Second chance: Lady Snowblood (Shurayukihime)

Es más que sabido que nuestros directores favoritos contemporáneos se basan por no decir que se copian elementos tanto narrativos, como audiovisuales de otros autores previos a ellos y esto lejos de ser un plagio, es una forma de continuar y rescatar elementos que podrían haberse quedado olvidados o bien, tengan la oportunidad de conocerse en otros lugares.

El ejemplo más conocido es George Lucas, el episodio IV y La Fortaleza del maestro Akira Kurosawa. La estructura argumental, así como el desarrollo y ritmo de la cinta está fuertemente basado en la película del autor japonés y con resultados muy buenos. Los detractores del creador de Star Wars lo acusaran de copión y ladrón, pero damas y caballeros es una adaptación y la verdad es bastante acertada. Los problemas surgen cuando un director moderno copia la copia del original, en otras palabras JJ Abrams con el Episodio VII que es el Episodio IV pero millenial.

Tal es el caso de Quentin Tarantino y su saga Kill Bill y la cinta japonesa conocida como Lady Snowblood  (Shurayukihime) y en ambas cintas son protagonistas femeninos envueltos en hechos de extrema violencia y que clamaran venganza de la misma manera. La cinta de Toshiya Fujita está basada en el manga creado por Kazuo Koike y dibujado por Kazuo Kamimura.

La historia nos habla de Yuki Kashima (Meiko Kaji) una mujercasi tan pálida como la nieve y tan letal como un demonio, la cual busca cobrar venganza contra una banda de malechores, quienes dejaron una cicatriz imborrable en su vida y como han de imaginar, la única forma de sanar semejante herida es cazando a cada uno de ellos y hacerlos rogar antes de quitarles la vida para cumplir la venganza que su madre le encomendó antes de morir.

La estructuración de la historia no es líneal, da saltos a lo largo de la cinta donde se van revelando una a una las razones que obligaron a esta desdichada niña a tomar un juramento de venganza al apenas haber nacido para terminar con las vidas de Kitahama Okon, Takemura Banz, Shokei Tokuichi, y Tsukamoto Gishir.

Como han de suponer, todos estos malvivientes están ocultos o tienen altos puestos dentro de organizaciones delictivas e incluso en la estructura del gobierno lo que hace la cacería de nuestra vengativa heroína aún más complicada. ¿Les suena el plot?

Para todos aquellos que disfrutamos del cine oriental de acción, esta es una película que no deben dejar pasar, incluso Tarantino deja pistas a lo largo de su adaptación como el guiño hacia la cinta Shogun Assassin (que es muy entretenida) así como usar la música de Meiko Kaji, quien no solo fue la protagonista sino que también se encargó de la parte musical.

Lejos de un reclamo, es agradecer a Tarantino por esta historia adaptada de Lady Snowblood, donde se ve una comprensión muy completa del trasfondo de la cinta original, su público y así la conversión occidental resulta excelente. Es difícil superar la obra en la que se inspiran, pero me atrevo a decir que el sanguinario director lo logra al darle una nueva dimensión a los personajes y ajustar de forma adecuada el drama para hacerla resaltar sobre la original.

Esta cinta también tuvo un tipo de remake de Sci Fi conocido como Princess Blade que es un nefasto y aburrido bodrio como no tienen idea. Así que no cualquiera es bueno para adpatar una historia de forma correcta. Si son fans del director, del género o quieren ver algo distinto, es un buen momento para que lo hagan ya que la versión remasterizada ya está a la venta y vale la pena verla.

Cheers!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*