Spider-Man: Homecoming, un súper puberto en apuros

Qué incomodo superhéroe es el amigable vecino Spider-Man, y lo digo hoy de buena manera. Todos salimos (sí, incluido su servidor por extraño que parezca en este género) encantados con la nueva adquisición – préstamo de Sony a Marvel en una cinta que parece un estupefaciente de desbordante humor, pero que tras el abandono gradual de sus efectos se van revelando una serie de cuestionamientos analíticos que de forma justa buscan la respuesta a la interrogante: ¿Spider-Man puede funcionar solo? ¿O siempre necesitará la ayuda de otros superhéroes y/o trucos narrativos para salir avante? Sea cual sea la respuesta esperamos que este mal que hace bien, perdure en los relatos del arácnido, porque créanme cuando les digo, Spider-Man: Homecoming es un producto de entretenimiento muy satisfactorio.

Antes de iniciar dejemos claro que esto no es otra típica película de superhéroes, pero sí otra de esas comedias juveniles, una que basa su encanto en la influencia notoria de John Hughes y sus adolescentes ochenteros al grado de coronar varias de sus escenas con alusiones al afamado director y sus obras. Homecoming se sostiene así en un relato de pubertad extremista tanto para bien como para mal; bien porque en la simpleza de los diálogos y sus enredosos dramas juveniles de primer mundo, encontramos ese humor infantil – caricaturesco de Marvel que por fin, ¡por fin! encaja a la perfección en toda la trama, y que por ende confirma que el error de muchas otras cintas de la casa productora era y es ese desequilibrio entre lo cómico y lo dramático (ver la decadencia de dicho exceso en la reciente y muy fallida Guardians of the Galaxy Vol. 2); mal, porque algunas de estas situaciones se explayan hasta un punto de hartazgo, olvidando incluso en varios momentos que estamos viendo una película de Spider-Man, dejando al héroe meramente como un elemento accidental en una serie de eventos teenager desafortunados y por varios minutos verdaderamente exagerados.

A la par de este análisis de dos extremos, la dirección del novato Jon Watts se glorifica en el plano juvenil, pero sufre a la hora de encaminar a su héroe hacia la acción. Como pez en el agua, el director de la loable Cop Car confirma que es un extraordinario alfarero de fresca narrativa juvenil; con un toque de Hughes y otro de la corriente Apatow, Watts parece abrirse paso dentro de este competido y apestado rubro narrativo. Sin embargo, los problemas llegan cuando Spidey entra en acción, pues además de padecer un incoherencia grave en su estructura (el héroe parece torpe y atolondrado, mientras no puede detener ni dos ladrones, ¿en su pasada intervención pudo con cuatro o hasta 5 vengadores?), las secuencias de acción no lucen debido a la inexperiencia del mismo cineasta con este tipo de presupuesto, producción y explosiva y efectista dirección.

La siguiente virtud del film refiere al estatuto de la dependencia que el arácnido parece sostendrá a partir de esta cinta. El número de referencias y homenajes es basto y efectivo, algo raro en estas producciones, debido simplemente al poder mediático del personaje que sin duda en dicho termino lo hacen el más poderoso de los superhéroes de Marvel: La nostalgia de Hughes y el sonido de Ramones, los créditos iniciales y finales con tarareos y viñetas, dos escenas post créditos, el clásico cameo de su creador, referencias y apariciones de más de un villano, la sátira en la utilización de clichés del subgénero y por supuesto las participaciones de Iron Man y “El Cap” (que de nuevo gana este “Civil War” de irreverencia al ya repetido y ahora tutor Iron Man); mientras por un lado parecen más efectivas que excesivas, por el otro nos repiten a cada minuto que quizá, solo quizá, el mundo y la industria cinematográfica ya se dieron cuenta que Spider-Man no funciona solo, y que como cualquier escuincle impertinente, necesita mucha ayuda (Alguien por ahí me dijo que este aspecto narrativo está basado en la tonalidad de la serie Spider-Man Ultimate ¿Será?).

Por el lado de las actuaciones hay cuatro grandes aciertos: El primero por supuesto es Tom Holland, el cual por fin presenta a un Peter Parker divertido, inseguro, ¡creíble!; el segundo es Michael Keaton, que aunque vuelve a repetirse, representa un antagónico sujeto a las mismas reglas del cine “adolescente” con humor accidental incluido y una buena estructuración, pero que también al igual que Spidey carece de espectacularidad en la mala dirección y calidad en las escenas de acción. Por último, habría que referirse a la madura belleza de Marisa Tomei como una gran fortuna del casting (¡Ojo con la última escena!), y al novato Jacob Batalon como un muy divertido compinche a pesar del estereotipo “gordito, buena onda, geek”.

En conclusión, Spider-Man: Homecoming es un muy entretenido anecdotario sobre cine de superhéroes sin llegar a ser indispensable para el subgénero. Es sin duda la mejor película sobre el arácnido, pero también la más alejada a los estatutos ya vistos y en la que menos se requiere su presencia, ¿curiosa contradicción no lo creen? Divertida y juvenil, la última escena post créditos, a mí parecer, capta a la perfección el truco alucinógeno al que el espectador es inducido.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Entonces si funcionaron los 60 guionistas que contrataron (como si fueran a plear naranjas)?

    Spiderman 2 ha sido desbancado?

    Saludos master

    Responder
    • Saludos estimado

      Pues mire, como película de superheroes no funciona, pero como una comedia, quiza la mejor comedia del año ehhh, funciona muy bien. Ese toque ochentero hace recordar mucho las películas de JOhn Hughes, y casi todo se centra en el Parker adolescente y no en Spider-Man.

      Es una cinta de comedia juvenil con toques superheroicos muy divertida, pero hasta ahí. En terminos generales, para su servidor su desbanca a las de Raimi

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*