Terminator Genysis: Llegó el Ocaso

Saludos, apreciables lectores.  Efectivamente se trata de una crítica, digamos, tardía, pues las críticas abundan desde el preestreno.  No obstante, la decepción ha sido tal que no podía quedarme con las ganas de despotricar con respecto al desafortunado cierre de la saga Terminator (1984-2015), incónica pieza de ciencia ficción y del cine en general, con la fallida Terminator Genysis (Alan Taylor, EUA, 2015)

Y digo cierre, claro está, dado que el ya documentado fracaso en taquilla de esta no obstante entretenida película minimiza las posibilidades de una secuela… afortunadamente.  ¿Qué salió mal? He aquí mi muy personal opinión como fan de esta saga.

 

Arruinada desde el Tráiler

 

Internet en general y las redes sociales en particular se han constituido en verdaderas (y hoy indispensables) herramientas para promoción de cualquier forma de entretenimiento.   Como en todo, su mal uso puede resultar seriamente contraproducente y Terminator Genysis vino a demostrarlo.

 

Terminator3

Francamente, no se me ocure otro Spoiler más infame

 

 

Imperdonable el reverendo spoiler mostrado en uno de los innumerables trailers que fueron dados a conocer:  John Connor (Jason Clarke),  otrora héroe principal de la saga y la “última esperanza de la humanidad” es ahora el villano, convertido en alguna clase de cyborg locochón.   Se trataba del único giro argumental realmente interesante y todos cuantos vimos el trailer y el póster final promocional ya sabíamos de él.  Si la película tuvo una mínima esperanza de ser una parte destacada en la saga, fue arrojada por la borda desde el principio.

Digo ¿A quién se le ocurrió la gran idea de editar ese infame tráiler? ¿en qué estaba pensando, en sabotear el estudio?

 

Humor ¿Involuntario?  Más bien innecesario.

 

Es bien sabido que la saga Terminator, al involucrar robots con la capacidad de infiltrarse entre los seres humanos, ha contenido siempre momentos de humor que corresponden al intento de estas máquinas asesinas por imitar las emociones.   Hasta ahora estos momentos han sido pocos pero ciertamente divertidos y han pasado a la historia como emblemáticos (inolvidable el “Hasta la vista, baby”!).

No obstante, en Genysis se abusa de este recurso al grado de hacernos creer por momentos que se trata de una comedia y no de una cinta de acción y ciencia ficción.  Tratándose de una historia apocalíptica, trágica, que involucra la muerte de millones de seres humanos en un momento dado, tantos momentos chuscos se sienten fuera de lugar.

 

terminator6

Algunos momentos resultarán una delicia para los nostálgicos…pero son pocos.

 

 

La cinta está matizada con momentos “homenaje” a las dos primeras películas de la saga (Terminator y T-2: Judgement Day), sin embargo lo hacen de una manera plana, casi paródica, alejándose por completo del significado original. (Del profundamente dramático sueño de Sarah Connor en que las bombas atómicas reducen todo a cenizas no se aprecia un ápice…).

El personaje de J.K. Simmons, interesante en su planteamiento, bien pudo ser explotado en arcos argumentales más profundos y que pudieron enriquecer la trama. Por desgracia, termina reducido a un lamentable bufón.

En cuanto a Matt “Doctor Who” Smith, su personaje es clave para la cinta pero de muy breve aparición. Un desperdicio, a decir verdad.

 

Meras sombras del pasado

 

Los personajes, debido a las consabidas alteraciones espacio-tiempo que dieron origen al argumento de la cinta, son nuevas versiones de los que ya conocemos.  Al lado de un villanesco e indigno John Connor (vaya, hasta el John visto en el prólogo de T-2, sin diálogos, lucía más imponente) encontramos a un atolondrado y berrinchudo Kyle Reese (Jai Courney) y un T-1000, aquel escalofriante exterminador de metal líquido, reducido a un mero adorno (Byung-Hun Lee).

La icónica Sarah Connor, en una versión más joven, es interpertada por la bellísima Emilia Clarke.  Si bien es creíble como personaje  (no en vano ella encarna a la multideseada “Madre de Dragones” en la celebradísima serie Game of Thrones) y su realtiva inexperiencia como guerrero se comprende por su juventud en comparación con la Sarah de la ultra-cool Linda Hamilton (y en menor medida la también badass Lena Headey en la serie de TV), esta nueva Sarah definitivamente palidece ante sus predecesoras.  Los forzados momentos cómicos con el despistado Reese tampoco ayudan.

 

Terminator5

Hermosa y ruda, pero le faltan toneladas de “badassery”, insisto.

 

 

Acaso el único personaje que sale bien librado de este “reacomodo” es  el T-800 del “Governator”  Arnold Schwarzenegger.  Perfectamente colocado en su papel y coherentemente envejecido, queda opacado por el torpe guión.  Una lástima.

 

terminator2

Prometía más, ciertamente.

 

 

En conclusión

 

¿Hay que verla? Sí, pero como mero divertimento fugaz (que la cinta, con todo, sí resulta entretenida) y cierre definitivo de la querida saga.  Si pese a los malos resultados en taquilla se animarán a realizar un secuela (algo siempre posible dadas las interminables paradojas del tiempo ), tienen mucho, pero mucho, que arreglar.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


1 comentario

  • Al igual que con la tercera (que lo reconozco es mi gusto culpable, que con otro cast, un exterminador mejor desarrollado o argumentado, al igual que u na mejor explicación y desarrollo de skynet, hubierán hecho de una T3 una cinta mas que aceptable) aquí tuvieron una buena idea, mal hecha.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*