The girl with the dragon tattoo: un Fincher revitalizado

Es curioso cómo se maneja el posicionamiento de una película en la crítica y el colectivo que disfruta de ir al cine. David Fincher, es uno de esos casos en que es necesario analizar el paso de su filmografía y enterarnos de cómo se aprecia su ultima película en relación a sus entregas mas redondas. Algo sucede con The girl with the dragoon tattoo (2011) y su impacto con la crítica y el público, pues no he escuchado algún alarde de calificativos que colmen la película como en sus anteriores entregas, calificando al film de genial y maravillosa; más bien el remake de la cinta escandinava Män som hatar kvinno (2009) ha pasado como desapercibida especialmente en el público. Es más, ni siquiera los adoradores del cineasta estadounidense, han osado con tratar de catapultar al director con su nueva cinta.

 

La madurez de Fincher como narrador

 

Esperando poder distanciarse de la acusación de difamación que pesa sobre él, el periodista Mikael Blomkvist (Daniel Craig) se traslada a una isla remota en el norte de Suecia donde casi cuarenta años después, la desaparición aún no resuelta de una joven atormenta a su tío, un acaudalado patriarca de una de las familias más poderosas del país. Blomkvist se aloja en una cabaña de la isla donde comienza la investigación. Poco a poco el investigador se da cuenta de varias anomalías en torno a la desaparecida y esto le llevara a aliarse con una hacker Lisbeth Salander (Rooney Mara) quienes poco a poco trataran de dilucidar el misterio alrededor del posible crimen años atrás.

A pesar de las tendencias vistas por este autor, “The Girl…” muestra a un Fincher maduro, capaz de no caer en las presiones de Hollywood para narrar algo complaciente y cómodo como en sus 2 últimas películas, al contrario, el director logra volver a mostrar su veta arriesgada que puede ser capaz de absorber la narración del libro y transportarlo de manera vistosa cinematográficamente hablando, apoyándose de una magnifica fotográfica y un diseño de arte capaz de explotar el relato sombrío y moderno. Algo qué también sobresale, es la capacidad del director para poder narrar una historia lineal, sin brincos en la continuidad temporal y que en sus obras menos agraciadas, era su talón de Aquiles. Por algo la película ganó el premio a mejor edición en la última entrega de los Oscar.

¿El deslinde de Fincher de la comodidad y la autocomplacencia del cine comercial?

 

Ya habíamos hablado de cómo David Fincher se había instalado en el status de un realizador honesto, pero vendido al sistema en sus dos anteriores películas (aquí). En esta película parece querer despertar de un letargo que permite que su aportación al relato literario pueda hacer surgir a un realizador de grandes obras fílmicas como Seven (1995), Zodiac (2007). Ojo, “The girl…” no es la nueva joya cinematográfica, ni se posicionara como una de las películas infravaloradas de los últimos tiempos, sin embargo si es un salto de deslindarse, si le es posible de acuerdo a sus futuros proyectos, de nuevos aportes cinematográficos que lo consoliden como un realizador de cine de autor, capaz de innovar con narraciones y no solo con aportaciones visuales, estéticas y de edición.

Considero que a pesar de ser un remake (que siempre es difícil de consolidar y tener buenas críticas) la película resulta agradable en términos de poder complacer a los dos grupos, crítica y público, que en muy pocas ocasiones comulgan.

Por último, hay que darle un vistazo a las actuaciones en especial el de Craig, mas allá de la transformación demasiada sexy de Mara.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


7 comentarios

  • Debo reconocer que desconozco totalmente el antecedente literario y la pelicula sueca, por lo cual entre a ver esta en cierto modo “virgen” y me parecio un excelente thriller y una vez vista debo reconocer que su oscar por edicion es totalmente merecido.

    Rooner Mara excelente, comprometida con un papel arriesgado, sospecho que le costara sacarle de la mente al publico ese personaje cada vez que aparezca de nuevo.

    Eso si el prologo como que sigue sobrandome.

    Responder
  • Asi es Sr. Boy, es un excelente thriller. Esperemos que a la Mara la catapulte para trabajar en mas papeles. Saludos

    Responder
  • Es una muy buena película. Definitivamente Fincher es garantía de calidad técnica. La historia pues, ya venia de encargo, y quitando el estilo narrativo, es un caso a la Scooby Doo, un microcosmos conveniente donde se busca a un culpable.
    Aqui la Lisbeth Salander de Mara es enigmática, repelente y atractiva, de verdad se posesiona de su papel, vale la pena por ella. Craig actúa como en sus inicios, sin ningún resquicio de galán… sale hasta gordo y aporta una gran actuación.
    Lo único que me llamo la atención fué el product placement de la marca Apple tan descarado, Lisbeth se “entrega” para tener una Macbook, analizan fotos con IPhoto, navegan y hackean usando la interfaz de MacOs… ¿ fui el único en darme cuenta? No esta mal… solo se me hizo… curioso…
    Saludos!!!

    Responder
  • Debo aclarar que la cinta de Fincher me ha decepcionado. Una presentación brutal y fantástica con Trent Reznor a la cabeza y elementos visuales en negro presagiaban una pelicula sórdida, fuera de los cánones de Holliwood. Se quedó alli. Los hombres que no amaban a las mujeres (la pelicula sueca) no pasó desapercibida. Allí hay mas elementos perturbadores que en la de Fincher, mas lavada y casi naif. En una crítica se dice que ofrece una violación de las mas terribles que dió el cine. Naaaaa. En contraposición, la violación de la pelicula sueca es mucho mas brutal.
    Reconozco que el relato y la edición son impecables. Fotografía impecable. Craig aporta mas fuerza que su homónimo sueco. Pero ahi queda todo. Vean “los hombres que no amaban a las mujeres” y van a quedar atornillados a sus asientos. No pasa lo mismo con Fincher, que es uno de mis directores favoritos. Pero esto no es lo mismo. Buaaahh!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*