Resident Evil: El Reboot

Trasladar videojuegos al cine siempre ha sido un reto, propio de la misma narrativa y fantasía que conlleva una aventura interactiva vs una contemplativa. Ahora sumémosle el peso de una de las sagas de videojuegos más famosas, que definió un género por sí misma y que a pesar de algunos tropiezos en el camino, sigue pisando fuerte en la influencia de juegos de terror. Recordemos que han pasado apenas 5 años desde la última vez que vimos algo de Resident Evil en el cine asi que muy olvidado no estaba, aunque si un mal sabor de boca que nos dejaron pero bueno, decidieron que era momento de un reboot y así llega este fin de semana: Resident Evil, Welcome to Racoon City.

De inicio, toda la película trae el corazón puesto en suponer que seas gran conocedor de la saga y sus personajes, alguien casual podrá reconocer un par de referencias sin sentirse bombardeado lo que puede llegar a ser disfrutable. El desfile de referencias una tras otra, aunque inconexas y a veces sin sentido, podrá gustarle a algunos (te estoy viendo a ti Ready Player One) y enfadará a otros.

Los actores hacen lo que pueden con una película sobre virus que te convierte en zombies, pero persiste el tema de querer abarcar demasiado, hicieron una mezcla de los personajes más populares ninguno con suficiente tiempo en pantalla o una personalidad definida (excepto Claire que por alguna razón es la más fuerte). El error más grande sin duda es Leon, se tomaron demasiado en serio que era un novato en su primer día de trabajo, lo usaron de comic relief que lejos de ser el balance del tono serio era incómodo.

El ritmo es también inconsistente, comienza lento tipo pasamos más tiempo viendo flashbacks de la infancia de Claire mientras llega a la ciudad y la mini aventura del chofer del tráiler que eventualmente choca cerca de la estación de policía que en el clímax al final en la mansión. Por cierto, que había más gente en esa mansión que en el resto de la ciudad, uno de los varios detalles que piden que creamos sin cuestionar como el elevador diagonal que va desde el orfanato hasta el subterráneo de algún lugar donde también hay un tren para escapar por las montañas.

Hay momentos en los que se aprecian mucho los detalles de vestuario, la escenografía tétrica, juegan con diferentes ángulos de cámara, contraste de luz y sonido de manera interesante, da la impresión que grabaron muchas más escenas de las que están mostrando en el cine.

Al final la experiencia es tan disfrutable como película tipo b un domingo por la tarde, es un desastre hecho con buenas intenciones y muy bajo presupuesto, pero al menos es mejor que las de Milla Jovovich.

Director: Johannes Roberts
Escritor: Johannes Roberts
Basada en: Serie de videojuegos Resident Evil, Capcom. 1996
Duración: 1hr 47 min
Presupuesto: 40 mdd

Etiquetas:  

Acerca del autor

Glen   @sahury   letterboxd.com/sahury/

Acumulando sentimientos sobre películas desde 1988. Analista de taquilla en entrenamiento, el cine es arte para los romanticos y negocio para los optimistas. Difícil que odie una película, pero no imposible.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*