visualmente envolvente y una dirección espléndida, sumado a la sobresaliente actuación de dos de sus estrellas principales, Brad Pitt y Leonardo DiCaprio. La mancuerna de ambos actores es magnífica en todo momento, no solo por la evidente química entre ellos, pues sobretodo es el nivel histriónico que nos manejan lo que se convierte en el aspecto más deleitable de la película. Mención muy aparte para la otra protagonista Margot Robbie, cuya parte es tan pequeña y sus diálogos tan poco existentes, que deja con la sensación de que pudo haber lucido más dentro de la cinta.

Por otro lado, tenemos la parte de su guion, tema que parece ser uno de los fuertes de Tarantino pero que en esta ocasión se siente un poco vacío. La historia está ahí pero el sentimiento es casi nulo. Y eso es porque no te queda esa sensación de querer más, la narrativa entretiene pero no es inolvidable, no se tiene el sentimiento de fascinación que tiene posicionado al director como un artista de culto. Excepto por la escena clímax, la narración carece de casi toda emoción; al final parece que no se cuenta nada, el guion está ahí pero pasión está ausente.

Algo por tener en cuenta es que no hay que tomarse a la narración en serio. Y por esto me refiero a, que a pesar de contar con personajes basados en personas reales, sus personalidades e historias son puramente ficticias, algo que resulta ciertamente atrayente como espectador, pues deja ver ese lado creativo e incluso disruptivo de Tarantino. Además, el filme tiene la palpable característica de parecer una mezcla de géneros muy interesante.

Definitivamente un “must watch”, Once Upon a Time in Hollywood tiene la misma cantidad de razones para amarla que para odiarla, convirtiéndola en un trabajo mediano Quentin Tarantino que no por eso puede pasar desapercibido para los más fanáticos del director. ¿En qué categoría te definirías tú, la amaste o la odiaste?

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


5 comentarios

  • Pues ni la amé ni la odié. Se me hizo una película bien a secas. Creo que me gustó más The Hateful Eight, y eso es mucho que decir. Cuando ya iba la primera hora, me daba la sensación de que la historia no terminaba por arrancar en sí. Hasta la segunda parte de la película, me empecé a sentir enganchado. Creo que lo que salva a la película es la producción, por lo bien ambientada en la época y definitivamente las muy buenas actuaciones de DiCaprio y Pitt.

    Responder
    • Wow, decir que es mejor que The Hateful Eight son palabras mayores jaja. Creo que es eso mismo de que la historia no cuaja, se siente que le falta algo que nomás no. La idea está original y lo mejor es la escena clímax.

      Saludos 🙂

      Responder
      • Pérate, güera. Yo dije que se me hacía mejor The Hateful Eight, no al revés, jaja. Aunque se me hace una pena comparar Once Upon a Time con su inmediata anterior en lugar de compararla con un Reservoir Dogs o Pulp Fiction. Definitivamente, creo que Tarantino ya no llegará a ese nivel. Es lo que hay.

        Saludos de vuelta Kim jedi (como si no nos saludáramos en la oficina, jaja)

        Responder
        • Jajaja eso mismo quise decir, me confundí, creo que esta es mejor que The Hateful Eight, me confundí por la emoción del momento. Concuerdo que no hay que compararla con su inmediata, Tarantino siempre causará polémica porque ha demostrado que tiene la capacidad de hacer joyas, y no solo algo que entretenga y polarice.

          Responder
  • Así les pasa a varios, se les agota la creatividad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*