Recomendaciones para escapar de la cartelera: Especial Cine Noir

El género noir es un rubro cinematográfico definido más por su estilización visual que por sus bases narrativas. Su apreciación en la historia resulta bastante imprecisa, incluso desde el origen no solo de sus primeras producciones sino también de su mismo nombre (Noir es negro en francés pero el género se acredita en los Estados Unidos). Aunque la primera película referida del género en teoría es The Maltese Falcon (1941), en práctica 10 años antes Fritz Lang había institucionalizado varias de sus bases en su epopeya alemana M.

Poster - Maltese Falcon, The (1941)_02

¿Qué distingue al noir? Para diferenciarlo del cine de gánsteres o del mismo thriller hay que hacer fuertes puntuaciones en algunos elementos tanto argumentales como estéticos, el primero y quizá principal, es su naturaleza en la corriente del expresionismo, con bases en un desarrollo de contexto metafórico que se extiende a las preciosas y sombrías técnicas de iluminación y fotografía en sus producciones (Ver The Third Man como ejemplo más claro de esto), donde a través de varios claroscuros se suelen introducir tanto a los principales personajes como a las situaciones.

La segunda característica recae en que la mayoría de los argumentos abordan cuentos criminales, hechos delictivos o labores detectivescas que en otra gran parte de las ocasiones son utilizados solo como Macguffin’s (Elementos distractores de la trama principal), en realidad no importando si estos tienen un desenlace o no, lo que nos lleva al tercer fundamento, el del héroe masculino presa y la contraparte femenina cazadora, mejor conocida como “La Femme Fatale” (No es casualidad que Hitchcock llevara a cabo films 100% noir como Vertigo y Notoriuos y otros thrillers con claras referencias como Rear Window, North by Northwest, solo por nombrar algunos)

Film-Noir-Wallpaper

Este icono femenino, referente imprescindible  en estos relatos, dio relevancia y hasta cierto punto la identificación necesaria al género durante su época de oro en las décadas de los 40’s y 50’s. De hecho, la inclusión de figuras como Bergman, Bacall, Hayworth, Crawford, Kelly, Leigh y Gardner les alcanzaron rápidamente el estrellado al fundirse en la sensual y peligrosa silueta y presencia de estos personajes, verdaderos protagonistas de los films e incluso vehículos narrativos de la trama en la gran mayoría de los casos.

Algunos teóricos estrictos limitan al noir hasta la década de los 50’s, dándolo hasta por un género extinto hoy en día, sin embargo los vestigios de su lenguaje aún permanecen en cintas totalmente construidas para recordar aquella época dorada (Chinatown, Who Framed Roger Rabbit, The Talented of Mir. Ripley, L.A. Confidential) o bien, como elementos en algunos thrillers o western contemporáneos (Drive, Se7en, The Girl with the Dragon Tatoo).

hayworth_vamp

Este mes en las recomendaciones nos ponemos de noir y les traemos 6 cintas que abarcan clásicos, evolución del género y producciones que aún conservan ciertos elementos para la recordación de un rubro que no ¡No está muerto! Pero si en peligro de extinción. Recuerden honrarnos estimados lectores con sus recomendaciones también haciendo un bonito ejercicio y recordando a este gran género cinematográfico ¡Llegaron las Recomendaciones para que usted se quede en casita disfrutando de buen cine y se aleja de la asquerosa cartelera comercial!

 

Gilda (Charles Vidor, 1946)

Kim Tobías

b70-9716

Viendo el cine noirsu mayor proyección durante la década de los 40 y 50, es imprescindible una de estas joyitas de la época de oro del cine americano en nuestras fieles recomendaciones del mes de septiembre. Así tenemos a Gilda , una cinta de 1946, dirigida por Charles Vidor y protagonizada por la bella y sensual Rita Hayworth, cuya participación en el filme la consolidaría como todo un sex simbol mundial, destacando una mítica escena en donde la actriz interpreta la canción ‘Put the blame on Mame’ haciendo gala de su sensualidad con toques de striptease, sin duda una de las escenas más eróticas del cine negro.

Pero hablando de la trama de la película, como buen noir obviamente involucra mafia y gente corrupta, todo esto dentro de un casino que sirve de vil tapadera. La historia se centra en Argentina, lugar en donde el norteamericano Johnny Farrell (Glenn Ford) conocerá a Ballin Mundson (George Macready) después de un pequeño incidente, convirtiéndose en su mano derecha en los negocios. Pero el drama empieza cuando Johnny se entera que Ballin está casado con la Femme Fatale de la cinta, Gilda (Rita Hayworth), mujer a la que odia por asuntos que se irán conociendo mientras avance la cinta. Un filme con un guión ágil y entretenido; crímenes, balazos, dramas pasionales, el glamour de los años dorados de Hollywood y una interesante propuesta musical, ¿qué más se le puede pedir a una buena película noir?

 

The Lady from Shanghai (Orson Welles, 1947)

Cat Movie Lee

the-lady-from-shanghai-movie-poster-1948-1020414234

Una cinta protagonizada por Rita Hayworth, Orson Welles y Everett Sloan en donde hay absolutamente de todo. Asesinato, un amor imposible, un inocente, un aprovechado; los paisajes de Acapulco, San Francisco y su barrio chino, locura y una mujer fatal. Todo lo que cualquier film que se precie de formar parte del cine negro, debe de tener.

Dirigida por el mismo Welles, la trama de un marinero, Michael O´Hara que se ve envuelto con una serie de locos enfermos de poder a causa de lo que aparentemente inicia como un inocente coqueteo con Elsa (Hayworth) terminará por arrastrar a este personaje a una serie de aventuras en donde tendrá que poner a prueba su cordura y su inteligencia para no caer en el juego de los demás.

Innegable la mancuerna que la pareja formaba tanto en la vida real como en su trabajo actoral. Y por supuesto, eso gustaba al Hollywood de aquella época dorada de la que tanto hemos estado hablando en los últimos días en Cinescopia. Esa época que marcó un antes y un después en la historia del cine, que presentaba a sus figuras como inalcanzables estrellas doradas y que así mismo, y ni en el más mísero de los papeles que éstas tuvieran que interpretar, jamás dejaban de verse con ese brillo, glamour y poca accesibilidad hacia el espectador, quien solo se atrevía a soñar con ellos.

¿Mi momento favorito? El de la casa de los locos en la feria, luego, la escena de los espejos que contiene mucho para analizar dentro y fuera de la historia misma.

Hágame caso, aproveche una de estas tardes y disfrute de una buena cinta como esta, suspire y piense que en algún momento, hubo una época en la que el cine era maravilloso.

 

L.A. Confidential (Curtis Hanson, 1997)

Bedub

la_confidential

Siempre que nos referimos a un film noir nos viene a la cabeza películas en blanco y negro, la femme fatale, intriga… en fin y efectivamente sus características principales son esas, sin embargo en 1997 aparece un film que cumple con todos esos requisitos y los lleva un poco más lejos gracias a un guion casi perfecto y una dirección sobresaliente.

Basada en la novela de James Ellroy, con guion del mismo Ellroy, Hanson y Brian Helgeland, esta fabulosa película ambientada en los 50’s en Hollywood, nos presenta tres policías muy diferentes: Uno muy honesto que no le importa ganarse el odio de sus compañeros, otro violento y directo que sigue las ordenes sin objetar,  y otro asesor de un programa de televisión que es todo en su vida, la percepción que cada uno tiene de su trabajo se verá enfrentada con una red de corrupción, prostitución, drogas… tras la aparente belleza se esconde un ansia por el poder en todo sentido.

El guion es tan genial que resulta  realmente difícil describir pues está lleno de vueltas de tuerca que como nunca, funcionan y crean una trama realmente interesante. La dirección de Hanson es magnífica, con puntos muy altos como: 1. La entrada a la cafetería después de la masacre 2. El interrogatorio de los supuestos atacantes de la cafetería 3. La escena de acción en el motel casi al final de la película con una banda sonora de puro suspenso, que la hace brutal.

Respetados lectores esto es cine a su más alto nivel, donde cada aspecto de la película se conjuga y raya casi en la perfección y sí, Hollywood también puede hacer arte y esta es una muestra irrefutable de ello.

 

Se7en (David Fincher, 1995).

 Dr. Dark

Seven

Protagonizada por un irreconocible Brad Pitt y el maestro Morgan Freeman, no se me ocurre una película más negra, más noir que ésta, un crudo e inmisericorde relato sobre las pasiones humanas más bajas, las más oscuras emociones y una perversidad tan terrible que hace incluso dudar sobre la calidad del ser humano como “la cabeza de la Creación”

Un policía novato y otro a punto de la jubilación enfrentan el reto de sus vidas al investigar una serie de bizarros asesinatos basados en los Siete Pecados Capitales, aquellos descritos como pasaporte directo al Infierno y que, no obstante, no nos cansamos de cometer a diario.  Kevin Spacey interpreta al trastornado asesino, quien monta ejecuciones de monstruosa crueldad basándose en los pecados capitales a la vez que borra sus propias huellas digitales para no ser descubierto.

Horror en cada rincón, escalofriantes recreaciones de los Pecados Capitales en los cuerpos de infelices víctimas, un guión magistral y, sobre todo, un ambiente de sórdida desesperanza que en ningún momento parece aliviarse.   Inolvidable el sufrimiento de la víctimas (los pecadores ejecutados por  Pereza y por  Gula, a mi juicio, son los peores) y, sobre todo, el muy doloroso giro argumental que no deja “títere con cabeza”.

Un verdadero clásico moderno y, sin lugar a dudas, una de las películas más perturbadoras de la historia.

 

Who Framed Roger Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988)

Arquicruz

600full-who-framed-roger-rabbit--poster

Saludos a todos mis estimados lectores, para esta ocasión de cine “Noir” escogí la veintiúnica película de este género tan fantástico y genial el cual se encuentra prácticamente extinto y esa cinta es Who framed Roger Rabbit? o para los hispanoparlantes ¿Quién engañó a Roger Rabbit? La película en cuestión no la disfrute en el cine como imaginan, sino que fui presa de una fuerte varicela a los 8 años en pleno año nuevo y mientras todos jugaban con sus juguetes nuevos y disfrutaban de destruir la capa de ozono inocentemente con tanta pirotecnia, yo me la pasé en cama viendo una y otra vez la primera historia Noir en mi vida.

Bajo la genial dirección de un visionario y atrevido Robert Zemeckis el cual no sólo consiguió entretener a chicos y grandes con esta gran película, sino que fue la primera (y creo que la única) unión de los dos más emblemáticos y mejor conocidos Universos animados de toda la historia, me refiero al mundo de Disney y a los Looney Tunes, ya con eso tenías asegurado el pasar un buen rato. Pero un Zemeckis en sus treintas lleno de ambición no se conformó con eso sino que a la vez se desarrollaron personajes extras para la historia que quedarían grabados en la mente del colectivo para la posteridad tomando todos los elementos de éste género para unirlo a una excelente trama que mantenía intrigado al adulto más gruñón y entretenido al mocoso más inquieto.

Esta es la cinta más recordada del finado histrión Bob Hoskins, quien interpreta a Eddie Valiant un detective privado que odia a las caricaturas (las cuales conviven con los seres humanos en el mundo real) y es contactado por el estudio donde trabaja un dibujo animado llamado Roger Rabbit (voz de Charles Fleischer) debido a que sospecha que su sensual y voluptuosa esposa llamada Jessica Rabbit (voz Kathleen Turner) le está pintando el cuerno. Las cosas toman un giro brusco cuando el dueño del estudio es encontrado muerto y el primer sospechoso es nuestro protagonista.

La película cuenta con mucho amor, acción, suspenso, drama y una que otra escena algo cruel como la de aquel pobre zapato caricatura que encuentra su fin en manos del maniaco Judge Doom (Cristopher Lloyd) cuando lo sumerge en una sustancia similar al ácido, una imperdible del género animado y por supuesto, del cine Noir.

¡Hasta la próxima!

 

Drive (Nicolas Winding Refn, 2011)

Peter Bridges

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Noir contemporáneo para el disfrute de cualquier cinéfilo y aficionado casual. Una oda al crimen cimentada en la violencia y el misterio, Drive se convierte en un clásico instantáneo a partir de su aparición en el año 2011 bajo el manto del entonces engrandecido Nicolas Winding Refn y la brillante actuación de Ryan Gosling.

No a muchos les pasó desapercibido este film pues fue elogiado en distintos círculos de crítica y el susodicho director galardonado en Cannes como el mejor sobre el banquillo. La trama de Drive gira sobre un misterioso hombre, excelente conductor y doble de cine, que se ve envuelto en una red de mafia de Los Angeles tras conocer a una bella pero frágil mujer. Una historia de venganza que roza la perfección en muchos de sus rubros. Refn se consuma como un maestro de la narrativa (luego el mismo se enterraría) tras estructurar su historia con un ritmo preciso, que golpea cuando tiene que golpear y baja su perfil cuando tiene que hacerlo. Además adhiriendo con resultados oníricos su excelencia visual y sonora al desarrollo del metraje, imprimiendo verdaderas estampas cinematográficas con la belleza de la violencia como bandera. (Como olvidar esa escena con el escorpión en el elevador).

 

Sin duda alguna Refn se las arregla para hacer actuar a Gosling sin tener que actuar mucho, pues la naturaleza de su personaje sombrío y misterioso da a pie a diálogos minimalistas y certeros. Tanto es el aura de misterio que sólo conocemos a este personaje como “Driver“, el cual se muestra secuencia tras secuencia como el antihéroe consternado, oscuro, inmutable, siendo el resto del reparto aditivos para el desarrollo narrativo del film, Carrey Mullligan, Oscar Isaac, Christina Hendricks, Bryan Cranston y Ron Perlman se desarrollan en personajes más bien de estructuración simple y conforme a clichés propios del cine noir e incluso del western. Si bien Drive no es Noir del más puro, su combinación de ciertos elementos conjugados entre la excelencia audiovisual y el relato criminal lo hace una buena opción para re visionar y comparar con otros filmes de la índole.

 

Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958)

El Fett

MondoHitchcockArtwork-Vertigobig1

Considerada por algunos círculos como la mejor película de la historia, esta peculiar cinta se postra en realidad como única e inclasificable al tener dos vertientes argumentales totalmente distintas pero perfectamente fusionadas, la primera, un serio thriller psicológico donde Hitchcock deja en claro la naturaleza de su protagonista (Un excelso James Stewart), un ex detective obsesionado, deprimido, víctima de acrofobia y severamente dañado por los fantasmas de su pasado, la segunda, un cruento romance representado en la explosiva presencia de Kim Novak. Dichos planos narrativos parecen entonces ser la fórmula perfecta y precisa para poder definir lo “noir”, un cine negro que veía en palabras de los puristas su cercano fin con una de sus joyas más grandes en su construcción y desarrollo narrativos.

Aunque para otros su duración puede resultar excesiva, Hitchcock se encarga de enriquecerla con variados elementos que a la postre resultarán tangibles para la equilibrada conclusión llena de vueltas de tuerca hábilmente justificadas y desarrolladas en una especie de cuento de hadas alterado para funcionar como una paranoia colectiva. Si bien la trama psicológica y/o de investigación pasa, como ya es de costumbre en su filmografía, a convertirse en un obvio MacGuffin, la figura de la femme fatale se realzará para justificar la inhóspita y misteriosa travesía del pobre ente masculino tanto captor como presa frente a dos mujeres que parecen ser una ¿Será?

Resaltan en este ejercicio los efectos revolucionarios que Hitchcock implementó para dotar de la veracidad necesaria a su tortuoso relato, desde una secuencia de créditos proverbial hasta los efectos de “vértigo” patentados por el autor con una combinación de efectos de cámara (zoom – Dolly) que a la postre resultarían también la base técnica y visual (que lucen más en planos holandeses) dentro de varios ejercicios en el género de horror. Así mismo, la química del perfecto estereotipo masculino noir de James Stewart con la sensual y erótica fatale de una actriz limitada como Kim Novak, pero excelsa en el papel y en ambiente “hitchcockiano

Un triunfo amalgamado para el séptimo arte y un cierre tremendo para el cine noir.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


2 comentarios

  • hahaha dire algo que talvez me de pena haha pero la unica que no he visto es drive ( o almenos completa) no se si se debia al humor con el que me encontraba o el sueño pero la intente ver hace algunos mesesucos y la verdad se me hizo lenta y la postergue para otro dia… supongo le dare mate este fin de semana para ya tener una completa apreciacion de las obras de gosling que a menudo creo que estan sobrevaluadas.. son buenas pero no son tan excelsas..
    debo agregar que el fin de semana me encontraba viendo fargo…. y me percate que el estilo “western” (macho) y fisico de R.Gosling creo que se lo pudo piratear a peter stormare en esa pelicula …. jeje :3

    de ahi en ademas muy buenas peliculas! 😀 deberian echar unas de sci fi! 🙂 …. me gustaria postular blade runner! 😀

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*