Películas para ver con Papá: Steve Jobs

¿Padre sumergido en el trabajo? ¿Ausente de la célula familiar? ¿De un carácter intratable con cierto trastorno obsesivo – compulsivo? ¿Poseedor de un perfeccionismo enfermizo que incluso  lo lleva en una primera instancia a negar su paternidad? Cuestionamientos que bien podrían ser el “daddy issue” de cada día para algunos hijos traumaditos, pero que para Danny Boyle son el principal eje narrativo para relatar un sublime retrato tan intimista como paternalista alrededor de aquel genio llamado Steve Jobs.

Sin duda alguna una de las películas más infravaloradas de los últimos años, y a la cual el pasar de los años seguramente le hará justicia, Boyle resurge narrativa y técnicamente gracias a un soberbio guion del sinónimo de calidad Aaron Sorkin, el cual más allá de explorar la historia “ya masticada” una y otra vez sobre el revolucionario comercial, prefiere centrarse en su evolución psicológica que bien se puede resumir de ir de un autista, semi robot hijo de puta, hasta un ser confrontado por sus carencias personales y sociales. Metamorfosis patrocinada por el amor y la comunión intelectual hacia su hija.

Hábilmente segmentado en 3 actos, tomando como recursos macguffin (aquellos trucos narrativos que desvían la atención del motivo principal) 3 de los lanzamientos comerciales mas importantes en la historia tecnológica – informativa, Boyle y Sorkin construyen a Jobs a partir de las relaciones interpersonales que este mantiene con su círculo familiar – laboral previo a cada apertura de evento; de 30 a 45 minutos por capítulo ágilmente desarrollados, perfectamente interpretados y repletos de diálogos tan tensos como brillantes y espontáneos (sin contar un humor accidental que surge a partir del mismo comportamiento anormal del protagonista), el film regala una seguridad narrativa tan superior, que es difícil medir (o notar los flashbacks perfectamente instalados) de donde proviene la magnífica estructuración en todos sus inmiscuidos. Comenzando por su llamada “esposa laboral” Joanna Hoffman (ejecutiva de marketing, asistente y guía personal), sus allegados desarrolladores y creativos Steve Wozniak, Andy Hertzfeld, su socio empresarial John Sculley, y hasta finalmente culminar los actos hacia con su hija Lisa, director y guionista juegan con la interacción y tiempos para forjar el proceso de humanización de esta brillante pero poco accesible mente maestra.

Sobra decir que Michael Fassbender entrega lo que hasta el momento es el mejor papel de su carrera (Un robo escandaloso haberle dado el Oscar a DiCaprio por solo tener frío). La compenetración del actor hacía con Jobs luce tan aterradora como conmovedora, esta última faceta concibiendo momentos memorables y  emotivos en la química con las diferentes etapas de crecimiento de su hija, y en especial con Seth Rogen y Kate Winslet, ambos fabulosos como Wozniak y Hoffman respectivamente (Winslet ganadora del Oscar justamente).

Rica en simbolismos históricos y publicitarios adeptos a le evolución informática: las referencias a C. Clarke, Turing, la desmitificación del logotipo de la manzana, mitos de la prensa, el origen de varios otros nombres, el innovador y polémico comercial de 1984, tarifas comerciales, estrategias empresariales, creación de sistemas operativos y el crecimiento corporativo de Apple desde la II hasta la concepción de Ipod, que la audiencia no confunda a esta joyita dramática paternalista con una simple biopic, y mucho menos por otra historia de crecimiento alrededor de la compañía o del mismo Jobs ¡No! Boyle sencillamente busca en el personaje la redención de todo padre, y en su camino, arreglar uno que otro “trauma” de algunos ya adolescentes o adultos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


6 comentarios

  • Yo solo note ese errorcillo de los productores de querer poner el lanzamiento de la iMac (no fue el iPod el lanzamiento final de esa cinta) con Jobs con la ropa que uso cuando lanzo el iPod (de hecho hace referencia al iPod cuando ve el Discman de su hija en la conversacion final)… si, la gente se da cuenta de dos cosas ahi… Fassbender no se parecia a Steve Jobs y… la gente de vestuario se fue mas por lo que vio en google de la imagen de jobs que del lanzamiento de la iMac. Fassbender merecia el Oscar, pero con esos compadres quien quiere enemigos.

    Responder
    • De acuerdo estimado unos errorcillos de ambientación y vestuario, pero creo que como usted bien indica se debieron al objetivo por hacer ver a fassbender lo mas cercano a jobs, que sencillamente lo consiguió, pero mas por su soberbia actuación

      Saludos y gracias por comentar

      Responder
  • A pesar de entregar un buen trabajo encargado de mostrar la vida del fundador de Apple antes de mostrar 3 de sus proyectos más importantes y con unas buenas actuaciones por parte de Michael Fassbender y Kate Winslet, la verdad es que no deja de sentirse como un proyecto de encargo donde el que realmente sale resaltando es Aaron Sorkin, pues esta película se siente más fuera de lugar dentro de la filmografía de Danny Boyle, al grado que llega a sentirse un poco como vendimia a las ceremonias de premios. Sí, incluso más que sus 2 cintas galardonadas al Óscar. Y esto se debe a que tanto Slumdog como 127 Horas aún conservan suficientes elementos propios de la filmografía del director. Aquí, fuera de los ángulos de cámara y los tipos de fotografía usados en cada segmento, no hay nada que me haga decir que estoy viendo una película de Boyle.

    Con esto no estoy diciendo que me parezca mala. Al contrario, es un buena película. Es sólo que siento que cualquiera que me diga que Danny Boyle se vendió al Óscar por Sulmdog o 127 Horas, yo apunto a esta película porque sí se siente más como tal.

    Eso sí, todos concordamos que Michael se merecía el premio y no Leonardo (quién temo haya dejado de esforzarse tras haberlo ganado)

    Responder
    • Buen análisis estimado, aunque creo que si ha esbozos a pesar del encargo. La edición es brutal, sello característico del cine de BOyle, así como la banda sonora son elementos que juegan mucho en la agilidad narrativa que el director británica siempre pretende.

      Ojalá y Leo justifique ese premio regalado no cree?

      Saludos estimado

      Responder
  • Que excelente película, injustamente desapercibida! Guión soberbio, dirección impecable, magnífica banda sonora y con la mejor actuación de Fassbender y Winslet hasta la fecha. Es como dices, no es tanto un biopic sino más bien un drama sobre las relaciones que tuvo Jobs con las personas más importantes en su vida, principalmente con su hija.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*