Televisión ¿La Caja Estúpida?: Black Mirror

Por décadas la televisión ha sido catalogada como la caja estúpida, la pantalla que idiotiza, “La caja tonta”. Pero ¿Qué tan tonta es la caja que a algunos de la misma generación nos crió y enseñó cosas diferentes que a otros y al mismo tiempo creó dos tipos diferentes de personas? Es decir, si las personas crecen viendo televisión pero distintos contenidos, ¿Por qué culpar a la televisión de la mala calidad de seres humanos?

Black_Mirror_1

Lo cierto es que la televisión no es tonta, los tontos somos nosotros que nos conformamos con contenidos sosos, planos, que no alimentan más que nuestro ego y sueños y deseos reprimidos, contenidos que adormecen la parte pensante y racional de nuestro cerebro.

Nadie nos limita, y menos en la actualidad, a tener que ver solo cierta programación. No vivimos en los rincones olvidados de las microondas. Ya no. Entonces ¿Por qué culpar a la televisión sobre decisiones que han sido solo nuestras?

Y en este entendido es que iniciaremos un paseo por lo que la televisión tiene para ofrecernos y nada mejor que empezar este nuevo viaje en Cinescopia con una serie que critica en cada uno de sus capítulos a la maldita dependencia que tenemos actualmente con la tecnología; porque tenemos que admitir que ya no concebimos nuestro andar diario sin tener pegado a los dedos un teléfono celular o una Tablet o cuanto dispositivo tecnológico exista para distraernos de los detalles de la vida. Nuestra vida ahora le pertenece a la tecnología. Dios nos agarre confesados el día que Skynet se rebele pues por lo que parece la tecnología es quien lleva nuestras vidas ahora.

Esto es clara y bellamente retratado en cada capítulo de la excelente serie británica Black Mirror. Una serie de ciencia ficción creada por Charlie Brooker para Endemol (los mismos del fenómeno asqueroso de Big Brother a nivel mundial). La serie cuenta con dos temporadas terminadas de 3 capítulos.

Cada capítulo es una historia independiente que de alguna forma retrata la dependencia del mundo moderno hacia la tecnología y los medios y cómo es que las personas son afectadas por ello. Cada capítulo nos muestra un drama donde la tecnología tiene un punto crítico en la vida de las personas y una reacción distinta de rechazo o aceptación hacia sus efectos

black-mirror-masks

Black Mirror es, podría decirse, una crítica social hacia ese mundo moderno que nos obliga a interconectarnos y a detallar nuestra existencia en los muros de las redes sociales. ¿Existe un límite? ¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar con la tecnología en nuestra vida? ¿Somos realmente tan felices como nuestro mundo virtual dice que somos? ¿Qué tanto terreno de nuestra vida diaria y real le cederemos al mundo virtual que nosotros mismos hemos creado? ¿Es acaso la tecnología la nueva droga, la nueva dependencia enferma que nos haga escapar a la realidad de verdadera frustración e insatisfacción que nos negamos a aceptar que es donde vivimos?

La serie muestra diversos adelantos tecnológicos que ya los quisiera James Bond en sus películas y algunos capítulos son técnicamente más bellos que otros en cuanto a fotografía y musicalización, pero todos terminan por dejarte el mensaje en el cerebro ¿Qué mundo es mejor, el virtual o el real? y ¿qué es real?

bla3

Por ahora solo tenemos las 2 mencionadas temporadas cortas y un especial de Navidad de 2014, pero en septiembre de 2015 Netflix compró los derechos de la serie y encargó una tercera temporada completa de 13 episodios para el 2016. Habrá que esperar al próximo año para ver si Netflix logra continuar con la excelencia de cada capítulo. Pero una cosa es cierta sobre la televisión: No es tonta, los tontos éramos nosotros.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


2 comentarios

  • apenas vi el primer episodio ayer,muy recomendable. es dura y penetrante.

    Responder
  • Así es, el primer capítulo es brutal.. no te puedes creer que esté pasando :p
    Pero lo cierto es que ahí empieza… dale chanza al resto de los capítulos y te aseguro que te van a gustar. El Especial de Navidad es buenísimo. Solo espero que Netflix no la eche a perder bajándole la calidad por ordenar 13 capítulos en lugar de los 3 por temporada .

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*