‘Silencio’ no logra hacer ruido

Dentro de Durango, en el Bolsón de Mapimí, existe un área conocida como “la zona del silencio”, donde se cree que las ondas de radio no se pueden transmitir con normalidad. Este lugar -y un extraño evento relacionado con el ejército estadounidense ocurrido en el verano de 1970- fue la inspiración para la nueva película de Lorena Villarreal, Silencio, la cual tuvo su estreno en el pasado Festival de Morelia y en Los Ángeles. Aunque intrigante, Silencio no decide qué tipo de película quiere ser, y se queda varada en la carretera.

Para salvar a su hijo, Ana debe encontrar una poderosa piedra descubierta en la Zona del Silencio décadas antes por su abuelo, quien la ocultó para evitar que caiga en las manos equivocadas. La mitología de la Zona del Silencio no es suficiente para darle peso a una historia sobre sacrificios familiares; la historia pudiera ser más interesante si el guion se preocupara por enfocarse en un género y en darle profundidad a su protagonista, pero opta por alargarse innecesariamente y descuidar detalles de caracterización. Las actuaciones del nutrido reparto, que incluye a Rupert Graves, John Noble, Melina Matthews, Michel Chauvert, Tina Romero y Hoze Meléndez, cumplen a secas.

Filmada mayoritariamente en inglés con locaciones mexicanas, Silencio no logra generar el ruido suficiente para ser memorable.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*