The Shape of Water: Pero sigo siendo tu fan Memo

¡Ay mi Guillermo Del Toro! ¡Mi Gordo querido! ¡Soy su fan! Amo sus monstruos y sus cuentos fantásticos. Veo con muchísimo gusto, cada que puedo, El Laberinto del Fauno y creo que fui la única que pensó que Pacific Rim podía ser la película del Verano del 2013. Me leí su libro Nocturna solo porque venía a su nombre. Por esto esperaba con ansias ver La Forma del Agua, pero empezaron a salir las críticas antes de que yo fuera al cine.

Muchos la aman con locura ciega y a otros, muy pocos, no les gustó, y me duele en el alma decir que soy de estos últimos. Sí, no me gustó La Forma del Agua.  Hay que ser objetivos, el guion es muy predecible. Si, nuestro Guillermo ya había dicho que era una historia tipo La Bella y la Bestia, pero aquí la fantasía no cuajó bien. Tiene muchos cabos sueltos y situaciones que no terminan de encajar. El romance entre la criatura y el personaje de Elisa no está bien planteado, todo se ve como  “supongamos que…” y termina en un enamoramiento tipo una persona con su perro… con el que además tiene sexo. ¡Ah, porque eso sí! Cuento de hadas pero con su protagonista masturbándose en la tina cada mañana. Aclaro, no es por moralista, pero eso me sacó de la fantasía y me la hizo más real.

Tiene muchas incoherencias que no se pueden dejar pasar solo porque es fantasía o un cuento de hadas. Los personajes principales no terminan de desarrollarse en la trama, cosa que no sucede tanto con los secundarios que de alguna manera sabemos más de ellos que de los principales.

Hay situaciones que prometen mucho pero se quedan en eso, en una promesa. Llegó un momento de la película en que me empezó a aburrir ya que todo sucedía de una manera muy fácil, no había emoción, no hay un giro de tuerca que te saque del sopor en el que empiezas a caer, bueno, tal vez hay una escena que me hizo levantar las cejas pero porque la sentí  innecesaria, de mal gusto y hasta tonta (¿Si se imaginan cuál verdad?)

El personaje del villano parecer que no sabe nada y de repente lo sabe todo, tal vez es el elemento más flojo, aunque la actuación de Michael Shannon es muy buena, el antagónico como la mayoría no está bien planteado.

Por otro lado, las escenas son muy bellas en cuestión visual, por ejemplo, Del Toro puede hacer que se vea hermosa una olla hirviendo huevos pero de eso no pasa, no aporta. La dirección de Guillermo Del Toro es muy buena; la ambientación, los colores, el diseño, los símbolos, todo eso es muy bello y el poema al final es muy adecuado

¿Qué más me gustó? Las actuaciones de Sally Hawkins, Richard Jenkins y Doug Jones son excelentes. Octavia Spencer se ve encasillada en su papel de la sirvienta pero sale avante en su zona de confort. La música es bellísima (creo que es lo mejor de la película), y el diseño de la la criatura es un tipo homenaje a el Monstruo de la laguna negra de los años 50 pero con un toque moderno que se ve muy bien, muy creíble.

Es una película bonita de ver pero no es completamente entretenida, ni mucho menos romántica ni conmovedora. No la considero “LA OBRA MAESTRA”  de Del Toro pero entiendo porque está ganando tantos premios y nominaciones. Es un éxito en taquilla, algo que me da mucho gusto por nuestro Memo pero a mí me quedo debiendo. Sigo siendo fan pero precisamente esta película no entra en mi top de favoritas. Soy fan pero objetiva… ¡perdón!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


1 comentario

  • toño sparrow ó chamolo enero 29, 2018 @ 9:29 pm

    Definitivamente es mala. zoofilica. predecible. Fuistes muy sutil para no destrozarla, El unico que me atrajo es Shannon y el maestro jenkins. Es absurda. Las mejores de del toro: el espinazo del diablo y la metafisica laberinto del fauno.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*