Space Jam: Una nueva era… de contenido restringido

En los 90 se puso muy de moda mezclar dibujos animados con personas reales (así decíamos antes), y uno de los símbolos de aquella ola fue Space Jam, unaa película que ponía a jugar basquetbol a Michael Jordan con los Looney Tunes. Jordan estaba pasando un momento clave en su exitosa carrera y esto fue el alma de esta película. Recién había muerto su padre y él le había prometido que algún día jugaría Base Ball, así que se retiró del Basquet y empezó una muy corta y poco exitosa carrera en el diamante. Con base a esto, se armó una sencilla pero muy divertida historia y llegó a las pantallas con toda la publicidad del momento, excelente música, muy buena animación y aunque Jordan no es un gran actor, plasmó el carisma suficiente para sostener la película y hacerla entrañable.

En este 2021 nos traen la misma idea, pero adaptada a la época. Ahora tenemos a un LeBron James jugando básquet con los Looney Tunes (filtrados, edulcorados, desexualizados y contenidos… ya saben, para no ofender a nadie)

James no está pasando por ningún momento clave de su carrera ni mucho menos, así que la trama va de que Al G. Rhythm (Don Cheadle), un algoritmo del servidor de Warner tiene una gran idea con la que pretende hacerse famoso (¿?) y recibir todo el crédito que cree merecer, entonces, por alguna razón que no queda muy clara, decide que Lebron James sea el ejecutor de esta idea. Warner lo invita a una junta para ofrecerle la idea y James decide llevar a su hijo menor para que lo acompañe. Para esto, Dom James (Cedric Joe) no es muy aficionado al Básquet y él prefiere crear video juegos, pero su papá no está de acuerdo con esto y a fuerzas lo quiere hacer jugar. La cosa es que asisten ambos a la reunión, a LeBron no le gusta la idea, pero a su hijo si, hay una discusión y por un evento muy forzado quedan atrapados en el servidor de Warner y ahí se empieza a desarrollar la trama que como ya dije antes, es muy forzada, rebuscada y hasta confusa con el único objetivo de que se lleve a cabo el legendario juego de básquet con los Looney Tunes.

Podemos decir que la película cuenta con una excelente animación, pero hay muchos momentos en que se hace abrumadora y cansina.

Tenemos escenas del humor que caracteriza a los Looney Tunes y esto es lo que salva de no quedarse dormido en la película, porque esta se cae a cada rato tanto en ritmo como en gags. Se les va mucho en mostrar el gran de contenido que tiene Warner (hay decenas de cameos y referencias), los planes del algoritmo, la vida de LeBron James y su familia, pero no hay esa música divertida y chispa que distinguió el universo de Space Jam.

Que me perdone el Sr LeBron James y todos sus seguidores, pero no es un tipo precisamente carismático. No le estoy pidiendo que actúe, porque no es actor, pero tampoco es un tipo que te cae bien como Michael Jordan. A mi querido Don Cheadle no le quedó bien el papel de villano, solo se faltó hacer “cacle, cacle”. En el doblaje destaca Zendaya como la voz en inglés de Lola Bonnie. La dirección esta a cargo de Malcom D. Lee.

La película viene con una gran fuerza publicitaria por escándalos de cancelación del personaje de Pepe Le Pew por ser un supuesto icono del acoso sexual, se habló mucho que si Lola Bonnie debía o no tener senos, el original humor negro de los Looney Tunes fue foco de atención en el contenido, y a mi parecer tanta corrección política nos deja una película desabrida, sin alma y lo peor de todo, aburrida.

Me quedo con la versión de los 90 al ritmo de Quad City DJ´s y su Space Jam (búsquenla, esta muy divertida)

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*