Sully: Una película en donde no pasa nada ¡Nada!

Así como en la carrera directiva de Eastwood de los últimos 9 años (Quizá con excepción de la decente American Sniper del 2014) ¡Basta de adular por nombre y centrémonos en la pifia narrativa en la que incurre uno de los apellidos más conocidos en el mundo del cine! Siendo Sully el perfecto ejemplo de una contrariedad promocional, social y artística que confirma la exacerbación de un producto tan plano que significa para el espectador una total pérdida de tiempo.

Basada en los hechos reales que acontecieron en el 2009 y a su vez en el libro escrito por el piloto Chesley Sullenberger cuando este convirtió en un héroe nacional, la historia se centra en cómo, al poco de despegar, su avión se averió y logró realizar un aterrizaje forzoso en pleno río Hudson con 155 pasajeros a bordo y ninguna víctima de por medio.

1408319_630x354

Estamos ante un problema de material y desarrollo narrativo, y es que al simplificar el contexto en un solo suceso, Eastwood nunca es capaz de levantar el interés ni el supuesto suspenso pese a encausar una buena producción de los hechos. El espectador así puede sumergirse en el famoso accidente a través de dicha y quizá única rescatable secuencia del film, sin embargo no es posible percibir algún conflicto que nos envuelva o nos mantenga atentos hacia uno de las conclusiones más sosas que su servidor haya podido presenciar.

Por supuesto que la batuta argumental recae en los hombros de un siempre correcto Tom Hanks, pero a pesar de sus congelamientos faciales y sus innumerables escenas en primer plano viendo al horizonte “para ver qué pasa” (Igual que el espectador toda la película), la historia alrededor de su personaje no ofrece un trasfondo ni contexto, nuevamente solo centrando en las conjeturas, dimes y diretes sobre un hecho que pareciera insulso, lo cual incluso parece desafortunado y hasta ofensivo dado lo traumático que pudo haber sido aquel aterrizaje para todos los reales involucrados. En este rubro muy apenas son soportables los 90 minutos de duración viendo a Hanks trotando, caminando, pensando, hablando a la cámara y dando la misma justificación en cada secuencia sobre su acto.

maxresdefault

Bien el problema podría ser resumido en el relleno dentro de una historia que tiene que contar pero que de alguna extraña manera Eastwood la convierte en aburrida, prescindible y/o irrelevante, sin embargo el problema es un poco más grave… lastimosamente. Junto a Hanks encontramos personajes y co protagonistas absentas de toda estructura, que solo fungen como monigotes conversadores y sin ningún aporte relevante a la narración: esposa (Laura Linney), copiloto (Aaron Eckhart), pasajeros y los malditos y planos jueces que investigan el hecho (Parecen villanos de western), todos actuando de maniquíes frente al puchero del querido Tom ¡Que desperdicio de recursos y casting!

Pero lo que más adolece en este punto es la obvia comparación hacia la reciente Flight de Robert Zemeckis, cinta demasiado superior y en la cual se exponen hechos similares con la pequeña gran diferencia de una correcta impresión de suspenso, el encausamiento de una historia con tintes de ficción relevante e interesante, personajes protagonistas y secundarios con trasfondo y motivos y finalmente un final, si bien “moralino” y sobrado , con un prólogo excelso auspiciado por la actuación de Denzel Washington. Seamos honestos crítica y público, mientras exista Flight, Zemeckis y Washington se cagan sobre Eastwood y Hanks.

sullybar640

Lo más absurdo en este caso no es la llanura fílmica en la que se ha convertido el cine de Eastwood, sino la crítica y alabanza sin raciocinio de una nación que enaltece ídolos de barro. Con esto no es de sorprenderse que tengan como nuevo presidente a un show man de SNL más.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*