Pobreza y segregación social en el tráiler de Tamara y la Catarina

Tamara y la Catarina es la historia de dos mujeres que por circunstancias de la vida tienen que enfrentar días juntas y encontrar una en la otra lo que realmente necesitan en la vida. Tamara, una mujer cuarentona con discapacidad intelectual, se lleva a  una bebé de un puesto de revistas y no recuerda como volver a él; Doña Meche, una setentona solitaria, se involucra en la situación. Juntas emprenden un viaje para devolver a la bebé, que las llevará a entablar un lazo indisoluble, una pequeña familia que no existe más que por unos días  y una relación emotiva que cambiará sus vidas.

En palabras de la directora Lucía Carreras “la película termina por ser la historia de dos soledades que se encuentran en un universo de ignorancia, pobreza e invisibilidad social en el contexto de una mega urbe como es la Ciudad de México. Es una historia en la que los personajes irán descubriendo, en sus errores y su calidad de parias, una forma de existir entre ellas. Tamara y Doña Meche, protagonistas de la historia, son dos mujeres solas invisibles por su propia condición. Son personajes que se mueven por la emoción y, la ignorancia es determinante en los errores que cometen en cuanto a sus decisiones. Son personajes que viven a partir de su propia sencillez”.

Lucía Carreras debutó como directora con el largometraje escrito por ella, Nos vemos, papá. Como co-directora ganó el Premio Especial del Jurado por La casa más grande del mundo en el Festival de Cine Latinoamericano de Huelva. Tamara y la Catarina se ha presentado en una veintena de festivales, siendo hasta la fecha su obra más premiada.

Protagonizan Ángeles Cruz, Angelina Peláez, Mercedes Pascual (nominadas las tres actrices al Premio Ariel) Gustavo Sánchez Parra y Harold Torres.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*