The Great Gatsby y sus 3 pasos para joder lo que pudo haber sido extraordinario

La estética vislumbra, la puesta de escena es onírica, Nueva York de los 20’s luce opulento, la visión y el tono de Baz Luhrmann parecen intactos y aproximados a su límite de calidad autoral, pero hay algo que no encaja, un misterio que desquebraja el relato y le resta la veracidad a una historia que a pesar de su excesiva paleta de colores y su adhesión de épocas en términos audio visuales, parece narrarse por sí sola. Una sombra oscura se cierne sobre la nueva adaptación de la afamada novela de F. Scott Fitzgerald, no es su libreto y su posterior dirección que parecen engolosinarse de más sobre aspectos redundantes, no es el mismo cuento de siempre del cineasta australiano obsesionado con sus amores de distintos estratos sociales, ni siquiera son esos elementos que la misma historia cinematográfica se ha encargado de convertir en guiños indeliberados en donde el film no lleva la culpa ¡Esperen! Es… es… es el maldito Spiderman y ese imperdonable recurso de la voz off, que en esta particular caso, destruye la esperanza de Baz de alcanzar su máximo nivel narrativo, un error de casting consecuencia de amistades y aspectos sociales comulgados con un libreto que va de lo vergonzoso a la excelencia y viceversa

Sin embargo y muy a pesar de mencionada y patética anti contribución a un libreto con más virtudes que pecados, The Great Gatsby resulta ser un logro para la filmografía de un intermitente Baz Luhrmann, una cinta impresionante en su forma y cierto, tambaleante en su contenido, pero que guarda cierta brillantez a través de pasajes narrativos sólidos en secuencias de interacción actoral que remembran y nos transportan más a la escena teatral que a la cinematográfica, suficientes para sumergirnos en un mundo de traiciones, amores y desamores e hipocresías que sencillamente provocan suspiros en todas las féminas  y mantienen el suspenso necesario para mantener la atención del macho en un catálogo de excesos sociales, culturales y audio visuales.

 

Paso No. 1: No abras sub tramas si las vas abandonar

La intención es buena, y es que no hay duda que estamos ante la mejor adaptación al celuloide de la obra de Fitzgerald por mas mediocre que esto pudiera parecer y refiriéndonos a una obra literaria legendaria. Sin embargo, pareciera que el cineasta australiano nació para ejecutar el relato y como es su costumbre, congeniar los excesos pasados con los actuales con los elementos de ambientación y musicales, aspectos los cuales una vez más a pesar de su excelencia se convierten en la penitencia de un director que deja de lado la cohesión argumental.

A través de una narración en primera persona fallida a la cual me referiré más adelante, Luhrmann introduce a su hilo conductor de forma pedante y débil, presentando a sus diferentes fichas y abriendo sub tramas que a la larga nunca será capaz de cerrar y/o desarrollar de forma atractiva en función a la trama principal del film. Esto se forma lamentable, pues muchos de los dones de esta cinta recaen en estos efectos secundarios adeptos también a interpretaciones que sobresalen incluso sobre la pareja protagónica.

Irónicamente la debilidad y esa falta de cohesión para su primera persona provee en consecuencia  de un ritmo ágil para a la trama de amor principal, que dista mucho de la somnolienta Australia para asimilarse más al relato bien proyectado, emocionante y llenos de sensibilidad de Moulin Rouge (Guardando su respectiva distancia). Podemos decir entonces que el film logra cargas dramáticas y una tensión espectacular en varias secuencias que remembran a una virtud teatral no revelada del director, pero que también denotan mediocridad narrativa al no poder dotar a todos sus elementos y sub tramas de la misma calidad, forzando a estas en un último acto poco estructurado, consecuencia de la misma adaptación y dirección del mismo Baz.

 

Paso No. 2: El abuso de recursos nunca es bueno

Y menos cuando se usan para justificar algo que no necesita justificación gracias a su previsibilidad. Pareciera que Luhrmann quiere acomplejar su historia con un giro argumental sobre su personaje y su “misterioso” origen, incipiente cuando sus mismos elementos visuales lo explican y revelan por sí solo. El espectador no es estúpido y Luhrmann abusa en ocasiones al tratarlo como tal con excesivos y redundantes flashbacks y una voz off sobrepuesta sobre lo que se aprecia visualmente.

Es ese recurso narrativo voz off uno de los ejemplos más horrendos de los últimos años y quizá el principal daño al relato. El libreto dota de un dialogo explicativo a algo visualmente ya explicado ¿Conclusión? Luhrmann sobre Luhrmann puede ser demasiado empalagoso.

Sin embargo, habrá que aplaudir también el uso de los recursos en los que el australiano si es experto, y es que cada vestuario, cada escenario y cada color son coherentes y místicamente brillantes hacía con su mismo contexto y personalidad de cada uno de sus personajes, desde la pureza del amor verdadero en la pareja protagónica, el gris de su conducto y el rojo del pecado hasta los demás colores que conforman esta obra que revelan la aristocracia, los secretos y la hipocresía de una sociedad de excesos aún sin verdadera identidad y con un sesgo muy bien planteado entre sus estratos sociales.

 

Paso No.3: Nunca es bueno combinar toda amistad con trabajo

Está bien, Leonardo DiCaprio al parecer se despide temporalmente de la actuación con una interpretación solvente. Ya no estamos ante aquel jovenzuelo nefasto de Titanic o Romeo+Julieta, sino ante un histrión que aunque si necesita un descanso (Y nostros de él), también demuestra esa madurez histriónica adquirida a través de los años encarnando a un Gatsby sobresaliente y verosímil, carismático y tan romántico que sin duda arrancará suspiros a algunas de sus parejas femeninas. Por otro lado la decisión de Carey Mulligan fue idónea para la fría Daisy, regalando a la encasillada actriz por fin un papel diferente para su carrera a pesar de encontrarse en su misma área de confort.

Sin embargo aquí el verdaderamente sobresaliente tiene como nombre Joel Edgerton, un actor que se merece estar en cualquier nomina, capaz de convertirse en mafioso, maestro, atleta y/o aristócrata; este aún no tan conocido histrión es un verdadero camaleón en la actuación, que con este buen desempeño como Tom Buchanan, el elemento antagónico de la cinta, seguramente amarrará varios contratos para su prometedor futuro.

Aquí el arroz negro se llama Tobey Maguire, una desastrosa y aberrante elección para personificar al hilo conductor del film; desde su acento, voz y mediocridad interpretativa, el relato se ve directamente dañado por su falta de credibilidad, y es que en verdad ¡Nadie se cree el supuesto post trauma del personaje! Mucho menos su narración y actuación de balance cómico, innecesarios para el objetivo de la historia y una vez más, principal enemigo del film de Baz Luhrmann, una pena.

 

¿Hay que verla?

A pesar de sus obvios errores y redundantes elementos, incluso Maguire se hace soportable lográndolo bloquear y aguantarlo al menos en los primeros 15 minutos del film, suficientes para que el espectador prosiga a sumergirse en un mundo perfecta y atractivamente definido por un autor que respeta su tono y estilo y logra una trama ágil y una historia de amor que ya muchas películas quisieran proyectar con tanta sensibilidad y emociones de por medio.

Los diálogos y los enfrentamientos actorales llegan a ser extraordinarios en algunas secuencias comulgados a una puesta teatral envolvente que no se percibe como desconocida. Quizá esa sea la mayor virtud de Baz, transmitir y transportar al espectador a un circo del que lo hace también participe; un cine de autor sin duda que puede ser amado u odiado, pero que en esta ocasión aunque increíble y mediocre que parezca, repito, logra la mejor adaptación de The Great Gatsby.

Las féminas amarán el relato y los hombres haber satisfecho a su pareja y no morir de aburrimiento. Véanla con reserva y sobre todo, teniendo en cuenta de quién viene la historia

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


10 comentarios

  • Disfruté mucho la parte visual y cómo se respetaron frases icónicas de esa obra. No llegó al nivel de ser una obra de referencia, si no que se queda en el escalón de “una buena opción para un domingo” en la colección de películas que uno debe tener en casa. Lástima, aunque bien, una obra clásica siempre es difícil adaptar.

    Responder
    • Se quedo a la mitad de ser algo extraordinario en verdad mi estimado monarca no cree? Hay labores histriónicas extremas, unas excelente y otras aberrantes, igual con varios pasajes, pero eso si la ambientación intacta. Gracias por comentar y seguir en Cinescopia

      Responder
  • Todo iba bien, hasta como los ultimos 40min donde todo lo repetian como si fueramos retrazados mentales y no entendieramos lo que pasaba.

    Excelente direccion de arte, me gusta la compementacion de la musica contemporanea con la epoca que se maneja y si, Leo arranca unos cuantos suspiros tanto de que lindo a de maldito obsesivo!

    Saludos!

    Responder
    • De acuerdo mi querida golosina, bienvenida de nuevo a Cinescopia
      Por lo que veo a usted también como a mi musa el cachetón de DiCaprio le arrancó suspiros, pero como podemos notar no es suficiente para mantener el interés sobre la historia el cual conlleva un desenlace por demas mediocre y ajeno al ritmo de su desarrollo

      Saludos y gracias por comentar

      Responder
  • Para mi sorpresa me gusto mas de lo que esperaba, Dicaprio es el Gastby definitivo, y la Mulligan al fin encuentra el papel que tanto su fisico como su presencia requerian, el mejor definitivamente Edgerton su no villano es perfecto, y bastante similar a como lo describen en el libro.

    Me gusto especialmente lo calcadas que estan algunas de sus escenas y dialogos, lo cual me lleva a hablar del spiderman, no soporto su cara de imbecil y ninguna actuacion suya me parece sobresaliente (a excepcion de Brother´s) pero aqui encaja a la perfeccion, su papel de simple espectador y narrador exigia un personaje y un actor que no estuviera por encima de los demas, la forma de introducirlo en el relato y la voz en off que permanece a lo largo de la pelicula ayuda a que no se pierdan algunas grandes frases del libro asi como su monologo final que de otro modo no hubiera funcionado.

    Responder
    • Tambien fue una sorpresa para mi mi estimado Baker, concuerdo con Leo, Mulligan y Edgerton pero si estoy en desacuerdo con Tobey, pues ami parecer no encaja, sino desquebraja todo el relato hasta con su voz y presencia comica; creo que en contexto el personaje estaba bien delineado, pero que hubiera sido de otro actor no cree?

      Una mala eleccion de casting que echa a perder en gran parte la pelicula
      Saludos estimado!

      Responder
  • Muy buena película en cuanto a lo visual. Efectivamente la narración en off llega a fastidiar.
    Pelicula palomera, la verdad yo no la compraría para la colección, no me convenció lo suficiente.

    Responder
  • Luis Palacios (PHD) junio 11, 2013 @ 6:37 am

    Me gustó a secas.
    La actuación de Edgerton lo mejor, el resto del elenco en general bien, no se alejan de la imagen que tenia de los personajes de la novela, Carey Mulligan y Elizabeth Debicki me convencieron; pero Perte Parker, digo Tobey Maguire, al inicio creí que su voz de narrador era aceptable pero conforme avanzaba el film no podia evitar estar esperando que dijera “It’s me! Peter Parker! Your friendly neighborhood spiderman” si bien su actuación no fue pésima, fue de lo flojo de la película, para el final su voz ya me había desesperado. los flashback fueron tediosos.
    Esperemos esta semana Superman para ver que tal!

    Responder
    • Mi estimado, esta obra sin duda nos deja a medias y las tibiezas nunca han sido buenas.
      El trabajo de Edgerton es para resaltar sin duda, el cual se contrapone al un Tobey del cual me tengo que encargar en proximas cacerías
      Saludos y gracias por comentar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*