The Dark Tower: Lástima de pistolón

Con los pañuelos desechables por un lado me dispongo tristemente a escribir la crítica de The Dark Tower (La Torre Oscura). Cinta que dirige el danés Nikolaj Arcel (The Truth About Man), basada en la saga literaria (siete libros y un anexo) de Stephen King. Y no crea que lloro por King, mucho menos por el Nikilaj ese, lloro por la bella fisionomía desperdiciada de Idris Elba y por el “nunca me compuse” de Matthew McConaughey.

Con el señor King todo puedo pasar, no solo es prolífero, sino que además es muy rollero; por lo tanto, tenemos muchos libros gordos de donde escoger para hacer una película. No es un secreto que el famoso escritor trae cargando consigo una especie de maldición, ya que a pesar de que sus obras son frecuentemente llevadas al cine, son pocas las adaptaciones que resultan memorables. Cosa que parece tenerlo sin pendiente, ya que él sigue cobrando lo mismo. En el caso de The Dark Tower, el que usted haya leído los libros o no, no tiene mayor relevancia, es más, mientras menos sepa de la historia será menos peor. Si vio el trailer, ¡quédese con eso! No insista.

Jake (Tom Taylor), es un chico que sufre pesadillas sobre un extraño mundo en el que ve a un Hombre de Negro (Matthew McConaughey) utilizar niños para destruir una torre oscura. En sus sueños también aparece Roland (Idris Elba) un atormentado pistolero que intenta defender la torre. Los sueños de Jake se vuelven realidad al cruzar, desde Nueva York, un portal que lo lleva a ese Mundo Medio.

La película tuvo un proceso tormentoso y esas cosas nunca acaban bien en la pantalla, yo pensé que esto sería una saga tipo Harry Potter, pero no, todo parece indicar que aquí acaba todo, hicieron un recortadero de los libros, los mal pegaron y ya, fin. La cinta cuenta con un conato de monstruos fantásticos que no sirvieron para nada; te la pasas esperando que pase algo, que venga la batalla épica en donde el bien se batirá a duelo con el mal, aunque no sabemos si el Hombre de negro es el diablo, la matrix, un payaso maldito o vete tú a saber qué.

Para fortuna de nosotros y tragedia de la película, su duración es muy corta, lo cual puede explicar la inconsistencia de llevar una historia tan larga a un lapso de tiempo tan corto. Tiene un par de escenas de acción buenas, una de ellas efímera y la otra es la parte prometedora del trailer. No existe un desarrollo de los personajes, las actuaciones son bastante mediocres y la edición está fatal.

La cinta está salpicada con referencias a los libros de King, pero parece que esto se debe a que la saga misma está plagada de ellas, no porque el director intentó hacer una especie de homenaje para beneplácito de los fans. Es más, si hubiera salido Pennywise las cosas se hubieran puesto interesantes, aunque para ser sincera, yo me hubiera dado por bien servida si Idris Elba se quita la camisa, los fan por su parte, están en todo su derecho de sentirse ofendidos.

 

The Dark Tower se va directo y sin escalas a la lista negra de las adaptaciones cinematográficas del escritor, director, actores, guionistas, montadores y todos los involucrados. Lo único que no resultará fácilmente olvidable para la que aquí escribe, es la destreza con la pistola de Idris “Papacito bien armado” Elba, ahora sí que: ¡Qué pistolón!

Etiquetas:  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*